Senadora Gloria Núñez Sánchez durante el análisis del Primer Informe de Gobierno, en materia de política social

Intervención en tribuna de la senadora Gloria Núñez Sánchez durante el análisis del Primer Informe de Gobierno, en materia de política social.

25 de septiembre de 2019

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Gloria Núñez Sánchez durante el análisis del Primer Informe de Gobierno, en materia de política social

Con su venia, presidente. Compañeras, compañeros senadores.

La desigualdad en nuestro país es un gran reto y es lamentable que este gobierno, en lugar de recuperar las experiencias positivas en materia de política social, como por ejemplo el programa de las estancias infantiles o algunas acciones de Próspera, se han dedicado y han demostrado que con sus participaciones en esta forma de gobernar, para el tema de la desigualdad social, eliminar a todo lo que el pasado se refiere, instaurando otros programas sociales que están rodeados de opacidad.

En primer lugar, hay que decir que varios de estos nuevos programas prioritarios no están sujetos a reglas de operación; esto sobre las reglas de operación ha sido algo que reiteradamente, compañeros senadores, en esta tribuna lo ha mencionado lo que abre un camino de discrecionalidad y de los malos manejos.

En el caso de los programas Jóvenes Construyendo el Futuro, éste ha sido señalado por corrupción, al tener en su padrón a jóvenes y empresas fantasma, al tiempo de no cumplir con los objetivos para el cual fue diseñado.

Un estudio de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad indica que el programa presenta irregularidades, tanto en el padrón de beneficiarios registrados como en los centros de trabajo que los emplean; además, la información proporcionada por la Secretaría de Trabajo está incompleta, es improbable e inverificable.

Otra de las principales anomalías fueron la falta del pago, el despido de empleados por sustitución, ausentismo de los becarios, que los beneficiarios no realizaban las actividades señaladas en un inicio, y retenciones del pago, entre otros.

La beca universal para el estudiante de educación media superior, Benito Juárez, carece de reglas de operación y no es posible conocer el destino real del apoyo mensual a los jóvenes.

En el programa Sembrando Vida no se puede verificar las metas reportadas por el gobierno, nadie sabe en dónde están esas supuestas 500 mil hectáreas. Este programa no tiene reglas de operación claras, por lo que representa un atentado contra los sistemas agroforestales de las 19 entidades que se implementan.

Los incentivos de este programa están pesimamente planteados. Ante la posibilidad de recibir más de cinco mil pesos mensuales algunos campesinos han recurrido a deforestar ellos mismos sus parcelas y bosques cercanos, como fue el caso de Astacinga y el caso de Tezonapá, en Veracruz, donde limpiaron sus terrenos con fuego, pero sin las medidas necesarias; lo que sucedió fue que se generaron incendios que arrasaron con áreas boscosas, cerca de 400 hectáreas, que llevará años para poder recuperarlas.

Lo mismo ocurre en la zona de Puebla o de Quintana Roo, como en Bacalar, en donde decenas de hectáreas fueron deforestadas para integrarse y obtener un recurso de un programa federal.

No podemos dejar de señalar que el panorama para el 2020 no luce mejor la política social, puesto que cerca del 70 ciento de programas sociales no cuentan con reglas de operación.

En el paquete económico se observan recortes sustanciales que impactan en el desarrollo sustentable y el bienestar de las y los mexicanos.

El programa especial concurrente para el desarrollo rural sustentable plantea un recorte del 5.8 por ciento respecto del autorizado en el Presupuesto 2019.

Cabe señalar que este programa contribuye a garantizar el bienestar de las poblaciones campesinas y su participación e incorporación al desarrollo nacional, con especial énfasis en las zonas de alta y muy alta marginación.

En el ramo del medio ambiente y recursos naturales, se propone una reducción de 7.7 respecto al año pasado, lo que afectará las acciones en materia de protección del medio ambiente.

Quiero hacer énfasis en un tema que reiteradamente en mi estado y en esta tribuna lo he mencionado: en el ramo de desarrollo agrario, territorial y desarrollo urbano, tendrá un recorte del 43.7 respecto al presupuesto del 2019; lo preocupante en este caso es la reducción en el Programa Nacional de Reconstrucción que reducirá a la mitad y en el rubro de vivienda social faltando aún muchas acciones para desarrollar en vivienda en diversas entidades de nuestro país.

A pesar de la crisis por la que atraviesa el sector público de salud en nuestro país, en este paquete económico se resalta un menos .1 por ciento para el sector salud; estas son las pruebas de que una vez más existe la incongruencia y un nulo compromiso de la autoridad federal con las personas que menos tienen.

El paquete económico 2020 es una clara prioridad de este gobierno para poder fortalecer y conservar los programas clientelares, pero lo más preocupante, sin reglas de operación.

¿Cómo es posible que en esta glosa veamos que se ha dejado de lado temas tan importantes como las estancias infantiles y los refugios para las mujeres que viven en violencia?

Compañeras y compañeros, la política social del actual gobierno está generando angustia y decepción entre los mexicanos, porque los programas implementados no están contribuyendo a combatir de manera efectiva las carencias sociales de millones de personas.

Por eso, en Acción Nacional no podemos avalar un ejercicio público que privilegie la rentabilidad política por encima de la atención a las legítimas demandas de los más vulnerables en nuestro país.

Es cuanto, muchas gracias.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *