Senadora Alejandra Reynoso Sánchez, al participar en la discusión de un dictamen en materia de la profesionalización farmacéutica

 

Versión de la intervención de la senadora Alejandra Reynoso Sánchez, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Salud y de Estudios Legislativos, por el que se reforma el artículo 61 de la Ley General de Salud

 

Gracias, Presidenta, con su permiso

La profesión de farmacia es una de las más antiguas que se han desarrollado en el mundo, en México la profesión se comenzó a impartir de manera escolarizada desde 1833 en el establecimiento de ciencias médicas, hoy Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de México, en la actualidad la carrera se imparte en diversas escuelas o facultades del país, tanto en instituciones públicas, como privadas.

La carrera se denomina farmacia, químico farmacéutico biólogo o algún equivalente, y el día de hoy con la aprobación de este dictamen, que además debo decirles que me da mucho gusto, porque esta iniciativa surge en la legislatura pasada, donde su servidora siendo Diputada federal presencié cómo la presentaron, por un lado, sí la Diputada Patricia Aceves, pero también hacer un reconocimiento a la Diputada entonces Teresa Lizárraga, que fue muy insistente en el reconocimiento y en las áreas de oportunidad que se abrirían al momento de que profesionales de farmacia fueran reconocidos en la Ley General de Salud.

Por eso el poder aprobar este día este dictamen que reforma el título cuarto sobre los recursos humanos para los servicios de salud, profesionales técnicos y auxiliares, para incorporar y reconocer a los profesionales en el campo de la farmacia como parte de los recursos humanos del Sistema Nacional de Salud es realmente importante.

La aprobación de este dictamen abona al tema de los recursos humanos para la salud, ya que la disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y pertinencia y competencia de los recursos humanos en el sector salud son componentes clave para lograr y garantizar el derecho de salud de las y los mexicanos.

Con este trabajo parlamentario se pretende generar la inclusión del profesional farmacéutico en la Ley General de Salud, ya que en estos momentos existe una laguna legal que dificulta su inclusión formal en las estructuras del Sistema Nacional de Salud.

Con la participación formal de los especialistas en farmacia, se busca precisamente evitar y mitigar los riesgos a la salud derivado del consumo de medicamentos, incluyendo aquellos asociados al producto en sí, como resulta el proceso de medicación que comprenden las bases de prescripción, dispensación y administración del medicamento.

La profesionalización farmacéutica es un factor que puede contribuir de manera importante a controlar los riesgos sanitarios existentes en el eslabón de la cadena que lleva a la medicina el usuario.

Felicidades a quienes desde la legislatura pasada pensaron en cómo incorporar y se empeñaron en incorporar a la figura del farmacéutico en la Ley General de Salud, pero principalmente muchas felicidades a todos los profesionales del campo de la salud y que hoy nos acompañan, porque al ser incorporados a través de este dictamen y en esta disposición y también de garantizar el título y la certificación, sin duda da certidumbre no solamente para los usuarios, para los mexicanos, las mexicanas.

Lo más importante, a ustedes les da certidumbre de crecimiento profesional, laboral y que sin duda su aportación es muy importante para el sistema de Salud.

Muchas felicidades.

Es cuanto, Presidenta.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *