Cuestiona senadora Hernández Ramos conducción de la política económica de la actual administración

  • En Acción Nacional nos mantenemos escépticos ante la política de austeridad de este gobierno, dijo

La vicecoordinadora Económica del PAN, Minerva Hernández Ramos, expresó que las decisiones en política pública de la actual administración no cuentan con sustento alguno y cuestionó la asignación y recorte constante de los recursos, la eliminación de programas sociales, el nulo crecimiento económico, la caída en la actividad industrial y el incremento en las cifras de desempleo.

Durante el análisis del Primer Informe de Gobierno en materia de política económica, Hernández Ramos indicó que al gobierno no le interesa generar crecimiento, desarrollo y empleo.

Desde la tribuna parlamentaria dijo: “En Acción Nacional nos mantenemos escépticos ante la política de austeridad de este gobierno, pues basta echar una mirada al Presupuesto de Egresos propuesto para el siguiente año, para advertir que todo se trata de una simulación para dejar desprotegidos a los más vulnerables y ponerlos a merced de los programas clientelares y electoreros que se auspician desde el gobierno.

Nos preguntamos ¿dónde están aplicándose los recursos producto del “austericidio” ?, resaltó.

La secretaria de la Comisión de Hacienda y Crédito Público expuso que se proponen recortes del 30 por ciento a las secretarías de Economía, Agricultura, Desarrollo Social y Trabajo y Previsión Social, y de 40 por ciento a Turismo y Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

“La composición del presupuesto no es el adecuado para apuntalar el crecimiento del país”, señaló.

Lo único que ha provocado este “austericidio” es desabasto de medicinas, tratamientos preventivos, la disminución de becas para estudiantes de posgrado, la ausencia de inversión pública, acotó la panista.

La también integrante de la Comisión de Economía destacó que una realidad ineludible es la caída de los ingresos públicos, que incluso resultó necesario utilizar 42 por ciento de los Fondos de Estabilización; y que, si no fuera porque el IEPS a gasolinas y diesel inyectó más de 170 mil millones de pesos, se habría caído la recaudación tributaria, pues incluso el crecimiento anual del ISR de enero a julio fue de 0.0 por ciento y del IVA fue 1.7 por ciento menor al del 2018.

La legisladora panista también cuestionó cómo México podría tener mayores ingresos cuando la actividad industrial cayó por noveno mes consecutivo, las ventas del ANTAD en el mes de julio cayeron 2.6 por ciento respecto del año pasado y también la venta de vehículos ligeros fue 10 por ciento menor y se registra una caída en la generación de empleos.

Lo que quiere este gobierno, lamentó la senadora Minerva Hernández, es que como “Hacienda nunca pierde y cuando pierde arrebata, pues entonces quieren recaudar a la mala tratando a los contribuyentes como delincuentes organizados”.

La también integrante de la Comisión de Economía añadió: “Hacienda quiere enderezar el barco y recuperar en el largo plazo de 250 a 400 millones de pesos, y en el corto plazo quieren hacer que todos paguemos más, aunque los ingresos de la población no mejoran, quieren hacer que todos los cautivos paguemos más”.

Ante el panorama, Acción Nacional propone que se baje la tasa impositiva para incentivar el consumo y el mercado interno, porque lo que el gobierno quiere es quitarle las ganas de emprender, de generar desarrollo, “porque no quieren dejarnos pescar sino entregarnos el pescado con gorgojo a cambio del voto”, destacó.

Al concluir precisó: “¿Hasta cuándo permitiremos que este gobierno siga culpando al neoliberalismo? ¿A esa corrupción que conforme pasan los meses deja de ser justificación y se convierte en un pretexto que ya cansa? ¿Qué no querían ser gobierno? Señores, ya cúmplanle a esos 30 millones de votos, cúmplanle a los mexicanos las promesas que hicieron en campaña”.

Comunicado de la oficina de la senadora Minerva Hernández Ramos

ooOoo

Intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos durante el análisis del Primer Informe de Gobierno en materia de política económica.

19 de septiembre de 2019

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos durante el análisis del Primer Informe de Gobierno en materia de política económica

 

Con su permiso, Presidente.

Es evidente que el “me-canso-gansismo” fue insuficiente para alcanzar ese crecimiento económico del 4 por ciento que se había comprometido; en este informe se ofrece que habrá más desarrollo, porque dicen que el crecimiento es sólo crear riqueza mientras que el desarrollo, dicen, será crear riqueza y distribuirla con justica.

Habrá que ver cuál es esa magia de distribuir la riqueza que genera el 0.0 por ciento de crecimiento económico.

En Acción Nacional nos mantenemos escépticos ante la política de austeridad de este gobierno, pues basta echar una mirada al Presupuesto de Egresos propuesto para el siguiente año, para advertir que todo se trata de una simulación para dejar desprotegidos a los más vulnerables y ponerlos a merced de los programas clientelares y electoreros que se auspician desde el gobierno.

Y nos preguntamos, por cierto, ¿dónde se están aplicándose los recursos producto de este austericidio?

Fueron eliminados programas como los de jornaleros agrícolas, empleo temporal, estancias infantiles, refugios para mujeres, comedores comunitarios; las reducciones presupuestales afectan a grandemente al campo, a comunicaciones y transportes, a la protección del ambiente, a la atención a niñas, niños y adolescentes.

A este gobierno no le importa ni generar crecimiento, ni desarrollo, ni empleo, ni invertir, no nos engañemos, allí están las cifras oficiales: recortes del 30 por ciento y más a Economía, a Agricultura, Desarrollo Social y a Trabajo y Previsión Social. Recortes de más del 40 por ciento para Turismo y para Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

La composición del presupuesto no es adecuada para apuntalar el crecimiento de este país.

Lo único que ha provocado este austericidio es desabasto en medicinas, tratamientos preventivos, disminución de becas para estudiantes de posgrado, falta de inversión pública, entre otros.

Tenemos un gobierno que quiere, a fuerza, que sus ciudadanos estiren la mano para darles una dádiva. Buscar rentabilidad política a costa de la población más vulnerable es una bajeza.

No es cierto que este gobierno esté distribuyendo la riqueza. Basta con que leamos el último informe trimestral para advertir que el programa “Sembrando vida”, que incluso se exportó a El Salvador y que es el apoyo mensual más generoso de las transferencias que da el gobierno, le fueron recortados más de 4 mil millones de pesos.

Todo para este Presidente de México es mediático, anuncia cosas que no concreta.

En verdad, ¿distribuir la riqueza?, cuando se recortan casi 150 millones de pesos al programa de crédito a la palabra y se quitan casi 950 millones de pesos al programa de productividad y competitividad agroalimentaria.

Las prioridades del gobierno deben acompañarse de pesos y centavos; este Presidente le juega al ingenuo, asigna recursos la propuesta que envía al Congreso para hacer recortes. Ese desarrollo y esa distribución de la riqueza sólo existen en dos lugares: en las mañaneras de todos los días y en los spots de su Informe.

La caída en los ingresos públicos son una realidad ineludible. Hace un año los senadores de oposición le dijimos al actual secretario de Hacienda que sus cifras estaban muy alegres. Dijo él: “Tengan confianza”, fue su respuesta. Le advertimos que sus proyecciones de ingresos no correspondían a la realidad y que se ponía en un riesgo innecesario a los recursos en los fondos de estabilización.

“No tenemos ninguna intención de darle alguna ninguna mordida a los múltiples colchones de seguridad que tiene el país”, respondió. Pero, ante la incapacidad de este gobierno de generar condiciones favorables para la inversión, el crecimiento y el desarrollo económicos, resultó que siempre sí hubo mordida y que ésta fue del 42 por ciento de esos ahorros.

Senadores ¿cómo podría México tener mayores ingresos?, cuando la actividad industrial ha caído por noveno mes consecutivo; cuando en julio las ventas de la ANTAD cayeron 2.6 por ciento respecto a 2018; cuando la producción y venta de vehículos ligeros es casi 10 por ciento menor a la del año pasado; cuando la generación de empleo de enero a agosto ha sido la más baja desde 2009 y cuando la inversión fija bruta tiene la mayor caída desde ese año en que se agudizaron los problemas de la crisis financiera internacional.

A los indicadores habría que agregar el recorte a las expectativas de crecimiento de parte de Banxico y la debilidad de la economía mexicana que nos muestra el sistema de indicadores cíclicos, pero pues ya sabemos, en Palacio Nacional tienen siempre otros datos.

Cuando Hacienda reporta que el crecimiento anual del ISR fue de cero y el IVA de 1.7 y que si no fuera porque el IEPS –escúchenlo bien– a gasolinas y diesel inyectó más de 170 mil millones de pesos, se habría caído la recaudación tributaria, es claro que la casa está perdiendo.

Pero como dice coloquialmente, Hacienda nunca pierde y cuando pierde arrebata. Y como van perdiendo, pues entonces quieren recaudar a la mala, escudados en tratar como delincuentes organizados a los contribuyentes; Hacienda quiere enderezar el barco y recuperar en el largo plazo de 250 a 400 mil millones de pesos, quieren hacer que todos paguemos más.

De lo que no nos estamos dando cuenta es de que si los mexicanos no tenemos más dinero disponible en nuestros bolsillos es porque este gobierno ineficiente se queda con el 30 por ciento.

Acción Nacional propone que pueda bajarse la tasa impositiva para incentivar el consumo y el mercado interno. Pero lo que quiere este gobierno es quitarle las ganas de emprender, de generar desarrollo, porque no quieren dejarnos pescar, lo que quieren es entregarnos el pescado con gorgojo a cambio del voto.

Señoras y señores, ¿hasta cuándo permitiremos que este gobierno siga culpando al neoliberalismo? ¿Al “cochinero” que les dejaron? ¿A esa “corrupción” que conforme pasan los meses deja de ser justificación y se convierte en un mero pretexto que ya nos cansa? Pues, ¿que no querían ser gobierno? Señores de Morena, ya cúmplanle a esos 30 millones de votos, cúmplanle a los mexicanos las promesas que hicieron en campaña.

Es cuanto, senador Presidente.

ooOoo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *