Senadora Josefina Vázquez Mota, en la comparecencia de la secretaria de Bienestar, para referirse al análisis del I Informe de Gobierno del Presidente de la República

Intervención de la senadora Josefina Vázquez Mota, en la comparecencia de María Luisa Albores González, secretaria de Bienestar, para referirse al análisis del I Informe de Gobierno del Presidente de la República, en materia de política social.

 

 

Secretaria, muy buenas tardes.

Celebro que en el marco de la glosa del Primer Informe de Gobierno tengamos finalmente esta oportunidad de contar con su presencia en esta representación para poder establecer un diálogo, un diálogo honesto, respetuoso, responsable y abierto en la materia a su cargo.

Conozco de su gran responsabilidad en este cargo y también del amplio espectro que implica una secretaría como la que usted encabeza.

Creo que podrá coincidir conmigo que para definir la política social de un gobierno se requiere como un primer paso un excelente diagnóstico, un diagnóstico integral que permita conocer qué programas han arrojado resultados positivos y de ellos cómo se pueden mejorar; también identificar lo que no ha funcionado, corregir deficiencias y en el derecho de un nuevo gobierno plantear alternativas.

Secretaria, quiero preguntarle lo siguiente: nos gustaría saber quién realizó dicho diagnóstico y, en su caso, si tomaron en cuenta estudios realizados por instituciones acreditadas como el Coneval o por la Unidad de Evaluación de Desempeño de la Secretaría de Hacienda.

¿Cuál fue esta metodología empleada y cuáles fueron las conclusiones a que llegaron a este diagnóstico? Un diagnostico en el que hacemos votos realmente para que no sea información parcial o, más grave aún, criterios subjetivos los que prevalezcan.

En este año 2019 el presupuesto autorizado para la atención de niñas, niños y adolescentes sufrió una caída de cerca del 5 por ciento respecto al presupuesto autorizado en el año 2018. ¿Qué significa este casi 5 por ciento? 35 mil millones de pesos en programas y acciones a favor de niñas y niños.

Si por un lado se afirma que son nuestra prioridad, pero por otro los recursos para apoyarlos se reducen vale la pena preguntarnos dónde queda este interés superior de la niñez.

Quiero aprovechar esta oportunidad, secretaria y su presencia aquí en el pleno, para compartirle nuestra está enorme preocupación en el caso del programa de las estancias infantiles y quiero pedirle a nombre de mi grupo parlamentario, y seguramente podrán coincidir algunas otras legisladoras, legisladores, la importancia de establecer una mesa de diálogo permanente.

Quisiéramos tener con usted un contacto más cercano, que podamos hablar de manera respetuosa, que nos podamos escuchar más allá de adjetivos.

Yo quisiera que las estancias infantiles y los programas, sobre todo de niñas y niños, no tuvieran adjetivos, porque las niñas y los niños no tienen partido, porque usted lo sabe bien, aquí habló de derechos adquiridos, aquí habló de las niñas y niños como sujetos de derechos y coincido absolutamente con usted, pero cuando adjetivamos, cuando calificamos o descalificamos perdemos la oportunidad del diálogo. Hago votos porque en esta su comparecencia se establezca una mesa de trabajo permanente, que fluya, que nos escuchemos, que compartamos experiencias.

Porque también creo que ni todo lo construido, que todo lo que se construyó en el pasado merece destruirse, ni todo lo que se está construyendo ahora merece descalificarse.

Preferimos acompañarnos en esta tarea, secretaria, y sería un gran aliento usted lo viese con este mismo ánimo, y su equipo de trabajo.

El caso del programa de estancias infantiles de manera unilateral se tomó la decisión de cancelarlo, a pesar de que la Cámara de Diputados lo tenía previsto en el Presupuesto para este año. Esta cancelación, se argumentó fundamentalmente, porque se dijo que había una serie de irregularidades que había reportado la Auditoría Superior de la Federación.

Quiero compartir que con los datos que nosotros tenemos las irregularidades que reporta la Auditoría se dieron solamente en 319 estancias de un total de más de 9 mil 500, lo que representa algo así como el 3.3 por ciento, y se formularon observaciones a tan sólo menos del 2 por ciento del presupuesto total asignado.

Reiteramos lo que hemos dicho en esta tribuna varios grupos parlamentarios: si hubo alguna desviación, si hubo algún acto impropio que se lleve frente a la ley y se aplique todo el peso de la ley, pero que no se destruyan modelos de atención integral.

También quiero preguntar qué les significaron las acciones del Coneval en el año 2017, registraron un cumplimiento superior al 90 por ciento, se destacó efectos positivos en la situación laboral de las madres trabajadoras; con la senadora Patricia Mercado lo hemos hablado muchas veces, este derecho adquirido de madres trabajadoras, más del 90 por ciento de ellas, secretaria, consideró que contribuyeron las estancias a mejorar su calidad de vida, al brindarle la posibilidad de contar con un empleo y, al mismo tiempo, de que sus hijas e hijos tuviesen un espacio positivo, y usted lo sabe muy bien, usted sabe que los primeros mil días de la vida de una niña o de un niño nos acompañan para siempre, nos marcan para siempre y esta evaluación tiene un impacto, tenía un impacto positivo en la salud física, en la salud mental, en el desarrollo psicomotriz, de lenguaje, en las habilidades sociales, pero no solamente fue el Coneval, el Instituto Nacional de Nutrición también evaluó el impacto y concluyó que es efectivo para la participación en el mercado laboral de las mujeres con escasos recursos.

Una mujer sin ingreso económico no tiene márgenes de libertad y las estancias infantiles le estaban permitiendo el derecho adquirido al trabajo y tener un ingreso fundamental.

Quiero reconocer las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, que manifestó que esta decisión ha sido una medida discriminatoria contra madres y padres trabajadores, porque profundiza las brechas de desigualdad de género.

Para la Comisión de Derechos Humanos, es incuestionable la obligación del Estado mexicano para hacer vigentes estos derechos de niños y niñas.

Ante esto, quiero plantearle las siguientes inquietudes: ¿cuáles fueron estas irregularidades que ustedes encontraron?, ¿en qué estancias infantiles y qué porcentaje del total representaban?, ¿cuántos fueron los procedimientos administrativos que se abrieron y, en su caso, si se han impuesto sanciones?, ¿cuál será el futuro de las madres y padres que ya contaban con este derecho adquirido?

Y déjeme incluir a un apartado que considero muy importante: ¿qué pasará con las más de 4 mil niñas y niños con alguna discapacidad que se beneficiaban de este programa?

Quiero comentarle lo que nos decía un papá de un niño con autismo, decía que uno de los graves problemas de los niños con alguna discapacidad es que no se les ha dado el derecho suficiente a la inclusión desde los primeros minutos de vida, y decía que para ellos era una tragedia que su niño con autismo, que iba a una estancia infantil no lo pudiera ser, incluso es un papá que dijo: somos responsables y podemos sortear un poco y ver cómo lo cuidamos en casa, pero ya no tendrá derecho a jugar con otros niños, ya no tendrá derecho a convivir con otros niños, y lo más grave: esos otros niños ya no tendrán derecho a conocerlo y hacerlo parte de su historia.

Creo que todas estas aportaciones no podemos dejarlas de lado, pedí autorización, secretaria, a dos senadores de Morena a quienes respeto y he compartido muchas batallas, al senador Narro, quien me permitió hacer pública su preocupación y nuestro trabajo conjunto a favor de un modelo integral de desarrollo; al senador Rubén Rocha, que se ha ganado el respeto de todos nosotros y el afecto, y que me hizo saber que es un gran conocedor del modelo de estancias infantiles, que estuvo a cargo de algunas de ellas y que considera aspectos positivos de este modelo para niñas y niños.

Quiero hacerle una propuesta respetuosa, secretaria, si este modelo de estancias infantiles ya no le van a dar ninguna posibilidad, permítanos en una mesa de diálogo abonar algunas propuestas, a la sociedad civil, a las que tienen experiencia, para transitar a otro modelo integral que incluso pueda ser mejor que el que ya se tenía, pero no condenemos a miles de niñas y niños a una soledad y un aislamiento que se contradice en el artículo 4 de la Constitución y en los derechos de las niñas y los niños.

Para concluir, permítame rápidamente abordar dos temas: la pensión para el bienestar de personas con discapacidad, que se había propuesto la meta de un millón, quisiéramos conocer qué obstáculos han enfrentado para no llegar a esta meta y qué estado guarda este presupuesto.

Quiero preguntarle qué sucederá con 7 millones de familias que recibían Prospera y que hoy no tienen este acompañamiento, y con dos componentes fundamentales: en educación, el de salud y evidentemente el alimentario.

Y, finalmente, me da gusto que esté aquí quien encabeza el programa Sembrando Vida, quiero compartirle que diversas senadoras, senadores, y tenemos la evidencia y le puedo pasar la lista, me han compartido la necesidad de revisar algunos incentivos, porque tienen documentado que en algunas regiones del país hay quienes están destruyendo, deforestando sus parcelas y bosques cercanos para poder acceder al programa.

Entonces, si este programa tiene propósitos loables, queremos construir o hacerle llegar a ustedes esta realidad de en qué estados han detectado la destrucción de estas parcelas y de estos bosques, de tal suerte que se puedan revisar algunos estos incentivos.

Y, evidentemente, nos preocupa los censos del bienestar, ya el IMCO ha señalado que no se cuenta con reglas o lineamientos claros y mecanismos de focalización.

Finalmente, quiero compartirle que hay preocupación en el orden político- electoral respecto a lo que se ha llamado estos servidores de la nación; quiero entregar este documento que me pidió la senadora Xóchitl Gálvez y que documenta cómo la representante de la Secretaría en Colima, promoviendo una iniciativa personal se hace acompañar de colaboradores y creemos que es un caso que deberá atenderse, se lo entrego en este momento.

Y termino con lo que Gabriela Mistral señalaba hace mucho tiempo: el futuro de los niños y las niñas es siempre hoy, mañana será muy tarde.

Ya que la acompaña un importante grupo de su Secretaría, este es el testimonio de una mamá y una estancia infantil: El gobierno ganaba porque podía cumplir con obligaciones de niños y trabajadores; las mamás ganaban porque podían salir a trabajar y los hijos estaban cuidados y alimentados; los niños ganaban porque estaban bien cuidados, tratados con amor y estaban desarrollando capacidades; las responsables ganaban porque tenían un empleo y también tenían un desarrollo permanente; las familias ganaban porque podían tener armonía y desarrollo integral, hoy ya no sólo algunos ganan y ganan menos, México está ganando menos y está perdiendo más.

Secretaria, por su atención, por sus respuestas, muchas gracias y reitero nuestra disposición al diálogo y a la construcción en una agenda fundamental en la vida del país. Gracias, secretaria.

–ooOoo—

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *