Senador Gustavo Madero Muñoz, al participar en la discusión de un dictamen en materia de revocación de mandato

Intervención del senador Gustavo Madero Muñoz, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos Segunda, por el que se reforman y adicionan diversos artículos de la Constitución, en materia de revocación de mandato.

 

 

15 de octubre de 2019

Versión de la intervención del senador Gustavo Madero Muñoz, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y de Estudios Legislativos Segunda, por el que se reforman y adicionan diversos artículos de la Constitución, en materia de revocación de mandato

Con el permiso de la Presidencia.

Hay quienes creen que este gobierno, que este partido de Morena, hay quienes creen que Andrés Manuel López Obrador impulsan un proyecto democrático, yo no. Y como yo muchos otros que estamos convencidos de que este es un proyecto autoritario, intolerante a la crítica, a la disidencia, adicto a la concentración de poder en una sola persona, en un solo partido.

Me lo dicen en la calle, nos paran, nos detienen, nos piden que no amaine nuestro ímpetu combativo ante la conformación de este poder hegemónico con vocación monopólica.

Desde el inicio de este gobierno no ha habido un momento del día, no ha habido un día de la semana ni una semana del mes que la maquinaria de la aplanadora Morena bajo el dedo convertido en batuta para que bailen al son de las mañaneras avance en su perverso plan de imponer al país la visión de una sola voz, de un solo hombre, de una sola voz legítima.

Avanza el proyecto de hacer girar todo el país en torno a él, cada mañana capturando los espacios de la vida pública, en una avalancha incontenible, en esta vorágine de impulso y ocurrencias que niegan al ciudadano y lo suplantan con el amorfo concepto de pueblo entronado en soberano.

El Presidente y Morena niegan la democracia y la reemplazan por consultas manipuladas. Morena no tiene un ADN democrático porque su Presidente no es un demócrata.

Un demócrata no polariza, como lo hace Andrés Manuel.

Un demócrata no niega la legitimidad del adversario, como nos descalifica en cada ocasión. No desmantela instituciones y programas para sustituirlos por entregas directas, discrecionales, autoadministradas para capitalizarlas electoralmente, sin transparencia, sin reglas de operación.

Un demócrata no adjudica unilateralmente, sino que licita y transparenta.

Un demócrata no niega la sociedad civil y menos desconfía de ella.

Un demócrata no se ampara en el Ejército ni en la seguridad nacional para anular recursos legales de la sociedad civil que les cuestionan su aeropuerto sin pies ni cabeza, como Santa Lucía.

No es un demócrata quien sustituye con métodos de cuarta, métodos de elección democráticos, dirigentes o para cancelar obras de inversión, porque esas sí las pueden manipular.

No es un demócrata quien no respeta, quien no fortalece el pacto federal, ni empodera a los municipios y a los estados. AMLO lo reduce a su mínima expresión.

Los delata su imagen corporativa de Gobierno de México. No se presentan como Gobierno de la República y menos como Gobierno federal, él es el Gobierno de México, (inaudible) es sólo un Presidente que debe cumplir y hacer cumplir y someterse a la Constitución y las leyes.

Lo dijo López Obrador sin empacho alguno desde que formuló la iniciativa de permanencia simulada, de revocación de mandato que hoy debatimos.  Andrés Manuel pretendía aparecer en la boleta de las elecciones 2021, pretendía hacer campaña y aparecer en la boleta, secuestrando el debate, secuestrando (inaudible) en la elección federal concurrente con la mayor cantidad de procesos locales pero eso no prosperó senador Monreal, no porque no lo quisieran sino porque no obtuvieron los votos de la oposición, pero su intención sí era esa.

El último Presidente de la República que apareció en una boleta electoral se llamó Porfirio Díaz, mejor conocido como el dictador de 30 años de nuestro país.

Legislan a su favor, para sus intereses, a su talla y a su medida.

Yo apoyaría esta reforma si se aplicará para un próximo mandato, para que deberás fuera imparcial y legislar con un propósito general de anónimo, pero está hecha al servicio de su partido y de su gobernante, con un descarado propósito de instrumento electoral para su conveniencia. Contaminaron desde el principio la figura y el instrumento por su descarado interés de manipulación política, no hay instrumentos neutrales en el proyecto de Morena, la revocación de mandato su plebiscito revocatorio es un peldaño más de su andamiaje autoritario en ruta, alineado de los modelos como Bolivia, Ecuador Venezuela.

La revocación de mandato y la consulta popular en los tiempos de un gobierno con tufo autoritario, provoca más miedo que confianza, más incertidumbre que entusiasmo, más inestabilidad para un país atrapado en la parálisis de la desconfianza.

La economía no sólo no crece por sus alocadas y caprichosas decisiones de inversión y gasto público que no generan confianza; la economía tampoco crece porque hay miedo, porque hay miedo a este gobierno que exacerba el terrorismo fiscal, que hace nugatoria la presunción de inocencia, que admite renuncia de ministros sin motivos graves.

A muchos los han convencido, a otros los han cooptado y a otros más los han doblegado, pero el PAN y su Grupo Parlamentario seguiremos denunciando, seguiremos desenmascarando su perversa demagogia, resistiremos y seguiremos combatiendo a los gobiernos populistas y autoritarios como lo hemos hecho durante 80 años.

El desencanto democrático está siendo capitalizado en distintos países del mundo y ofreciendo salidas falsas, retrogradas; lo que pasa en México está pasando en otros países, todavía hay muchos cambios que les compran sus tretas, pero para los ciudadanos ahí estará siempre el PAN, porque como dijo el fundador de nuestro partido hace 80 años, lo decía y lo advertía con mucha sabiduría: que no haya ilusos, para que no haya desilusionados.

Es cuanto, Presidenta.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *