De las dos visiones que se enfrentan en el país, nosotros representamos la correcta: Mauricio Kuri

1er Informe Mauricio Kuri Senador por Querétaro

1er Informe Mauricio Kuri Senador por Querétaro#EnVivo, Lupita Murguía y yo presentamos nuestro primer informe de actividades legislativas. Porque nuestro compromiso es rendirte cuentas, ¡gracias Querétaro!#DeLaTribunaATuCasa #1erInforme

Posted by Mauricio Kuri on Wednesday, November 27, 2019

 

  • Hoy existen dos visiones de país: uno está estancado, destruye empleos y no invierte; otro cree en el valor del mérito y piensa que la caridad no puede jamás suplir al esfuerzo
  • El PAN en el Senado logró la aprobación de diversas iniciativas que buscan la pacificación del país y benefician a los mexicanos
  • El Senado es la última trinchera en donde el sexenio de la ocurrencia ha encontrado su freno

 

Nuestro país vive un reto mayúsculo y la sociedad demanda con urgencia un cambio; lamentablemente, México está cambiando para mal: estamos en recesión, vamos a la bancarrota, a la crisis, a la enfermedad y al miedo, afirmó el senador Mauricio Kuri González, coordinador de la bancada panista.

Durante la presentación de su informe de labores legislativas, en conjunto con la senadora por Querétaro, Guadalupe Murguía Gutiérrez, Mauricio Kuri señaló que el gobierno actual ha estado marcado por la irresponsabilidad y la incompetencia.

 

 

 
 

“Ese país está viviendo momentos de sufrimiento y de luto: el año más violento de la historia registrada del país. Es un país que regala dinero, que segrega y persigue”, lamentó.

Kuri González subrayó que durante la actual 64 Legislatura, Acción Nacional en el Senado ha logrado mucho y destacó los temas que ha impulsado: apoyó la pacificación del país, con la creación de la Guardia Nacional; propuso y se aprobó la paridad de género en todos los cargos públicos, así como otorgar seguridad social a las trabajadoras del hogar.

Además, dijo, la bancada panista denunció la crisis en el sector salud y logró que se aprobara una vieja propuesta del PAN: incrementar los salarios mínimos.

Conscientes de que el Senado representa el último dique en la defensa de los derechos de los mexicanos y la democracia, Acción Nacional se opuso al nombramiento de diversos funcionarios por incapacidad y falta de independencia con el Ejecutivo, como el de la titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, resaltó.

Asimismo, los legisladores de Acción Nacional votaron en contra de la reforma educativa propuesta por el gobierno federal, pues pone en el centro de la educación a los sindicatos y no a los alumnos y padres de familia, lamentó.

El senador por Querétaro enfatizó que las legisladoras y los legisladores de Acción Nacional seguirán defendiendo la democracia y la libertad desde la Cámara alta, y se dijo orgulloso de coordinar los trabajos de la fracción opositora más numerosa y sólida:  la última trinchera en donde el sexenio de la ocurrencia ha encontrado su freno: el Senado.

Hoy, abundó, hay dos visiones de país: uno está estancado, destruye empleos y no invierte; otro que cree en el valor del mérito y piensa que la caridad no puede jamás suplir al esfuerzo.

“Yo creo en el país que quiere tener no un millón de nuevos becarios, sino un millón de nuevos empresarios. Que cree en la tecnología, en la innovación, en la investigación. Que prefiere un clúster aeronáutico para el siglo XXI a un tren del siglo XIX. Un país que quiere distribuir la riqueza y no repartir la pobreza”, sostuvo.

Ese país reside en el espíritu de Querétaro, en el conocimiento y en el carácter para emprender; un estado que crece, que genera empleo, que paga los mejores salarios del país y que tiene la menor pobreza laboral; que es líder de ingreso en los hogares y en competitividad, destacó.

“Los invito: contagiemos a todo México de la energía, el entusiasmo y la voluntad de emprender, competir y siempre ganar, ganar, ganar como lo hacemos día con día las y los queretanos”, finalizó.

Kuri González agradeció la presencia de sus compañeros de bancada, así como a los coordinadores Miguel Ángel Osorio Chong (PRI), Miguel Ángel Mancera (PRD), Dante Delgado (MC), Geovanna Bañuelos (PT), Sasil de León (PES) y Manuel Velasco (PVEM), que asistieron al evento.

“Su presencia aquí refrenda que las militancias no implican división; los disensos, enemistad; ni las diferencias, conflicto”, señaló.

ooOoo

 

Discurso del coordinador del GPPAN, Mauricio Kuri González, durante la presentación de su informe de labores legislativas

Quiero agradecer de todo corazón que hoy me acompañen mis compañeras y compañeros Senadores del Grupo Parlamentario de Acción Nacional, con los que hemos dado duras batallas para defender a México, es un verdadero honor que estén aquí.

Güera, tu valentía, tu compromiso con la equidad y las causas sociales es ejemplo para todos. Alejandra Noemí Reynoso.

El mejor parlamentario, tu presencia engrandece la tribuna. Damián Zepeda Vidales.

Mi vicecoordinador. Excelente tejedor de acuerdos y unidad. Erandi Bermúdez Méndez.

Gran mujer, gran abogada. Tus aportaciones son siempre imprescindibles para el grupo. Gina Cruz.

Tu compromiso con la cultura y el turismo nos inspira y nos impulsa. Gracias, amiga. Gloria Núñez.

Jefe Madero. Guerrero de la libertad y la democracia. Nunca nos van a doblar. Gustavo Madero.

Mujer valiente, aliada de las causas sociales. Indira de Jesús Rosales.

Ejemplo de valentía para defender la seguridad de los mexicanos. Ismael García Cabeza de Vaca.

Defensora incansable de la niñez mexicana. Josefina Vázquez Mota.

Defensor del federalismo y ejemplo de gobernante. Juan Antonio Martín del Campo.

Veracruzano amigo. Denunciante incansable del abuso. Julen Rementería.

Representante intachable de los derechos humanos. Kenia López.

Tu gran trabajo en el Senado y tú sola presencia nos fortalece. Marco Antonio Gama.

Mi amiga, compañera de fórmula y de mil batallas, admirada vicepresidenta del Senado. María Guadalupe Murguía.

Activista y gran defensora de la educación y el medio ambiente. María Guadalupe Saldaña.

Aliada del México enfermo y desvalido. Martha Cecilia Márquez.

Trabajadora inalcanzable por el turismo. Mayuli Martínez.

Especialista insustituible de las finanzas y la disciplina financiera. Minerva Hernández.

Mujer inteligente, incansable, de una sola pieza. Nadia Navarro.

Referente de un gran estado del país, promovente de la política social. Raúl Paz Alonso.

Tus aportaciones, ideas y compañerismo son tus grandes valores. Roberto Moya.

Siempre contar con tu consejo y tu experiencia engrandece la bancada. Víctor Fuentes.

Comprometida luchadora del México indígena y de la igualdad. Xóchitl Gálvez.

Gracias a ustedes, logramos, sin duda, ser el mejor grupo parlamentario de México.

Me enorgullece la presencia de mis compañeros constructores del honroso dique, el bloque de contención en favor de México:

Amigo, político de tiempo completo y generoso compañero de trayectoria en esta lucha por un mejor país, Miguel Ángel Osorio Chong.

A un hombre de leyes, de cultura jurídica y amplitud de miras, Miguel Ángel Mancera

A un constructor de puentes y de diálogo, estratega experto, Dante Delgado.

Muchas, muchas gracias por acompañarme.

Agradezco la presencia de mis compañeros coordinadores: Geovanna Bañuelos, del PT; Sasil de León, de Encuentro Social y Manuel Velasco, del Verde Ecologista. Su presencia aquí refrenda que las militancias no implican división; los disensos, enemistad; ni las diferencias, conflicto. Gracias por acompañarme.

A una mujer preparada e incansable que ha conducido los trabajos de la Cámara de Diputados con sensibilidad y talento. Laura Rojas, presidenta de la Mesa Directiva, muchas gracias.

Saludo también a un luchador incansable de los derechos humanos. Mi amigo Emilio Álvarez Icaza.

Saludo con mucho cariño, amor y agradecimiento a mis hijos. Gracias, muchas gracias por apoyarme en este camino y compartir con las y los queretanos el tiempo que les correspondía a ustedes.

Amigas y amigos:

El país está viviendo un reto mayúsculo.

La sociedad demanda con urgencia un cambio. Votó por ello.

Me honra representar ese anhelo. No solamente lo defiendo: lo comparto. Yo también quiero que México cambie. Quiero un país en donde todos podamos vivir en paz, cumplir nuestros sueños, ver a nuestros hijos crecer seguros, sanos, educados, felices.

Que México tiene que cambiar no está en duda. La cuestión es qué cambio le damos a nuestro país.

Quiero un cambio, pero un cambio para bien.

Un cambio para que las cosas mejoren. Para que las y los mexicanos estén seguros y sanos.

Para que tengan dinero en sus bolsillos y comida en su mesa.

Lamentablemente, México está cambiando para mal. Estamos en recesión. Vamos a la bancarrota, a la crisis, a la enfermedad, al miedo.

Es un cambio para mal.

Por eso lo digo con conocimiento: estoy en contra de la irresponsabilidad y la incompetencia.

Soy orgulloso postulante del cómo sí se puede cambiar y al mismo tiempo estar mejor.

Querétaro ofrece una ruta clara para cambiar en unidad y en prosperidad.

De cómo dándole a la gente oportunidades para aprender, emprender, luchar, triunfan.

De jóvenes que no quieren dinero regalado, sino impulso para demostrar que pueden ganar en cualquier parte del mundo.

De gente que invierte su talento y su dinero para dar empleo, producir, exportar.

De familias que viven en paz y que ven con satisfacción que su sudor da frutos.

¡Ese es Querétaro!

¡Un ejemplo de cómo podemos cambiar, sí, y al mismo tiempo estar mejor!

Me enorgullezco de coordinar los esfuerzos de la bancada opositora más grande, más poderosa, más sensible a las necesidades de las y los mexicanos: la del Partido Acción Nacional.

Hemos logrado mucho en el primer año de trabajo. Lo sintetizo en 7 puntos.

  1. Apoyamos la pacificación del país.

Llevar armonía y paz a las calles es la primera responsabilidad del gobierno.

La inseguridad es la principal preocupación de los hogares. Morena prometió pacificar el país en seis meses.

Para que no hubiera pretextos, apoyamos la creación de la Guardia Nacional.

Soy muy claro. No apoyamos la tésis de que a México le va bien cuando al presidente le va mal.

Todos queremos que las familias vivan en paz: tranquilas y felices.

Por eso dijimos sí a la Guardia Nacional: porque somos mexicanas y mexicanos que amamos a nuestro país. Tenemos la obligación de que la ley imponga el orden en las calles.

Dijimos sí, pero no a cualquier costo.

El presidente quería mando militar. No era aceptable. El regreso de la concordia no debe lastimar los derechos humanos.

Así no.

Gracias al trabajo panista, aprobamos una Guardia Nacional con mando civil que le otorgó al señor presidente la herramienta con la que nos aseguró que en 6 meses volvería la paz a las calles.

Sin embargo, no cumplió.

En 11 meses de gobierno, han sido ejecutadas 32 mil 565 personas: 105 cada día.

Solo este año, México ha tenido más muertes que el total de las bajas de Estados Unidos en la guerra del Golfo Pérsico.

Este año llevamos 933 feminicidios, mil 564 secuestros y 7 mil 915 extorsiones.

El debut de la Guardia Nacional fue en el desastre llamado Culiacán, en donde presenciamos la vergonzosa retirada del estado, producto de un falso dilema: que dejar de aplicar la ley era la única forma de salvar vidas.

Es falso. La vida de las familias se resguarda protegiéndola de los criminales, no liberándolos. Quienes cegan la vida de miles de mexicanos son los criminales, no las fuerzas del orden.

Como consecuencia de esa idea fallida, días después el crimen mostró su rostro más cruel, al asesinar a mujeres y recién nacidos.

No. No nos equivoquemos. La tranquilidad volverá con la fuerza de aplicar la ley, no con la debilidad de renunciar a hacerlo.

Nosotros cumplimos, que conste. Aprobamos la creación de la Secretaría de Seguridad Pública, la fortalecimos con inteligencia y le dimos el control de la Guardia Nacional.

No está funcionando.

Lo digo con enorme responsabilidad. Los enemigos de nuestras familias no son los adversarios políticos. Es momento de parar en seco la división. Hago un llamado a unir a las y los mexicanos para enfrentar al verdadero enemigo: el crimen.

Siempre que haya voluntad de rectificar, grandeza, altura de miras, se contará con nosotros. México lo merece. Hagamos el esfuerzo.

  1. Queremos que la vida de la República sea pareja.

Lo digo clarito para que se oiga, pero también para que se entienda. Soy el admirador número uno de las mujeres.

No hay país sin las mujeres mexicanas.

Por eso, fuimos la bancada que revolucionó la vida pública de México. Por primera vez en la historia, propusimos y se aprobó que haya equidad absoluta en los diversos órdenes de gobierno.

A partir de su aprobación, la mitad de los cargos públicos, en los tres poderes, tendrán que ser ocupados por mujeres.

No podíamos seguir volteando la cara a lo que pasaba. Fíjense:

En el 2018 el ingreso promedio de las mujeres en México era de 13 mil 500 pesos; el de los hombres, 21 mil 900 pesos.

De los 11 ministros en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, solamente 2 son mujeres.

Hay sólo 2 gobernadoras.

Y así me podría seguir. No se vale.

Colocar el tema en la agenda nacional y resolverlo era una urgencia y un compromiso.

Una deuda histórica, por todas las batallas que han dado las mujeres con valentía y entrega hacia la igualdad de género.

¡Y lo logramos!

Ahora sí somos media mitad.

Pero bueno. Les anticipo: este año vamos por más. ¡Por mucho más, pero solo si las mujeres me apoyan! ¿Cuento con ustedes?

  1. Seguro Social a trabajadoras del hogar.

Había un tema de enorme injusticia para las personas que trabajan en los hogares, la mayoría de ellas, mujeres.

Pese a su esfuerzo, devoción y entrega, no se les otorgaba el acceso al Seguro Social.

Con ello se les negaba el servicio a la salud y también a una pensión para disfrutar de una vejez digna, pese a trabajar años y años.

Eso se acabó. Gracias al PAN, más de 2.3 millones de personas dedicadas al trabajo del hogar remunerado, cuentan con un marco legal que las protege y les da el lugar que se merecen en la sociedad.

Ahora sí tendremos que cumplir todas y todos. No se valía conmovernos con ver la película Roma pero negar el acceso al IMSS.

Todos parejos.

  1. Denunciamos la crisis del sector salud.

Las y los senadores del PAN recorrimos el país para ver lo que ocurría en los hospitales públicos.

Nos encontramos una realidad terrible: escasez de medicamentos, reducción de estudios, cancelación de consultas y cirugías. Nunca se había visto algo así.

Gracias a la presión y denuncias que hicimos, el gobierno tuvo que reaccionar y tratar de corregir las fallas que ellos provocaron y que, lamentablemente, afectan la salud de millones de personas.

¿Por qué digo que ellos provocaron la crisis? Por tres razones concretas:

Primera: por una mal entendida austeridad: recortaron 3 mil 936 millones de pesos al sector salud, cortaron plazas y prestaciones a enfermeras y doctores.

Segundo: se concentró la compra de medicamentos en la Secretaría de Hacienda. A octubre, en el IMSS y el ISSSTE había un subejercicio de 41 mil millones de pesos. O sea: recortan y luego no usan el dinero.

Tercero: se pretendía que la distribución de medicamentos la hiciera el gobierno. Nosotros alertamos que el gobierno no tenía la capacidad para hacerlo. Afortunadamente se echaron para atrás y tuvieron que licitar su distribución.

La crisis llegó a niveles inauditos.

Yo mismo denuncié algo insólito e indignante: el hospital del ISSSTE en Querétaro suspendió todos sus servicios, excepto urgencias y hospitalización, porque los elevadores no funcionaban.

Imagínense, por según ellos ahorrarse unos pesos, se puso en riesgo la salud de miles de familias queretanas. Algo increíble.

Arreglaron uno de ellos a los dos días. La austeridad mal entendida es avaricia.

Bueno, llegamos al grado que exigieron a las y los enfermeros, a los médicos, que ellos compraran las medicinas de sus pacientes. De ese grado.

Termino este segmento denunciando la cancelación del Seguro Popular. ¿Qué significa? Dejar desamparados a 53 millones de mexicanos.

Los más necesitados quedarán sin atención.

Enfermos de cáncer, sin atención. Niños con malformaciones congénitas, sin atención. Enfermos de VIH, sin atención.

Morena no es la cura: es la enfermedad. Invierten menos, lo que invierten lo invierten mal, o peor: no lo invierten.

Con la salud de la gente no se juega.

  1. Mejor nivel de vida para las y los mexicanos.

Por primera vez en muchos años, se hizo realidad una vieja propuesta del PAN, de nuestros aliados de Coparmex y una de las banderas de nuestra campaña: incrementar los salarios mínimos.

La mejor política social no es regalar dinero, es generar empleo bien pagado para que la gente viva bien. Lo logramos. Los salarios mínimos aumentaron de 88 a 102 pesos.

Soy muy claro: vamos a seguir impulsando que cada año el salario mínimo suba más que la inflación.

Aprobamos la austeridad porque consideramos que el país tiene muchas necesidades para que se gaste en cosas que no llegan a los hogares. Lo que no le sirve a las familias, no le sirve a México.

Estamos a favor de la austeridad, pero en contra de sus excesos que están destruyendo la calidad del gobierno. Me explico: una cosa es el tamaño del gobierno y otra su calidad.

Yo creo que debemos tener un gobierno chico, pero muy bueno.

Esta administración cree que hay que tener un gobierno muy grande de gente mediocre.

Lo digo claro: el gobierno grande no es la solución, es el problema.

Frenamos el nombramiento de incapaces: por falta de preparación o independencia.

Fueron muchos. Pero el más emblemático fue hace unos días.

La CNDH es la tercera institución mejor evaluada del país. Defiende a las víctimas del poder.

Es el freno al abuso. De ahí su importancia.

Rosario Piedra era inelegible por varios motivos.

Primero: mintió. Era dirigente de Morena.

Segundo: no obtuvo los votos necesarios.

Tercero: carece de calidad moral por aceptar un fraude en su beneficio.

Desde aquí lo vuelvo a decir. Rosario Piedra:

Usted fue víctima del poder. No se convierta ahora en victimaria. Fortalezca a la comisión de la única forma posible.

Renuncie ya.

No obstante, hay que decirlo claramente, hemos aprobado a mucha gente calificada y con experiencia: 570 nombramientos.

En el afán de ahorrar se han cometido muchas injusticias. La peor: cerrar las estancias infantiles.

Seguimos dando la batalla para que vuelvan a abrirse.

Las madres de familia merecen un lugar en donde sus hijos reciban alimentación, salud, educación, cuidado y cariño desde chiquitos. Los dejan ahí no por gusto, sino porque necesitan trabajar. Darles el dinero no resuelve el problema: el dinero no lo resuelve todo.

  1. Educación.

Nos opusimos a la abrogación de la Reforma Educativa por una sencilla razón: Morena puso en su centro a los sindicatos.

Y no. El centro de la educación de México debe ser las y los alumnos.

¿Necesitamos una mejor educación?

¡Claro que sí! Pero un grave problema son los malos sindicatos, con cúpulas deshonestas. Ahí está la CNTE: tomó vías de ferrocarril y bloqueó carreteras. Si lo hubieran hecho en Tabasco ya estarían en la cárcel.

El gobierno dobló las manos: sólo se contratarán maestros palomeados por los líderes sindicales. Eso está mal. No serán contratados los mejores, sino los más cuates.

Estamos en la escuela del cuatismo.

Nosotros queremos que nuestras niñas y niños sean excelentes en matemáticas, computación, inglés. Que colaboren, innoven.

Eso es lo que los hará triunfadores y no la repartición de cartillas morales.

Queremos más presupuesto a Ciencia y Tecnología y fuimos nosotros, que no se olvide, quienes frenamos el recorte presupuestal de 32% a universidades públicas y defendimos su autonomía, que Morena les quería quitar.

Por cierto, vuelvo a insistir: para la UAQ exigimos un aumento de 3.5% más inflación anual. Morena tiene mayoría. Que pruebe en los hechos que quiere a la UAQ y no sólo a las escuelas Benito Juárez.

  1. Defender la democracia. Defender la libertad.

Tengo el gran orgullo de coordinar los trabajos de la oposición más numerosa y sólida. La última trinchera en donde el sexenio de la ocurrencia ha encontrado su freno: el Senado.

Somos la bancada opositora por la fuerza de los votos. Nadie nos regaló nada.

Lupita y yo probamos que a Morena se le puede ganar en las urnas.

Las y los queretanos votaron por nosotros para defender el modelo Querétaro que es válido para todo el país.

Por eso, Lupita y yo sí seguimos en el Senado: para defender a nuestra tierra.

La gran contribución de Acción Nacional en la historia de México es luchar contra la arrogancia, la corrupción y el autoritarismo para sustituirlo por la humildad, la honestidad y la democracia.

No fue un camino fácil. Nos costó medio siglo. De persecución. De fraudes. De desprecio. Hasta de cárcel.

Pero ganamos. La democracia se instaló en México y no vamos a permitir que se muera o, más bien, que la maten.

Saber contar, en política, es esencial. Y nosotros necesitábamos sumar a más para frenar lo que perjudicara al país.

Bajo este enfoque formamos el bloque de contención, con las bancadas del PRI, MC y PRD, para bloquear reformas constitucionales.

Gracias al talento de mis compañeras y compañeros senadores de esas bancadas, a la sensibilidad de sus coordinadores, logramos grandes triunfos.

Uno de ellos fue frenar la intentona de imponer la revocación de mandato el mismo día que las elecciones intermedias.

No se vale. El gobierno federal maneja de presupuesto anual 6 billones de pesos. 6 millones de millones. Y por eso querían empatar la revocación con la elección que renueva la cámara de diputados y 15 gubernaturas.

Querían al presidente en la boleta para influir en la elección.

Esa clase de abusos fue, precisamente, lo que el presidente López Obrador combatió antes de ser presidente.

Dijimos no.

El mismo presidente propuso que se hiciera antes: en marzo del 2021, en pleno proceso electoral.

Dijimos no.

Estoy convencido: la revocación planteada tenía otro nombre: reelección.

Ser opositor de un régimen autoritario no solamente es una obligación: es un honor.

Creo en la libertad. De empresa, de pensamiento, de expresión. Respeto a la crítica y respeto a quien no piensa como yo.

La libertad, o se ejerce, o se pierde.

Durante el primer año, la bancada de Acción Nacional promovió 224 iniciativas y 213 puntos de acuerdo.

En las 15 veces que subí a tribuna, en las más de 300 intervenciones en medios, en las 237 votaciones que participé, defendí los valores que me definen y que me hacen ser quien soy.

Creo en el bien común, en las personas, en la sociedad civil. Yo sí creo en la sociedad civil.

Creo en la familia. En la escuela.

Creo en el mérito y no en la caridad.

Creo en la ley y no en la impunidad.

Creo en la honestidad y en que hay que castigar a los corruptos. Pienso que el ejemplo es importante, pero no basta: hay que tener instituciones fuertes, leyes que se cumplan.

Ser demócrata y ser un hombre libre conlleva costos. Los he pagado. Me han calumniado. Agredido.

No lo disfruto, pero no me amedrenta. Al contrario: si el poder te ataca por querer un México mejor, quiere decir que lo estás haciendo bien.

Si es el costo por defender a México. Lo pago.

Si es el precio por representar con dignidad y bravura a Querétaro. Lo pago.

Sí así garantizo que nuestros hijos vivirán mejor ¡Claro que lo pago!

En el PAN estamos con aquellos que están afligidos, angustiados.

Con los enfermos que no encuentran cura.

Con las mujeres lastimadas y los niños maltratados.

Con las víctimas que no encuentran justicia.

Con la necesidad de la gente. Con la clase media que ve esfumarse su patrimonio.

Con quienes viven en el campo y fueron dejados atrás.

Con los huérfanos.

Con los olvidados.

Con ellos estamos.

Señoras y señores:

Hace más de siglo y medio, Charles Dickens escribió una novela maravillosa: historia de dos ciudades.

Hoy concluyo contándoles algo similar. La historia de dos países.

Uno está cambiando para mal.

Está estancado. Destruye empleo. No invierte.

En ese país, que gobierna Morena, la economía va en picada.

En el mismo periodo lleva un déficit de 289 mil empleos.

Cancela contratos y obras a mano alzada. Incumple compromisos.

Ese país está viviendo momentos de sufrimiento y de luto: el año más violento de la historia registrada del país.

Es un país que regala dinero, que segrega y persigue.

Pero tengo otros datos.

Hay otro país.

Un país que cree en el valor del mérito. Que piensa que la caridad no puede jamás suplir al esfuerzo.

Que quiere tener no un millón de nuevos becarios sino un millón de nuevos empresarios.

Que cree en la tecnología, en la innovación, en la investigación.

Que apuesta a energías limpias y no al carbón.

A autos eléctricos y no a nuevas refinerías.

Que prefiere un clúster aeronáutico para el siglo XXI a un tren del siglo XIX.

Un país que quiere distribuir la riqueza y no repartir la pobreza.

Un país que cree en el respeto y la concordia y no en la polarización ni en la denostación.

Un país que cree que la moral la define cada familia y no el gobierno.

Un país que confía en la sociedad civil y no en la burocracia.

Yo provengo del segundo país.

Ese país reside en el espíritu de Querétaro.

En su historia y su cultura.

En el conocimiento y en el carácter para emprender.

Provengo de Querétaro: un estado que crece, que genera empleo.

Un estado que paga los mejores salarios del país y que tiene la menor pobreza laboral.

Líder de ingreso en los hogares y en competitividad.

Orgullo de México. Hoy somos el 4° destino de inversión aeronáutica en el mundo.

Soy queretano porque los queretanos elegimos donde nacer.

Soy queretano porque creo, aprecio y defiendo la libertad.

Porque creo, aprecio y defiendo la democracia.

Porque quiero que haya un solo país: el de todos.

Porque sueño en que todo México sea como Querétaro.

Los invito: contagiemos a todo México de la energía, el entusiasmo y la voluntad de emprender, competir y siempre ganar, ganar, ganar como lo hacemos día con día las y los queretanos.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *