Senadora Minerva Hernández Ramos, interviene durante la reunión de la Comisión de Estudios Legislativos Primera

Senadora Minerva Hernández Ramos, interviene durante la reunión de la Comisión de Estudios Legislativos Primera.

4 de septiembre de 2019

Versión de la intervención de la senadora Minerva Hernández Ramos, durante la reunión de la Comisión de Estudios Legislativos Primera

 

Muchas gracias.

Agradezco mucho la oportunidad. Pues hoy yo quería destacar que las ocho columnas de dos periódicos de esta mañana son una prueba fehaciente de la insensibilidad del gobierno, y lo digo porque la discusión parlamentaria que hagamos en este Senado parece como de (inaudible), ya aquí está dicho lo que debe ocurrir.

Tal parece que para los funcionarios de este gobierno son completamente irrelevantes las inquietudes o las contrapropuestas que queramos plantear como legisladores. El Presidente lo dijo en su Informe, es un hecho que la defraudación fiscal será considerada delincuencia organizada. Es decir, independientemente de lo que aquí resuelva esta Comisión, para el gobierno y para el grupo parlamentario de mayoría este tema ya quedó zanjado.

Muy seguramente van a querer que sea en Pleno donde se planteen todas las reservas que tengamos, a pesar de que hicimos un esfuerzo por una mesa técnica de trabajo para procesar algunos temas, y entonces lo que motiva estas reformas es la voracidad recaudatoria y lo que les urge es allegarse de recursos públicos ante el reporte de que, en julio, hubo una franca caída del ingreso nacional de más del 19 por ciento de los ingresos presupuestarios; de más del 10 por ciento en el ISR; y del 8 por ciento en IVA, respecto a los del año pasado.

En el afán de perseguir esa cifra mítica de los 500 mil millones de pesos de la corrupción, con el argumento de que México no está recaudando 354 mil millones por causa de la evasión fiscal, de las factureras y de las outsorceras, se está proponiendo reformas que son inconstitucionales y que, como muchas otras decisiones de este gobierno, finalmente serán revertidas a través del amparo. Porque al vapor y sobre las rodillas ni se puede hacer política pública ni tampoco podemos legislar.

Estamos asumiendo, está asumiendo el gobierno que todos los contribuyentes son delincuentes organizados, que la evasión fiscal es el deporte nacional, y lo que va a suceder es que con estas medidas van a poner a contribuyentes responsables, serios, cumplidos entre la espada y la pared.

Ah, pero eso sí, cuando se les plantea la necesidad de reducir tasas, de ampliar deducciones, de permitir la depreciación de inversiones o de incentivar fiscalmente la economía, nos encontramos con oídos sordos y brazos cruzados. No se quiere retomar la compensación universal, ni quieren reducir los plazos para devolver los saldos a favor los contribuyentes. Todo en favor del Estado y nada en favor de los gobernados.

Lo que necesita este Senado son datos duros, cifras reales que nos den un panorama claro sobre qué es lo que ha pasado con el combate a la evasión fiscal en el país, y precisamente por eso, a raíz de que la Comisión Permanente aprobó el 21 de agosto un punto de acuerdo de su servidora para exhortar al SAT, a la Procuraduría Fiscal, a la FGR y al Consejo de la Judicatura a que nos informen sobre los casos, los expedientes y las sentencias dictadas en materia de evasión fiscal, me parece que antes de aprobar estas reformas deberíamos esperar a tener esa información con datos duros para saber si lo que se está proponiendo verdaderamente ayudará a resolver este problema.

Por supuesto que queremos atacar frontalmente la defraudación fiscal y por supuesto que queremos que México deje de ser el paraíso de los factureros, pero no podemos hacerlo en franca violación a la Constitución y a los derechos fundamentales de los contribuyentes.

Yo quisiera mostrar, por último, una ficha técnica sobre la información que estamos solicitando a todas estas instancias, y les quiero decir que además lo suscribió conmigo el presidente de la Comisión de Presupuesto, Alfonso Ramírez Cuellar, pero que también en la aprobación, participaron con un voto a favor el diputado Raúl Eduardo Bonifaz, de Morena; la senadora Imelda Castro, de Morena; la senadora Rosy Abreu, de Morena; la diputada Dolores Padierna, de Morena y la diputada Anita Sánchez Castro, de Morena.

Entonces, yo quisiera que esto se tome con seriedad, que no sea sólo un trámite, porque se requiere información.

Es cuanto, presidente, gracias.

 

ooOoo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *