Senador Damián Zepeda Vidales para presentar reservas al dictamen en materia de revocación de mandato

 

15 de octubre de 2019

Versión de la intervención en tribuna del senador Damián Zepeda Vidales para presentar reservas al dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; y de Estudios Legislativos, Segunda, el que contiene minuta con proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversos artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de revocación de mandato

 

En vista que se nos acabó el tiempo en la parte de lo general, pues voy a aprovechar el espacio que me dan estas reservas para poder explicar el sentido de mi voto.

Yo estoy a favor de la revocación de mandato, lo digo con completa claridad.

(Aplausos)

Y estoy a favor de ella no de hoy, sino de siempre, desde que fui Diputado local, Diputado federal, candidato a Alcalde, al grado que, como dirigente nacional, defendimos la figura y la propusimos a nuestro Consejo Nacional para que formara parte de la plataforma, con la cual el candidato a la Presidencia de la República hicimos campaña.

Y hoy por eso siento que, en lo personal, respetando las distintas opiniones, particularmente del grupo parlamentario del PAN, pero todas, y respetando el derecho que tenemos cada uno de nosotros a tener nuestras propias ideas y a defenderlas con toda la fuerza, yo hoy me siento en congruencia conmigo mismo y con lo que he defendido a lo largo de mi vida apoyando la revocación de mandato.

Tengo aquí en mis manos una iniciativa del 10 de febrero de 2015, signada por un servidor, Damián Zepeda Vidales, proponiendo la revocación de mandato en la Cámara de Diputados.

Tengo también en mis manos unas declaraciones como candidato a la Alcaldía hablando y criticando la reforma política en donde impulsamos la reelección, yo no lo niego, de diputados, de Senadores y de alcaldes, porque creo en ello y la defendí con la misma fuerza que hoy defiendo la revocación de mandato como sistema de rendición de cuentas, hablando que le hacía falta la revocación de mandato. Y así lo sigo haciendo al día de hoy.

¿Por qué lo creo? Creo, en lo personal, en la democracia directa; creo que el ciudadano tiene derecho a elegir con madurez quién es su gobernante y creo que con la misma madurez debe elegir si esa persona que está gobernando debe dejar de gobernar.

Decía Castillo Peraza: “la democracia no es el peligro, la democracia es la oportunidad” y yo coincido con Carlos Castillo Peraza en ese sentido.

Creo que no nos hace daño fortalecer al ciudadano, al contrario, nos hace mucho bien como país, que si no hay un buen gobierno el ciudadano pueda quitarlo, es correcto esto. Qué bueno que exista tanto para el presidente como para gobernadores.

Fui, en lo personal, uno de los más duros críticos de Andrés Manuel López Obrador, lo digo con toda claridad.

Yo coincido con el hecho que se quería manipular esta figura, se quería manipular la figura, sin duda alguna; se presentó queriendo coincidir con la elección, se presentó queriendo ayudarle al partido en el gobierno a ganar sus elecciones intermedias, se presentó como una figura que la podía pedir el mismo presidente y por eso levantamos la voz con mucha firmeza, pero hoy, hay que decirlo con claridad, gracias al trabajo de muchos Senadores y Senadoras de todos los partidos políticos, incluyendo al partido en el gobierno, hoy lo que estamos votando es una verdadera herramienta ciudadana.

Esa es mi opinión.

(Aplausos)

Es una herramienta que está acorde a las mejores prácticas internacionales y que va a cambiar para siempre, para siempre, la relación entre el gobernante y el gobernado. Y qué bueno, es sano que un gobernante sienta que si no hace un buen trabajo lo pueden quitar, pero no es sano que se permita una herramienta de fácil acceso para manipularla y para andar amenazando gobernadores.

Yo no creo que ningún buen gobernador esté en riesgo y lo digo de corazón, creo que quien haga un buen trabajo, como yo creo que lo están haciendo los gobernadores emanados del Partido Acción Nacional, no tienen ningún problema, y algunos otros gobernadores de otros partidos también.

Pero sí creo que si en el futuro, que por cierto es a quienes les aplica, porque solo le aplica a quien a partir de 2018 fue electo, del partido que sea, hace un mal trabajo y resulta que más del 40 % de la población de su estado o de la nación dice “debe salir esta persona” y participa en un proceso de revocación, creo que debe irse esa persona. Sí, sin duda alguna, claro que sí, no tiene por qué estar alguien que no tenga respaldo de la ciudadanía.

¿Y por qué digo que hoy creo que es una buena herramienta este dictamen que tengo aquí en mis manos? Porque el 100 %, el 100% de las propuestas de fondo sobre la herramienta que pusimos en la mesa la gran mayoría de los Senadores para corregirla y hacerla una herramienta ciudadana, se aprobó.

¿A qué me refiero, cuáles eran los temas claves? ¿Por qué existía la desconfianza? Me incluyo en esa herramienta.

¿Quién la puede pedir? Decían que el Presidente ya no, solo el ciudadano la puede pedir.

¿Puede ser coincidente con la elección? No, ya está específicamente que se puede hacer después de que pasen los tres primeros años de gobierno y solo en una ventana de oportunidad de tres meses posterior a ello, nunca más, no se puede hacer en el cuarto año, en el quinto año, no se puede hacer en el sexto año.

Entonces no podría usarse para preguntar sobre una reelección, porque se hace en medio, cómo se va a reelegir alguien en su tercer año; la organiza 100 % el INE y yo sí confío en el INE, es la institución que nos hemos dado para que regule nuestras elecciones, así como va a regular la elección del 2021, pues qué bueno que vayan a regular el INE al 100 % la revocación sí se da en el 2022 y los órganos estatales la de los estados, está prohibida la publicidad gubernamental.

Entonces esta idea de que el gobierno se va a enfocar a hacer ganar esa elección, pues ya no es real porque ya no puede tener publicidad gubernamental, de hecho, es el único que puede difundir el INE. Y es correcto, para que ponga argumentos a favor y en contra y el ciudadano pueda decidir si está a favor o no, les aplica a todos los gobernantes, y este fue un tema bien polémico y para mí es un triunfo.

Hubiera sido un traje a la medida de Andrés Manuel López Obrador si solo le aplicaba al Presidente López Obrador, hoy le va a aplicar a él, a cualquier presidente futuro y a cualquier gobernador. Claro, una vez que lo regulen sus estados y siempre y cuando esté en el supuesto de que no hayan pasado los tres años de gobierno; es decir, le aplica para decir con claridad a los que fueron electos a partir del 2018, es a los únicos que les va a aplicar en este caso y es coincidente con Andrés Manuel López Obrador que fue electo en 2018.

Entonces yo sí digo, pues basta de que no exista una rendición de cuentas entre el ciudadano y el gobernante. Basta de que alguien que ya ha sido electo sienta que nadie lo pueda quitar.

Y se han argumentado o se han dicho, que yo respeto muchísimo, que con esta herramienta le estamos abriendo pie a la reelección.

Yo creo, con mucho respeto lo digo, que es al revés, yo prefiero defender un intento de manipulación política con esta ley, mil veces que con la ley actual.

¿Saben por qué? Porque esta ley sí define la revocación y dice que es una herramienta exclusiva para la terminación anticipada de un mandato, porque esta ley no hay un solo artículo que le abra la puerta a la reelección. Es más, yo cambio el sentido de mi voto ahorita, en lo que sigue, si alguien me enseña un artículo que diga algo con respecto a la reelección.

Este artículo, esta ley no toca la prohibición expresa a reelegirse y sí hace algo bien importante: Prohíbe, expresamente prohíbe que se puedan hacer consultas públicas para prolongar el tiempo de mandato.

Yo no soy ningún ingenuo, al contrario, bastante pragmático, esta es la Constitución de Baja California y dice hoy su artículo 5: “No podrán ser objeto de consulta popular la materia electoral”.

¿Pero qué dijo el Tribunal Electoral? Esto, dijo, que declina calificar la legalidad de la consulta porque no era materia electoral, eso alegó y, dijo que la consulta ciudadana no es de naturaleza electoral. Yo no quiero que pase eso a nivel nacional, no quiero que con una argucia encuentren la manera de hacer una consulta, entonces sí para prolongar el mandato.

Este dictamen cierra esa puerta, porque pone una prohibición expresa y, dice: No puedes consultar sobre la prolongación de mandato. Si hubiera estado vigente esta ley no hubiera existido la atrocidad de Baja California, esa es mi convicción, eso es lo que yo leo cuando leo este ejemplo.

O no hubiera existido la atrocidad de la consulta en Durango, en donde a mil personas les preguntaron y cancelaron el Metrobús.

O no existiera la consulta, en todo caso, del aeropuerto.

Yo no tengo duda que aún con todos estos candados seguramente la van a querer manipular, ¿pero saben qué? No van a poder, si lo hace de todas maneras el Presidente, mal por él, por el ejemplo que está poniendo porque esta herramienta es para revocar el mandato, pero si lo hace va a hacer el ridículo que hizo Bonilla en Baja California con el 1 % de la población, que yo no veo que salga el 40 % de la población a votar si no hay verdaderamente un movimiento de revocación de mandato.

Y si sale el 40 % a votar, pues ¿saben qué? Deberíamos de escuchar al 40 % de la gente que dice si quiere que se vaya o que se quede alguna persona.

Yo por eso voté a favor, y lo digo difícil, respetando profundamente, coincidiendo en las preocupaciones que ha puesto aquí, tienen razón no ha cumplido la palabra, no han hecho un buen trabajo. Yo todo eso lo comparto, pero no creo que a quien deba yo castigar por ello es al ciudadano, me parece que esta herramienta fortalece al ciudadano no al gobernante y por eso creo que la debemos de aprobar como una herramienta de empoderamiento.

Se han dado muchos debates sobre los sistemas, yo simplemente compartir aquí que esta herramienta existe en muchos lados del mundo, en Estados Unidos existe para gobernadores, en California quitaron al gobernador hace apenas unos años.

Y no existe a nivel presidencial en muchos lugares porque existe reelección, esa es la respuesta. El ejemplo es Estados Unidos, tiene gobiernos de cuatro años con un período de reelección, ese es el esquema de rendición de cuentas.

Hoy aquí no hay reelección, qué bueno que no haya reelección a nivel presidencial, lo que sí puede haber es revocación de mandato. Entonces a mí, en lo personal, me parece que sería positivo.

Concluyo diciéndoles nada más a quienes me están escuchando, a los ciudadanos y a la militancia de mi partido, yo soy una persona de convicciones, creo que las ideas hay que defenderlas, respeto a quien piensa distinto, pero hago mi mejor esfuerzo siempre por hacer simple y sencillamente lo correcto, lo que creo que es correcto; respeto si alguien cree que lo correcto es algo distinto, pero creo que se debe respetar a quien cree que esta herramienta es positiva.

Yo tengo meses diciendo abiertamente que estoy a favor de la figura y buscando cómo sí, y creo que hoy se dio una coyuntura que no se va a volver a repetir y por eso voté a favor.

No se hizo en el pasado y difícilmente se haría en el futuro porque es muy difícil que la clase política apruebe estas reformas que le quitan poder al gobernante, esa es la verdad.

Hoy se dio una coyuntura que partió de una mala intención del Presidente, creo yo, esa es mi verdadera y genuina opinión, pero que luego en el Senado encontró un caldo de cultivo y que aquí la convertimos en algo positivo.

Y hoy el resultado es un producto que es revocación de mandato, derecho ciudadano, a quitar a un mal gobernante, y eso, yo se los digo, a mí, a mi juicio es algo positivo, por eso yo, mi mensaje es, respeto profundamente a quien piensa distinto, pero hoy yo creo estar siendo congruente con lo que en lo persona he impulsado por años, y lo que en el tiempo que estuvimos en la dirigencia impulsamos a la plataforma del partido y salimos a defender de cara al ciudadano.

Dicho eso les propongo estas modificaciones:

La primera. Creo que el mecanismo que se está utilizando para poner al Presidente, después de haber quitado al Presidente vía revocación, es incorrecto, y se los digo, ¿por qué?

Yo coincido con la idea original del dictamen. Si la ciudadanía pone a un gobernante y la ciudadanía quita a un gobernante, la ciudadanía debería elegir al próximo Presidente.

Entonces mi primera propuesta es que sea elección, después de que haya sido quitado el Presidente revocado.

Si no prospera ésta les tengo una segunda propuesta, que es que sea votado por las dos terceras partes del Congreso de la Unión.

Hoy lo que se hace, y entiendo es, se remite a la regla actual, la regla actual dice: “si falta un Presidente mayoría simple”.

A mí me parece irresponsable que por mayoría simple se vaya a poner a un Presidente de la República, no creo que sea correcto.

Entonces creo que si para un Ministros de la Corte, uno de once, la lógica es que se requiere mayoría calificada, mucho más para el Presidente de la República, debería también de ser mayoría calificada.

Entonces si me parece delicado que por mayoría simple vaya a quedar ese esquema.

Entonces son dos propuestas:

La primera es elección, que creo que es lo que sería correcto.

La segunda es, si no jala lo de la elección, entonces mayoría calificada.

Tres, en el artículo que habla sobre cuando empiezan a colectarse las firmas hay un tema que puede generar confusión.

Dice el artículo 35, en su numeral 2: “que se puede pedir en una sola ocasión, habiendo pasado los tres años, tres meses”, o sea, esta herramienta no se puede usar después, sólo tres meses después, eso hay que tenerlo claro para que luego no se genere una expectativa equivocada, y lo que se dio fue un permiso especial para recolectar firmas un mes antes.

Nada más que la redacción dice, es confusa, dice: “que se podrá solicitar una sola ocasión durante los tres meses” y luego dice “que podrán recabar firmas durante el mes previo”, es decir, parecería que sólo durante ese mes se pueden juntar firmas y es absurdo, de hecho, es tan absurdo que la propia exposición de motivos dice que son cuatro meses, ese mes más los tres meses que dura la solicitud.

Creo que debería de poderse aclarar, y lo que les propongo es que no diga, en lugar de que diga “durante”, que diga “a partir de”, y así no hay ninguna duda, se puede juntar firmas desde el mes anterior y hasta los tres últimos meses y queda muy claro, para qué nos metemos en un problema de interpretación después, que sí entiendo que está claro en la exposición de motivos.

Y, por último, Presidenta, eran dos, pero ya se solucionaron. Yo proponía, venía sin tiempo específico las reformas que tenían que hacer en los estados, y hoy ya gracias al acuerdo de todos se incluyó que sea en un año y medio.

Qué bueno porque generaba incertidumbre para dos lados: primero, podría interpretar a alguien, que a partir de que se publique ya era exigible, y no, tiene que reformarla los estados, para eso se tiene que dar un plazo fijo.

Pero, segundo, pues se podía dar también la situación de que patearan el bote y nunca lo hicieran en los estados, cosa que no queremos, ¿verdad? Entonces, pues qué bueno que ya se puso.

Entonces retiro esas dos, Presidenta, y dejo sólo las primeras tres.

Sexto y séptimo las retiro y dejo dos propuestas que tienen que ver con el método de nombramiento del Presidente, que si quiere esa las votamos en conjunto porque es el mismo tema, que sea elección o que sea por mayoría calificada, es correcto.

Y la del 35 yo les pediría que la votáramos, digamos, separada para ver si en esa se genera consenso.

Muchas gracias.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *