Senadora Indira Rosales San Román, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Educación y de Estudios Legislativos Segunda

Intervención de la senadora Indira Rosales San Román, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Educación y de Estudios Legislativos Segunda, por el que se expide la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros.

 

Versión de la intervención de la senadora Indira Rosales San Román, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Educación y de Estudios Legislativos Segunda, por el que se expide la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros

Con el permiso de la Presidencia.

Gracias, Presidenta.

Nunca pensé decirlo, pero estoy parcialmente de acuerdo con el Senador Félix Salgado, dijo textualmente: “esta es la mejor reforma educativa entregada a los maestros”.

Solamente voy a corregir ligeramente, entregada a cierto grupo de maestros.

Y sí, únicamente se piensa en los maestros, pero no se piensa en los padres de familia, no se piensa en las niñas, en los niños, en los jóvenes, que el día de hoy asisten a una escuela pública, en ellos no pensaron.

¿Por qué? Porque únicamente están pensando en cumplir sus compromisos de campaña, eso es todo. Y de eso se trata esta continuación de lo que ya hablamos en el período anterior de su Reforma Educativa diagonal Reforma Laboral, porque eso es y eso es lo que se está esperando.

En verdad sí lástima que nunca hablen ustedes de las niñas, de los niños, de los jóvenes, de qué va a pasar con la criatura que tiene cinco años, que estudia en una escuela primaria en la sierra, que en su escuela el profesor no va a tener ningún tipo de certificado de calidad ni evaluación; o sea, cómo dicen que Morena cumple con excelencia educativa si hay menos recursos, si no va a haber exámenes de calidad y si no va a haber evaluaciones, porque ustedes lo dicen, claro, no va a haber corrupción, sí, tienen absoluta razón, claro, claro.

La Presidenta Senadora Mónica Fernández Balboa: Senadora, la interrumpo, si me permite un segundo.

Sonido, por favor al escaño del Senador Ricardo Moreno, ¿con qué objeto, Senador?

El senador Ricardo Moreno Bastida: (Desde su escaño) Gracias, Senadora Presidenta.

Con su venia y a través suyo preguntar si me acepta una pregunta la oradora.

La senadora Indira Rosales San Román: Con mucho gusto al final.

El día de hoy estoy aquí para referirme a un dictamen que lamentablemente sí representa un peligro para el progreso y para la educación de nuestro país, pero aún más de nuestras niñas, niños y jóvenes, la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, como ya se los dije es un mensaje de campaña, es el discurso con el que se firma el pagaré del compromiso  obtenido en campaña por su partido para poder llegar a gobernar para dejar la educación mexicana en manos de unos cuantos, porque vale muchísimo la pena decir que hay  miles de maestros que son realmente maestros por vocación, que todos los días ven cómo, pero hacen que tengan todos sus alumnos los libros,  que ven cómo le hacen, pero tienen aulas dignas, y ahí están pidiendo,  viniendo a vernos al Senado, que ahí están visitando a su Diputado, que ahí están en el Instituto de Espacios  Educativos, que ahí están buscando al alcalde, pensando en que les hace falta la pintura, el techo,  la impermeabilización, el domo, etcétera.

Esos maestros son a los que deberíamos estar escuchando y son los que deberían de estar siendo incluidos aquí.

Es en verdad lamentable leer en esta propuesta que únicamente hay un compromiso con un sector del magisterio, repito, no con todos.

También es lamentable que dejemos la evaluación docente, lamentable y preocupante a la vez, ya que abandonar los esfuerzos por garantizar la mejora continua de la enseñanza es el primer paso para el progreso de este país.

Cómo se atreven a decir que va a haber mejor calidad de educación si no hay una evaluación.

¡Caray! Esto es absurdo, es ridículo, pues dejemos de hacer exámenes en las escuelas y que todos los niños pasen de forma directa y que todos pasen la universidad y que todos recibamos un doctorado, nada más por estar aquí, digo, finalmente es lo mismo.

Lo que tendríamos que estar realmente aquí discutiendo es cómo podremos asegurar que los millones de niños en escuelas públicas tengan una mejor educación y un mejor futuro, ese sí debería ser nuestro único objetivo y sí sabemos que hay muchísimo por hacer en temas de infraestructura, programas de estudio, pero en medio de esta discusión, cómo nos vamos a acercar a ellos, porque saben qué, yo no he leído ni he escuchado en todas las intervenciones que llevan en el día realmente qué van a hacer para mejora la evaluación. De qué forma esta reforma va a mejorar la educación, lo único que está haciendo es quitar controles de calidad, es quitar presupuesto, es quitar la forma en la que se mejore la educación, pero fuera de ello yo no he escuchado ninguna brillante idea de sus bocas y se los  digo con muchísimo respeto porque yo sé que muchos de ustedes son personas muy inteligentes y es lamentable que se presten a este circo, se los digo en serio.

Pero bueno, el día de hoy creo que estamos centrando un precedente muy lamentable en nuero país, en el que ustedes están participando.

Yo la verdad me siento tranquila, me siento congruente de lo que estoy diciendo y cómo estoy votando,  porque yo sí pienso, yo sí pienso en los millones de veracruzanos que van a la escuela todos los días y  que sus maestros hacen máximo esfuerzo para que reciban la mayor educación y porque no todos los padres de familia pueden pagar una escuela privada, ese es un lujo que se da un sector muy, muy pequeño, dejen de hablar de ello como si fuera una generalidad, como si todos los papás pudieran pagar una escuela privada, claro que no, eso es absurdo, sí o sí están obligados muchísimos padres de familia a asistir a esas escuelas con maestros que son el compadre del líder sindical, el cuate, la esposa, el novio, lo mismo, lo mismo de siempre.

¡Bienvenidos al siglo pasado!

Es cuanto.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *