El Coordinador de las y los senadores del PAN, Mauricio Kuri González, durante el Encuentro: Legisladores y ex Legisladores federales del PAN

Intervención del coordinador de las y los senadores del PAN, Mauricio Kuri González, durante el Encuentro: Legisladores y ex Legisladores federales del PAN.

Ciudad de México, 4 de septiembre de 2019

Versión de la intervención del coordinador de las senadoras y los senadores del PAN, Mauricio Kuri González, durante el Encuentro: Legisladores y ex Legisladores federales del PAN.

Muchas gracias, muy buenos días. Y muchas gracias por ser el primero, me siento más nervioso que un perro en un columpio, pero les agradezco infinitamente.

Con el permiso de mis compañeros:

Celebramos el 80 aniversario del PAN. Esta fecha es a la vez un recordatorio y un mandato.

El recordatorio de nuestro origen de lucha, de nobleza, de convicción.

El mandato de actuar para favorecer. Nada como el llamado de Carlos Castillo Peraza: “No es tiempo de inventar futuros para salvar el presente, sino de preservar el futuro por la acción responsable en el presente”.

No nos confundamos. Llegó la hora de actuar. Ahora, aquí.

Lo que hagamos hoy por México será su futuro.

Amigas y amigos:

Hay momentos en la historia que determinan el futuro de las naciones, el porvenir de la sociedad.

México vive un momento así. Nos enfrentamos a una decisión toral:

Contemplar pasivamente la destrucción de lo mucho bueno que hemos construido para México en las últimas décadas. Esa una opción.

O levantar la voz, enfrentarnos como lo hicieron quienes nos antecedieron. Poner el cuerpo, dar la cara, defender con la democracia la propiedad privada, el imperio de la ley la libertad de las y los mexicanos.

Ese es el segundo camino y ese es el que nos corresponde.

Enfrentamos la embestida de un poder arrogante, un poder sordo, narcisista. Uno que no cree en los contrapesos, ni en el derecho, ni en la democracia.

Nacimos como una alternativa al poder autoritario y populista.

Fuimos los postulantes de la libertad, la ley y la democracia. Ese, ese es nuestro origen.

Y hoy, hoy levantamos nuevamente esas banderas.

Lo hacemos bajo la conducción firme, decidida y el liderazgo de nuestro presidente nacional, a quien refrendamos nuestra gratitud y respaldo, a Marko Cortes.

Hoy somos oposición, pero oposición constructiva, responsable. Nunca, nunca tendremos miedo a decir “no” a todo aquello que afecta a los mexicanos.

Pero también proponemos. Lo decimos claramente: México tiene que cambiar, pero no de esta manera.

Tenemos un compromiso claro: defender, fortalecer y ampliar la clase media mexicana que se gestó con mucha responsabilidad, trabajo y respaldo a lo largo de los últimos veinte años.

La nueva clase media mexicana es producto de los gobiernos del PAN. Y hoy, hoy está en riesgo, junto con más de 15 millones de mexicanas y mexicanos que estaban a punto de entrar en ella.

Al mismo tiempo, lucharemos para que los mexicanos más vulnerables no pierdan su salud, su nutrición, su educación de calidad.

Lo digo con todas sus letras: somos opositores a un gobierno misógino que desprecia, lastima y abandona a la mujer mexicana.

Somos la opción para que las mexicanas cumplan sus sueños, exploten su talento y obtengan el respeto que se merecen.

Hemos orientado el trabajo de la bancada a tres propósitos fundamentales:

Primero: preservar la unidad.

No fue fácil llegar a donde estamos. La elección del 2018 nos aturdió. Un mal diseño legal distorsionó la composición política del país.

Pese a ello, nuestro Partido logró conformar la bancada opositora más potente en el Senado de la República, donde tenemos la legitimidad de las urnas y la razón del porvenir.

Pero nuestros trabajos no han sido fáciles: sufrimos la pérdida de nuestro coordinador y amigo, Rafael Moreno Valle. En su trágico deceso, falleció también su esposa, nuestra primera gobernadora de Acción Nacional, la apreciada Martha Erika Alonso.

Es buen momento para demandar, una vez más, con toda la fuerza de nuestra voz y nuestra dignidad, el esclarecimiento de ese hecho, trágico e inesperado, extraño, que les quitó la vida a dos buenos mexicanos.

Nos alerta, y mucho, que se ha confirmado que el helicóptero estaba en buen estado. ¡No vamos a esperar más! Un gobierno que no puede concluir una investigación, es un gobierno que no puede dar seguridad a los mexicanos.

¡Queremos justicia ya!

A partir de ese dolor, hoy tenemos la unidad que nos ha permitido encabezar un esfuerzo de construcción, alianzas y proyectos para coincidir y ser un contrapeso útil a la sociedad.

Segundo: conformar un potente bloque opositor.

Me honra ser coordinador de un grupo talentoso de mexicanas y mexicanos que anteponen su amor a México a cualquier interés personal.

Ser responsable de la conducción de un Grupo Parlamentario demanda una prioridad: saber contar.

Entender lo que matemáticamente es posible. Lo que se debe sumar para aprobar o restar para bloquear.

El trabajo político nos permitió crear un bloque opositor suficiente para frenar los impulsos más retardatarios de este régimen.

Son tiempos inéditos.

Inéditos porque tenemos un gobierno destructor de nuestras libertades, de nuestra democracia y del federalismo.

Somos la última línea de defensa. La más fortificada trinchera de la libertad contra un poder que no dialoga, arrebata; que no escucha, subyuga; que no debate, embate.

Nuestra libertad está en peligro. Se ataca al adversario, se miente, se desacredita, se amenaza.

Nuestra democracia les molesta, el federalismo les estorba y la Constitución les incomoda.

Juntos, con otros partidos de oposición, logramos conformar el bloque necesario para impedir el absolutismo constitucional.

Destaco dos hechos como muestra de lo que podemos lograr:

Primero: tenemos un compromiso con las familias mexicanas, para otorgar al gobierno los instrumentos para que cumplan con su promesa de pacificar al país.

Queremos seguridad. Anhelamos la tranquilidad, pero no a cualquier costo. Dijimos sí a la Guardia Nacional pero no a la militarización del país. La seguridad no puede ser a costa de que perdamos nuestros derechos.

Se le otorgó al presidente los instrumentos que pidió. Él pidió 6 meses para probarnos que podía con el paquete. Van casi cinco y 2019 ha sido el año más violento de la historia registrada hasta ahora.

Simplemente el paquete le ha quedado grande.

En segundo lugar, frenamos la intentona de imponer una revocación de mandato concurrente con la elección intermedia.

Esa reforma no es revocación: es el primer paso hacia la reelección.

Pero también, la fuerza del bloque opositor, cuya estructura más sólida es el PAN, prueba que es posible derrotar a Morena.

Ayer mismo frenamos ya la reelección en el Congreso y ahora impediremos la continuidad.

Decimos no al abuso en la Cámara de diputados.

Echaremos abajo la Ley Bonilla.

Haremos cumplir la constitución en Veracruz y la ley en Quintana Roo.

Nos queda claro: Morena no busca construir una 4ª transformación en el país, sino el Tercer Imperio.

De una vez les decimos: no vamos a dejar que ninguna ley que le haga daño a México sea aprobada.

¡No lo van a lograr!

Tercero: recordamos a la sociedad que el Partido Acción Nacional no es sólo oposición. Somos también opción.

Presentamos 224 iniciativas y 213 puntos de acuerdo. Subimos 350 veces a la más alta tribuna del país. A defender, sí, pero también a proponer. A disentir, pero también a contribuir.

Este gobierno, el gobierno de la destrucción, destrozó la economía. Tenemos un crecimiento cero: el peor en 10 años. La más baja inversión pública en 18 años. Y, tristemente, el peor arranque en materia de empleo en lo que va del siglo.

Esta es una administración huachicolera de la prosperidad.

Nosotros procuramos apoyar al país y dar certeza a los mercados.

Aprobamos el Tratado México-Estados Unidos-Canadá para dar la certidumbre a la inversión que este gobierno ni quiere, ni puede, ni sabe cómo garantizar.

Admiramos y respetamos a las mujeres. Ellas son el centro del panismo y fundamentales en la construcción de nuestra patria.

Trabajamos por y para ellas.

Por iniciativa de nuestro Grupo Parlamentario, se aprobó que en los diversos órdenes de gobierno y en organismos autónomos sea ya obligatoria la paridad de género, lo cual es un hecho histórico indiscutible.

Se aprobó nuestra iniciativa para darles seguridad a las trabajadoras y trabajadores del hogar.

2.2 millones de personas dedicadas al trabajo del hogar remunerado, en su mayoría mujeres a las que se les negaba acceso al servicio de salud, a una pensión, a una vida digna.

Eso se acabó, porque gracias al PAN cuentan hoy con un marco legal que las y los protege y les da el lugar que se merecen.

Gracias a nuestra persistencia, pusimos en el centro del debate una triste realidad: tenemos un país enfermo y no por falta de defensas. Lo enfermaron.

La austeridad mal entendida es avaricia. Sobre todo cuando ésta se mezcla con ineptitud, se convierte en una infección.

El sistema de salud padece desabasto de medicamentos, reducción de análisis, cancelación de consultas, postergación de cirugías. Nunca se había visto algo igual.

El tema se puede agravar si la mayoría no corrige y termina cancelando el Seguro Popular.

Nosotros diferimos de la visión del presidente. Pensar que los integrantes de un gobierno deben ser honestos antes que capaces nos conduce, en el mejor de los casos, a una honrada ineptocracia.

Ya probaron que son ineficientes. Vamos a ver si son honestos.

Amigas y amigos:

Sintamos hoy, en estos primeros 80 años, el orgullo de ser panistas.

Hoy, como nunca antes, ser panista no es ser un militante: es una actitud ante la vida.

Una certeza ante la angustia.

Nos mantienen nuestras creencias y convicciones.

Aquí están todos aquellos que creemos en que la moral se forma en el hogar, no en la burocracia.

Que la familia es más importante que el Estado.

Que el mérito, que el mérito es más importante que la dádiva.

Somos panistas que levantan la bandera de la dignidad y del bien común.

Que creemos en la ley y en el orden, no en el perdón a corruptos ni la amnistía a criminales.

Que preferimos educar para la grandeza que becar para la sumisión.

Que sabemos que más Estado no es la solución: es el problema.

Que demostramos que podemos ser gobernantes capaces y a la vez honestos: por eso nuestros gobernadores son los mejores evaluados del país.

Que sí creemos y respetamos a la mujer.

Que confiamos e impulsamos la rebeldía creadora de los jóvenes.

Que al millón de becarios lo complementamos con la intención de impulsar el surgimiento de un millón de empresarios.

¡Somos panistas que vamos a ofrecer nuestra fuerza, nuestra pasión y nuestra entrega para salvar a México de esta oscuridad!

¡Muchas gracias!

ooOoo

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *