Senadora Alejandra Reynoso Sánchez, al presentar el posicionamiento del GPPAN en relación con el asilo político a Evo Morales Ayma

Intervención de la senadora Alejandra Reynoso Sánchez, al presentar el posicionamiento del GPPAN en relación con el asilo político a Evo Morales Ayma.

 

 

Con su permiso, Presidenta.

Desde el 1 de diciembre de hace ya casi un año, el gobierno nos ha demostrado que son muy buenos, y diría yo, expertos para engañar y mentir, sinceramente no entiendo, no entiendo las decisiones que se toman.

Durante los últimos acontecimientos, y muy trágicos, en materia de seguridad que han suscitado durante el gobierno actual, en donde el crimen ha cobrado la vida de muchas personas, y estamos a punto de superar el número de ejecuciones registradas, el Presidente nunca pudo llegar al lugar de los hechos para acompañar a las familias en luto.

Julián LeBarón pidió apoyo de la Guardia Nacional, misma que nunca llegó, además de quitarle la seguridad que ya tenían y que se les había proporcionado durante muchos años, este gobierno no puede acompañar el dolor de sus gobernados, no puede mandar el apoyo de la Guardia Nacional para defender a sus ciudadanos, no tiene el dinero para proteger a los mexicanos, pero sí tiene las herramientas, los aviones de la Fuerza Aérea, para poder ir por Evo Morales, trasladarlo aparte a nuestro territorio, y como bien lo dice el Presidente: candil de la calle, oscuridad de su casa.

Por corrupción y falta de presupuesto eliminamos la pensión para los presidentes mexicanos, pero resulta que sí alcanza el presupuesto para la seguridad del Estado Mayor, que dicho sea de paso, supuestamente inexistente, por un decreto, pero ¿qué creen?, que sigue ejerciendo presupuesto, nuevamente candil de la calle y oscuridad de la casa.

Tenemos un sistema de salud que está en crisis; en esta soberanía, hemos escuchado la queja de miles de mexicanos sobre el desabasto de medicinas en el país, la respuesta que han recibido por parte del gobierno ha sido: no hay presupuesto, no hay dinero, pero resulta que para Evo Morales sí hay presupuesto, y seguro gozará de todos los servicios de salud, por cierto, carentes para millones de mexicanas y mexicanos que se debaten entre la vida y la muerte; nuevamente, candil de la calle y oscuridad de su casa.

Mientras el gobierno de López Obrador niega el apoyo a niños destacados que participaron en las Olimpiadas de Matemáticas, poniendo en alto el nombre de nuestro país con la obtención de ocho medallas y recibimos, aquí recibimos a quien violentó los principios democráticos y cometió un fraude electoral como huésped distinguido y además hasta con honores, candil de la calle y oscuridad de la casa.

En Bolivia, Evo Morales claramente estaba construyendo una dictadura, a ver si se parece un poco lo que estaba sucediendo y lo que hicieron en Bolivia, con lo que pasa en México.

Ya lo han explicado quienes me antecedieron, un presidente que es electo para un periodo de 4 años, sorpresa, estando en el poder modifica la Constitución para que pueda reelegirse, Bonilla, ¿me entiendes?; modifica la Constitución para permitir la reelección hasta por dos periodos, pero no tiene llenadera.

Y entonces se inventan un referéndum para que entonces pueda postularse para otro período más, el pueblo bueno le dijo: ¡Ya basta, más no!, pero valiéndole gorro las leyes, el señor se postula y además con un fraude electoral; nuevamente le dicen: ¡Ya no!

De repente, a lo mejor Bartlett puede saber algo, pero de la noche a la mañana el sistema ya llevaba más de 10 puntos de diferencia, fraude electoral.

Me parece que también las inconsistencias en las declaraciones, fíjense: el domingo el canciller declara: México ofrece asilo político; ya tenemos 20 personas del Ejecutivo y del Legislativo de Bolivia en la Embajada mexicana.

Domingo: México ofrece asilo; lunes: –día siguiente, menos de 24 horas– México acepta dar asilo político. Bueno, explíquenos ¿ofrece o acepta?, ¿ofrece o se lo piden?, éstas son las inconsistencias,  y no está de más que revisemos la Constitución en el 76 en el tercer numeral, facultades del Senado:  “Autorizar –también– que pueda permitir la salida de tropas nacionales fuera de los límites del país”, que yo recuerde nunca ni solicitaron el permiso a este Senado y son como en todos los casos, que llegan a avisar o en todo caso a pedir que se apruebe lo que el Ejecutivo quiere.

En verdad es una vergüenza para nuestro país que se preste a recibir a quien mintió y violó la Constitución y vulneró, por supuesto, con esto los derechos de los bolivianos.

Esperemos que Maduro, que Castro y que Evo no sean ejemplo de inspiración para el presidente López Obrador, porque sus modelos de democracia no han sido más que una manipulación del pueblo, una permanente violación a sus constituciones y el ejemplo está el martes pasado, y un permanente riesgo a la violación de los derechos humanos.

Vivimos en un país en donde parece ser una tragedia ser mexicano cuando se niega las oportunidades, se vive con miedo a la inseguridad, a la expresión de las ideas, donde padecer una enfermedad podría convertirse en un destino fatal y por otro lado parecía ser una fortuna ser Evo Morales, donde eres recibido con todo el aparato los recursos del Estado y todo lo que requieras lo tendrás.

Este es el México de los contrastes, este es el México de las incongruencias y de las mentiras.

Y aprovecho, Presidenta, pues como este país es muy democrático y hay que preguntarle al pueblo lo que quiere, le dejó una propuesta para que entonces se pueda hacer una consulta popular y que le preguntemos al pueblo bueno si acepta que se le dé asilo político a un dictador.

Es cuanto, Presidenta.

ooOoo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *