Senadora Kenia López Rabadán, al intervenir desde su escaño