Intervención de la senadora Martha Cecilia Márquez Alvarado, al referirse a la renuncia de Eduardo Tomás Medina Mora Icaza al cargo de Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Intervención de la senadora Martha Cecilia Márquez Alvarado, al referirse a la renuncia de Eduardo Tomás Medina Mora Icaza al cargo de Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

 

8 de octubre de 2019

Versión de la intervención de la senadora Martha Cecilia Márquez Alvarado, al referirse a la renuncia de Eduardo Tomás Medina Mora Icaza al cargo de Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación

Muchas gracias, presidenta.

Bueno, pues el fondo de esta renuncia y lo que le compete al Senado es cuidar la independencia en el Poder Judicial y cuidar la autonomía, y es lo que hoy a mí me preocupa.

Y yo, bueno, leo una nota, la magistrada Yasmín Esquivel Mossa, cuestionada por ser la esposa de uno de los contratistas más cercanos al jefe del Ejecutivo, arrastra acusaciones de administrar y aplicar justicia administrativa por favores políticos a quien han impulsado su carrera, desde la última regencia del PRI hasta los dos últimos gobiernos de la Ciudad de México, uno de ellos el del actual titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

De acuerdo con integrantes del Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México, sus retribuciones han alcanzado también a quienes, en la desaparecida Asamblea local del Distrito Federal, han respaldado su carrera como magistrada y que la llevaron a la presidencia del Tribunal, desde hace siete años controla el Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México, gracias a una reelección en la presidencia para un segundo periodo de 4 años, que termina a finales de 2019, si no es que…, en ese entonces…, la nota dice se convertiría en magistrada de la Suprema Corte.

La designación de sus colaboradores y de magistrados, así como algunas de sus resoluciones la perfilan como una jueza atrapada en intereses políticos y económicos, el más conocido el de su esposo, José María Riobóo Martín, presidente de Grupo Riobóo, un conglomerado de empresas de ingeniería y construcción que ahora participa en la construcción del Aeropuerto Internacional Santa Lucía, en el Estado de México, luego de que López Obrador cancelara el aeropuerto de Texcoco.

Grupo Riobóo participó en la elaboración del proyecto de ingeniería de un tramo de la Supervía Poniente, impulsada por el entonces jefe de gobierno Marcelo Ebrard; la vía se construyó entre 2012 y 2013, cuando la magistrada consolidó su poder en el Tribunal.

La magistrada niega categóricamente que su esposo haya tenido alguna participación, la construcción de la obra estuvo a cargo de la empresa Controladora Vía Rápida Poetas, creada en noviembre de 2009, con el objetivo expreso de hacerse de la concesión de la Supervía, de acuerdo con actas del Consejo de Administración de la empresa del 22 de abril y 28 de junio.

Durante el sexenio pasado, OHL fue centro de escándalo por el favoritismo del entonces presidente Enrique Peña Nieto, desde que fue gobernador del Estado de México, de 2005 a 2011, en el escándalo de Oteyza, ex titular de la desaparecida Secretaría de Patrimonio y Fomento Industrial, quedó al descubierto como el “broker” de la empresa española en México mediante sobornos a funcionarios de las administraciones estatal y federal de Peña Nieto.

En diversas declaraciones públicas, la candidata a ministra negó en aquel entonces que tuviera un conflicto de intereses, bajo el argumento de que su esposo no participaba en la designación de integrantes de la Suprema Corte de Justicia, los que participamos fuimos los senadores.

La obra fue impugnada, esta obra de la que hablo, fue impugnada por Greenpeace y vecinos afectados, también después la resolución fue impugnada en enero por la Secretaría de Medio Ambiente y la controladora; la titular de la Secretaría era Martha Delgado Peralta, ahora subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Entonces, bueno, lo que yo les quiero decir, senadores, es que pues aquí en marzo de 2019 nombramos, nombraron, porque yo no la nombré, yo voté en contra de su nombramiento, nombraron a una ministra a modo, nombraron a una ministra con conflicto de intereses, nombraron a una ministra cercana al presidente, entonces, pues, nada más aclarar esto, que no es cierto que con esto se está acabando la impunidad, ojalá venga otra renuncia pronto en congruencia y si es que quieren luchar y acabar con la corrupción y con la impunidad ojalá tengamos pronto aquí una renuncia más de una ministra que tiene conflicto de intereses.

Gracias.

Es cuanto.

–ooOoo–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *