Propone senador García Cabeza de Vaca bajar IVA en la frontera a 8 por ciento

Por la pérdida de competitividad y la falta de beneficios para las empresas y la población en general, Ismael García Cabeza de Vaca, senador del PAN por Tamaulipas, presentó una iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 2 de la Ley de Impuesto al Valor Agregado (IVA), con el objetivo de establecer la tasa de 8 por ciento de IVA en la frontera norte.

De aprobarse esta propuesta, señaló, el impuesto pasaría de 16 a 8 por ciento de manera directa, y eliminaría las limitaciones del Decreto de Estímulos Fiscales para la Región Fronteriza Norte que, si bien bajó el IVA a 8 por ciento y el ISR a 20, tiene una temporalidad de dos años, y no previó que los insumos se adquieren a una tasa de 16 por ciento o en el exterior.

Durante su intervención en tribuna, el senador por Tamaulipas dijo que el resultado de los estímulos fiscales han sido un fracaso frente a las expectativas que generó, debido a la complejidad, incertidumbre y discriminación de su naturaleza.

El crecimiento económico es el resultado de reglas claras para invertir, de ahí que promueva esta iniciativa de nueva cuenta, a fin de revertir el incremento en el IVA en la frontera para quedar en un 8 por ciento y, sobre todo, plasmado en la ley, expuso García Cabeza de Vaca.

“A la fecha, el decreto propuesto por el Ejecutivo federal en ningún sentido ha hecho la devolución oportuna del impuesto, la incorporación certera de las empresas, o ha mostrado resultados sustantivos que impulsen el crecimiento económico de la región fronteriza norte”, agregó.

También la miscelánea fiscal de 2019, explicó, vino a diezmar el Decreto de Estímulos Fiscales para la Región Fronteriza Norte, pues eliminó la compensación universal a los contribuyentes, y sólo dejó libre la solicitud de devolución de IVA para tener un saldo a favor, trámite que demora hasta 10 meses.

Igualmente, explicó, los estímulos actuales han dejado fuera a las empresas con buenas prácticas que obtienen otros beneficios mediante la contratación de personas con alguna discapacidad o a adultos mayores.

Tampoco se hicieron merecedoras del IVA al 8 por ciento las actividades agrícolas y ganaderas, lo mismo que la industria maquiladora, preponderantes en Tamaulipas, lamentó.

“A más de cinco años del incremento del 11 al 16 por ciento en la tasa del IVA en la región fronteriza, la falta de voluntad política no ha permitido revertir esta medida que mantiene a la población de la frontera en una seria desventaja”, aseguró el legislador por Tamaulipas.

Ciudad de México, 29 de octubre de 2019

Comunicado de la oficina del senador Ismael García Cabeza de Vaca

ooOoo

Intervención en tribuna del senador Ismael García Cabeza de Vaca, al presentar iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 2 de la Ley de Impuesto al Valor Agregado.

 

 

 

 

29 de octubre de 2019

Versión de la intervención en tribuna del senador Ismael García Cabeza de Vaca, al presentar iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 2 de la Ley de Impuesto al Valor Agregado

Con tu permiso, Presidenta.

El día de hoy vengo a tribuna para insistir y presentar de nuevo esta iniciativa que propone revertir el incremento del IVA en la frontera, a más de 5 años del incremento del 11 al 16 % en la tasa del IVA en la región fronteriza.

La falta de voluntad política no ha permitido revertir esta medida que mantiene a la población de la frontera en una severa desventaja, aunado a lo anterior, el pasado 31 de diciembre del 2018, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto de estímulos fiscales para la región fronteriza del norte, con una validez, única y exclusivamente de dos años y, sobre todo, dirigido a un sector de la población y no a toda la gente.

Este decreto opcional propuso la reducción del IVA del 16 al 18 % y del ISR del 30 al 20 %.

Sin embargo, este decreto de estímulos no contempló que los insumos que se consumen en la región fronteriza no se producen en la misma región, es decir,  se adquieren en el país vecino o al interior de nuestro país, en donde están tasados en un 16 %, entonces una vez que la empresa enajena su producto, si se apega a este decreto, aplicaría la tase del 8 % y los productos que se compran con una tasa del IVA del 16 %, éstos se venderían en un 8 %.

En todos los casos, las empresas generan saldos favor de IVA, que hasta el ejercicio del 2018 tenían la oportunidad de compensar con otros impuestos a cargo vía compensación universal, pero lamentablemente para sorpresa de los contribuyentes en el ejercicio fiscal del 2019 se eliminó la compensación universal, así que la única opción que las empresas de la frontera tienen de recuperar su IVA a favor es solicitarlo directamente al SAT.

El problema es que actualmente esta medida se tarda, cuando menos 10 meses en esta devolución, si bien les va a los contribuyentes, lo que se traduce en un grave impacto al capital de trabajo de los empresarios y, por ende, en un daño irreparable por la falta de flujo de capital que los orilla a solicitar un préstamo bancario o hacer aportaciones adicionales para poder seguir operando.

El tan anunciado decreto de estímulos de la frontera norte generó altas expectativas que sí, efectivamente, desaparecieron muy rápida, pero la complejidad, incertidumbre y discriminación de su naturaleza que sólo ha tenido como resultado inconformidad y un rotundo fracaso.

Los estímulos fiscales para la frontera norte ni siquiera han sido un beneficio generalizado para todas las empresas, basta recordar que se señaló que sólo podrían hacerse acreedores a estos estímulos si no se gozaba de otro estímulo, es decir, que resulta también sumamente discriminatorio al quedar descartadas aquellas empresas que habían tenido buenas prácticas, como ser contratantes de personas con discapacidad o adultos mayores.

También se dejó fuera a la actividad económica agrícola y ganadera, que, en algunos estados, como Tamaulipas son el motor de desarrollo de nuestro estado, la industria maquiladora también se dejó fuera, a lo que se le exigió duplicar el salario mínimo, lo cual aplaudo, pero se le negó la posibilidad de beneficiarse con un menor IVA y un menor ISR.

El crecimiento económico es el resultado claro de reglas para invertir, de ahí que promuevo esta iniciativa de nueva cuenta, a fin de revertir el incremento del IVA en la frontera para quedar en un 8 % y,  sobre  todo, que quede plasmado en Ley,  ya que a la fecha este famoso decreto propuesto por el Ejecutivo Federal, en  ningún sentido ha hecho que la devolución sea oportuna para sus contribuyentes,  la incorporación de las empresas a esta actividad ha sido ineficiente y, sobre todo, ha mostrado resultados sustantivos que impulsan el crecimiento económico de la región fronteriza de manera negativa.

Tampoco existe información, ni datos sobre el impacto que ha tenido esta medida y mucho menos se refleja en los bolsillos de la población.

Aquí definitivamente al Ejecutivo se le olvida que este trato diferenciado en la frontera no es un tema de privilegios, es un tema de competitividad, ya que los estados fronterizos compiten no sólo con el país, sino con el país más poderoso del mundo, que es Estados Unidos.

Es cuanto, Presidente.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *