Senadora Xóchitl Gálvez Ruiz, al presentar voto particular relativo a un dictamen de las comisiones unidas de Economía

 

Intervención de la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz, al presentar voto particular relativo a un dictamen de las comisiones unidas de Economía y de Estudios Legislativos Segunda, que desecha la minuta que reforma y deroga diversas disposiciones de la Ley para el desarrollo de la competitividad de la micro, pequeña y mediana empresa.

 

20 de junio de 2019

Versión de la intervención de la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz, para hablar en contra del voto particular del dictamen que desecha la minuta con proyecto de decreto que reforma y deroga diversas disposiciones de la ley para el desarrollo de la competitividad de la micro, pequeña y mediana empresa

 

Muchas gracias, señor Presidente.

De verdad, compañeros de Morena, no es para celebrar la decisión que hoy estamos tomando.

Puedo compartir con ustedes su indignación de la corrupción, pero ojalá de veras metiéramos a la señora Rosario Robles a la cárcel, si de verdad se robó la lana de Prospera tengan las agallas de meterla al bote y no sólo de venir aquí a despotricar.

Ojalá, a todos, todos los que se hayan robado un peso de este país tienen que ir a la cárcel. Ya basta de la manga del muerto y con ese pretexto ir para atrás.

Su servidora no nació en pañales de seda, su servidora nació en el Valle del Mezquital y en 1992 emprendí una empresa con 20 mil pesos prestados.

No hubo un solo banco que me prestara dinero para emprender mi negocio, todo mundo decía: “¿quién va a contratar a una mujer?”

¿Edificios inteligentes? ¿Quién? Nadie.

Esa era la historia de los jóvenes que tocábamos puertas hace 30 años y ¿saben qué? En 1994 fui la empresaria del año gracias a un proveedor que me dio fiadas dos computadores y un plotter.

Claro que se necesita darles apoyo a los jóvenes, no solo en transferencia de efectivo. Miren, no todo es malo, ese es el problema que tenemos aquí, que todo es blanco o todo es negro.

Vaya al startup de Legaria que recibió 30 millones de pesos del Inadem, uno de los lugares de mayor marginación de la Ciudad de México, de mayor pobreza; cientos de jóvenes todos los días están ahí para emprender sus ideas, porque una idea vale mil pesos, tener un mentor que te ayude a ponerla en papel, que se le conoce como plan de negocios, ya vale 10 mil. Tener el dinero para ponerla en práctica y desarrollarla.

Necesitan los jóvenes tener asesoría administrativa y asesoría financiera, además de la asesoría técnica, y posteriormente evaluar.

Por supuesto que no todas las empresas tienen éxito, si las empresas, de cada 10 empresas que se crean, sólo una llega a consolidarse, las otras nueve mueren antes de cumplir los primeros cinco años de vida.

No todo lo que ha hecho el Inadem es negativo, necesitamos no sólo entregarle a los jóvenes seis mil pesos, su servidora se inscribió como empresaria al programa del presidente López Obrador, porque cree en él, tengo dos becarios en la empresa y no sólo reciben el dinero que les da economía, yo les complemento esa beca que les entrega el gobierno porque les quiero enseñar, porque les quiero capacitar.

¿Pero saben qué me gustaría? Que esos jóvenes aprendieran tanto que me pudieran hacer competencia y abrir su propio negocio.

De eso es de lo que estamos hablando aquí, no estamos hablando de combatir la pobreza, claro que hay programas para combatir la pobreza. Aquí estamos hablando de generar riqueza, no va a haber dinero para repartir si no generamos riqueza.

No vaya a pasar lo que pasó con mis amigos de la Liga Obrera Marxista, que cuando me hice empresaria me dijeron que ya no era de izquierda porque ya era pequeña burguesa.

No vaya a pasar que no quieren que les vaya bien a los jóvenes, no vayamos a apostar que en lugar de tener el Instituto Nacional del Emprendedor vayamos a tener el Instituto Nacional del Conformismo, porque eso sí sería muy grave para este país.

Necesitamos que los jóvenes entren en las tecnologías de la información, necesitamos que los jóvenes que van a emprender aprendan a trabajar en equipo y es lo que hacen las startups.

Vayan a Miguel Hidalgo y vean las tres primeras fábricas digitales de este país, públicas, donde los jóvenes pueden tener una cortadora, una impresora 3D, software de programación, porque el futuro del mundo es la programación y eso es lo que se hace con estos institutos de emprendedurismo.

Yo quiero reconocer a la maestra Ifigenia y al senador Guadiana su altura de miras, porque ellos saben que está mal.

Yo estoy de acuerdo en que hay que destruir lo que está mal, pero hay que construir, porque si se siguen dedicando a construir ahí están las consecuencias, dos trimestres sin crecimiento, 80 por ciento menos de empleados en el IMSS, van por el camino correcto, van a destruir al país.

Gracias.

ooOoo

Etiquetas de la nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *