Senadora Kenia López Rabadán, segunda intervención sobre derechos humanos de adultos mayores

Segunda intervención de la senadora Kenia López Rabadán, al participar en la discusión de un punto de acuerdo de la Primera Comisión que exhorta a los titulares de la administración pública federal, al Poder Ejecutivo de las 32 entidades federativas, a los congresos estatales, al Inapam, al INEGI, al Sistema Nacional DIF y sistemas DIF estatales, a instancias de procuración de justicia, al secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y a autoridades de impartición de justicia, a que consideren las propuestas contenidas en el informe especial sobre la situación de los derechos humanos de las personas mayores en México, elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

 

26 de junio de 2019

 

Versión de la segunda intervención de la senadora Kenia López Rabadán, al participar en la discusión de un punto de acuerdo de la Primera Comisión que exhorta a los titulares de la administración pública federal, al Poder Ejecutivo de las 32 entidades federativas, a los congresos estatales, al Inapam, al INEGI, al Sistema Nacional DIF y sistemas DIF estatales, a instancias de procuración de justicia, al secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y a autoridades de impartición de justicia, a que consideren las propuestas contenidas en el informe especial sobre la situación de los derechos humanos de las personas mayores en México, elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos

 

Muchas gracias, Presidente.

Primero quiero decir que tengo un afecto personalísimo con el doctor Navarro y que le reconozco su trabajo personal y público.

Nada más haré tres pequeños comentarios, no puedo acompañar, por supuesto, que se le diga “desnutrido de Carstens”, me parece que es violento, es estigmatizador. No lo puedo acompañar.

Segundo, yo esperaría que no vengan aquí a defender al Presidente, sino vengan aquí a defender a las mexicanas y a los mexicanos.

Me parece que se lo merecen todas y todos los que votaron por ustedes, porque defender al Presidente, en cualquier partido, me refiero al PRI en su momento, al PAN en su momento, Morena en este momento, defender al Presidente a veces no significa defender el bien común, el bien de la gente, el bien social.

Yo estoy convencida de que esta generación de Diputadas, Diputados y de Senadoras y de Senadores es histórico, vamos a ser nosotros los primeros que vamos a regresar, si es que alguno de nosotros quiere volverse a reelegir y la respuesta a un ciudadano es: “te defendí a ti, te defendí a ti, no defendí al Presidente”.

Me parece que sería bastante bueno regresar a sus entidades federativas y decir: “me preocupé por ti, no me preocupé por una ideología o por un patrón”.

Lo que hoy se está poniendo a consideración es un punto de acuerdo que no es mío, ni siquiera es de mi grupo parlamentario eh, es un punto de acuerdo que me parece digno, me parece ético, me parece de bien, es un punto de acuerdo que enaltece al Senado de la República, compañeras y compañeros, porque les dice a los medios, le dice a la gente que estamos acompañando un documento de la CNDH, habla bien de nuestro actuar y así, deberíamos nosotros de acompañarlo por unanimidad, sin golpeteos, sin calificaciones, pero es necesario decir aquí lo que está pasando hoy, no podemos soslayar aberrante, esa palabra que ocupó la titular, aberrante una recomendación de  la CNDH, nunca, ni en los peores tiempos de este país se había ocupado una palabra como esas, para un organismo autónomo, para un organismo que protege los derechos humanos de las mujeres y de los hombres, nunca, y deben de aceptarlo, deben de reconocerlo, porque tienen que decirle a su titular: “no puede ser así, no debe ser así”. No se lo merece nadie en este país.

Aberrante, una recomendación de la CNDH que resarce los derechos de los niños, de las niñas, de los papás, de las mamás, de las maestras, de los auxiliares, no tienen, ni así les hayan dado 30 millones de votos, no tiene la estatura moral de ocupar esas palabras.

Muchas gracias, Presidente.

 

–ooOoo–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *