México necesita del gobierno política económica, no política fiscal”: Minerva Hernández

México requiere de una política económica y no de una política fiscal, como lo planteó el Gobierno federal en la propuesta de reforma fiscal para el ejercicio 2020, manifestó la senadora panista Minerva Hernández Ramos.

Durante la inauguración del foro “Reformas Fiscales 2020”, organizado en el Senado de la República por Hernández Ramos en coordinación con la Academia Mexicana de Derecho Fiscal y el Colegio de Abogados de México, la legisladora federal expuso su preocupación ante los ingresos del ISR que muestran un punto de inflexión, de un crecimiento del cero por ciento en julio, registrando una caída de menos 0.4 por ciento; mientras que los del IVA confirman esa caída constante y sostenida a lo largo del año, con casi 3 por ciento.

En este sentido, dijo que de los 53 millones de los ciudadanos mexicanos ocupados, menos de la mitad trabaja en el sector formal, lo que representa solamente un 18 por ciento de los ciudadanos que contribuyen con el gasto público para beneficiar a un total de 125 millones de personas.

Asimismo refirió que las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes) generan el 72 por ciento de los empleos formales en el país, y más de la mitad del Producto Interno Bruto (PIB) de las cuales el gobierno mexicano obtiene casi el 60 por ciento del total de los ingresos públicos.

De ahí la preocupación de las reformas que serán aprobadas, mismas que establecen un régimen de excepción para la persecución de los delitos fiscales, al considerarlos delitos de prisión preventiva oficiosa, advirtió la senadora tlaxcalteca.

En el mismo sentido Minerva Hernández calificó a las reformas fiscales como un pretexto del gobierno de México para endurecer el régimen de cautividad en el que muchos contribuyentes se encuentran, con lo cual, afirmó: “no se podrá revertir la dura caída que al mes de agosto registran los ingresos públicos, de un menos 2 por ciento”,  de ahí que advirtiera el riesgo latente de una recesión económica.

“Necesitamos una política económica que proporcione estabilidad y crecimiento económico, sin estar sometidos a cumplir con las exigencias migratorias de Trump, para la aprobación del T-MEC, que tampoco resolverá los problemas estructurales que debieron ser abordados de manera integral, a través de un Plan Nacional de Desarrollo, que sí hubiera previsto objetivos, metas, estrategias y prioridades, a partir del establecimiento de acciones para fomentar el crecimiento económico sostenido y sustentable”, explicó.

Por último, la senadora de la República pidió al Congreso de la Unión analizar a profundidad las reformas fiscales que se están planteando, para hacer las correcciones necesarias para garantizar un respeto irrestricto de los derechos de los contribuyentes.

ooOoo

Comunicado de la oficina de la senadora Minerva Hernández Ramos

 

 

Palabras de la senadora Minerva Hernández Ramos al inaugurar los trabajos del Foro “Reformas Fiscales 2020”.

9 de octubre de 2019

Versión de las palabras de la senadora Minerva Hernández Ramos al inaugurar los trabajos del Foro “Reformas Fiscales 2020”

Muy buenos días. A nombre de la vicecoordinación económica del Grupo Parlamentario de Acción Nacional les doy la más cordial bienvenida a este Senado de la República.

Quiero agradecer a la Academia Mexicana de Derecho Fiscal, por conducto de su presidente, mi gran amigo, Arturo Pueblita, y al ilustre y Nacional Colegio de Abogados también, por conducto de la coordinadora de la Comisión de Derecho Tributario, la Doctora Yubani Ramírez, muchas gracias por su invaluable apoyo para llevar a cabo este importante foro.

Agradezco la presencia de compañeras y compañeros senadores, así como de los legisladores que no pudieron estar aquí, pero que por compromisos de agenda previos, pero en su representación acuden asesores y secretarios de sus equipos técnicos. Asimismo, a los jóvenes y maestros de diversas universidades de Tlaxcala, la Autónoma de Tlaxcala, la Universidad del Valle de Tlaxcala y también la Universidad del Altiplano; a todo el público que hoy nos acompaña, agradezco su participación.

El sistema fiscal es un ciclo que comienza y termina con el ciudadano. Primero, los recursos económicos son recaudados a través de un esquema de impuestos, derechos, cuotas, etcétera, un esquema por cierto sumamente complejo y que en muchos casos requiere que nos asesoremos de expertos fiscales, como quienes son y serán ponentes en este foro.

En un segundo momento de ese ciclo, el ciudadano tendría que ser beneficiado, o al menos en teoría, de esos recursos recaudados a través del ejercicio del gasto público, de la ejecución del Presupuesto de Egresos.

Aunque al ponerlo en perspectiva, este ciclo comienza a mostrar sus fallas. Por ejemplo, la población mexicana que es de casi 125 millones de personas de las cuales solamente 53 millones están ocupadas y de esos 53 millones menos de la mitad trabaja en el sector formal, es decir, sólo el 18 por ciento de los mexicanos contribuye al gasto público para el beneficio de todos los 125 millones que somos.

De ahí la importancia a nivel macroeconómico que tiene el contribuyente. Hablamos de personas físicas o jurídicas que están dentro de la economía formal, que se preocupan por pagar contribuciones y que, en el caso de las medianas y pequeñas empresas, generan el 72 por ciento del empleo, del empleo formal y más de la mitad del Producto Interno Bruto de este país, y de las cuales el Estado mexicano tiene casi el 60 por ciento del total de sus ingresos públicos.

Bajo el pretexto de que dentro de estos contribuyentes hay quienes hacen de la evasión fiscal un deporte nacional, van a ser aprobadas las reformas que establecen un régimen de excepción para la persecución de los delitos fiscales al considerar los delitos de prision preventiva oficiosa amenazas a la seguridad nacional y cuya comisión debe considerarse como de delincuencia organizada.

Y nuevamente, en las propuestas de reformas fiscales para el ejercicio 2020, nos encontramos con más pretextos que solamente buscan endurecer el régimen de cautividad en el que muchos contribuyentes se encuentran.

Vuelvo a un ejemplo, bajo el pretexto de combatir la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios, el gobierno quiere ampliar y fortalecer su control sobre los contribuyentes.

Bajo el pretexto de actualizar las leyes fiscales para adaptarlas a la actualidad, se están ampliando los supuestos de causación.

Bajo el pretexto de ajustar las cuotas a la inflación, se está incrementando la carga tributaria para los ahorradores y los consumidores en general.

Pero así como de la noche en la mañana no se puede quitar un cerro para que aterricen los aviones, ni el recrudecimiento en la persecución penal de los delitos fiscales, ni las reformas a la miscelánea que se están planteando en este paquete económico podrán revertir la dura caída que ya al mes de agosto registran los ingresos públicos de un -2 por ciento real.

Los ingresos por impuestos sobre la renta muestran un punto de inflexión, de un crecimiento anual de 0 por ciento en julio, registran en agosto una caída de -.4 por ciento, mientras que los del IVA confirman esa caída constante y sostenida a lo largo del año con casi -3 por ciento.

Lo que estos datos duros y el análisis macro de las finanzas públicas demuestran es que México no necesita medidas de política fiscal restrictiva que presumen de una supuesta austeridad por el lado del gasto público y que al amparo de tecnicismos incrementan las cargas tributarias materiales y también formales.

Hoy más que nunca, ante un riesgo latente de recesión económica, ya reconocido por el propio gobierno de la República, México necesita del gobierno una política económica más que una política fiscal, una política económica que proporcione estabilidad y crecimiento económicos sin estar sometida a cumplir con las exigencias migratorias de Trump para la aprobación del T-MEC.

Por cierto, de ninguna manera el T-MEC será la varita mágica que resuelva los problemas estructurales que debieron ser abordados de manera integral a través de un Plan Nacional de Desarrollo que sí hubiera previsto objetivos, metas, estrategias y prioridades y que sí hubiera establecido acciones para un crecimiento económico sostenido y sustentable.

Como país estamos viviendo una etapa en que la reiterada negación matutina de la realidad quiere presentarnos un panorama feliz, feliz, feliz.

Ante ello, debemos insistir en corregir el rumbo, en señalar los yerros, proponer soluciones y contribuir a mejorar las propuestas.

En este foro quiero hacer un llamado al Senado de la República para que, como integrante del Congreso de la Unión y por tanto dentro de la función constitucional de control y contrapeso de los otros poderes, pues hagamos un análisis profundo de las reformas Fiscales que se están planteando por parte del Ejecutivo y hagamos las correcciones necesarias para garantizar un respeto irrestricto de los derechos de todos los contribuyentes.

Al igual que muchos de ustedes estoy interesada en conocer la opinión de los expertos respecto a los cambios fiscales que se están proponiendo desde el Ejecutivo federal.

Así que agradezco mucho el interés de todos, quienes hoy nos acompañan en este foro y pues vamos a dar comienzo a este foro.

Cedo la palabra a la Doctora Yubani y enseguida al Doctor Arturo Pueblita.

Muchísimas gracias por estar aquí.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *