Intervención de la senadora Kenia López Rabadán en un punto de acuerdo sobre derechos humanos

Intervención de la senadora Kenia López Rabadán, al participar en la discusión de un punto de acuerdo de la Primera Comisión que exhorta a los titulares de la administración pública federal, al Poder Ejecutivo de las 32 entidades federativas, a los congresos estatales, al Inapam, al INEGI, al Sistema Nacional DIF y sistemas DIF estatales, a instancias de procuración de justicia, al secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y a autoridades de impartición de justicia, a que consideren las propuestas contenidas en el informe especial sobre la situación de los derechos humanos de las personas mayores en México, elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

26 de junio de 2019

 

Versión de la intervención de la senadora Kenia López Rabadán, al participar en la discusión de un punto de acuerdo de la Primera Comisión que exhorta a los titulares de la administración pública federal, al Poder Ejecutivo de las 32 entidades federativas, a los congresos estatales, al Inapam, al INEGI, al Sistema Nacional DIF y sistemas DIF estatales, a instancias de procuración de justicia, al secretariado ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y a autoridades de impartición de justicia, a que consideren las propuestas contenidas en el informe especial sobre la situación de los derechos humanos de las personas mayores en México, elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos

 

Muchas gracias, señor Presidente.

México está viviendo un intenso y acelerado cambio en la distribución por edades de la población, disminuyendo la fecundidad y aumentando la esperanza de vida.

De conformidad con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, se prevé que para el año 2050 los adultos mayores alcanzarán los 200 millones, lo que constituirá el 26% de la población de esta región del mundo. Esto se relaciona con lo reportado por el Consejo Nacional de Población, que en 2017 informó que habitaban 12 millones 973 mil personas de 60 años o más, lo que representaba un poco más del 11% del total de la población nacional.

Por lo que, según las proyecciones estadísticas, para 2030 esta población aumentará al casi 15%; y para 2050 será un poco más del 20% de la población total de nuestro país.

Por su parte, el Instituto Belisario Domínguez de este Senado de la República dio cuenta sobre la situación que viven los adultos mayores, informando que en México el 52% de los adultos mayores con empleo recibe un solo salario mínimo.

De este universo el 86.4% no tiene acceso a servicios de salud por parte de su empleo; el 26 % presenta alguna discapacidad para el desarrollo de sus actividades diarias; mientras que el 36 % señala que tienen limitaciones para caminar, subir o bajar escaleras.

Cerca del 44% viven en una situación de pobreza; el 73.5% de las personas mayores de 60 a 67 años no reciben pensión o jubilación contributiva; mientras que los mayores de 68 años reciben una pensión contributiva equivalente a un salario mínimo; y el 47% vive de las aportaciones económicas que le realiza algún familiar; mientras que el 43%, sobre todo mujeres de más de 70 años, han sido víctimas de algún tipo de violencia o abuso.

El presente dictamen tiene como objetivo exhortar a las diversas instituciones a que consideren las propuestas contenidas en el Informe especial sobre la situación de los derechos humanos de las personas mayores en México, cuestión que es de indudable importancia, razón por la cual el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional acompañará la aprobación de dicho punto.

No obstante lo anterior, quiero aprovechar la oportunidad para reafirmar la necesidad de implementar acciones que resulten necesarias para que el Estado mexicano firme y ratifique la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

Dicha solicitud es recogida del Informe de la CNDH.

Es importante destacar que el pasado 11 de abril, la Comisión de Derechos Humanos de este Senado ha aprobado un exhorto al Ejecutivo Federal para concretar el proceso y firma de dicha convención.

Es necesario que también en este Senado de la República hagamos nuestra tarea y armonicemos las leyes federales con el contenido de dicha convención, y que la Cámara de Diputados destine el presupuesto suficiente para su puntual cumplimiento.

Quiero aprovechar, compañeras y compañeros, este tema que respalda tanto los Diputados y los Senadores, las Diputadas y los Senadoras, a este documento de la Comisión de Derechos Humanos, y hacer énfasis en la necesidad de que como legisladoras y legisladores podamos entender la trascendencia de la CNDH en nuestro país.

Un organismo autónomo que no tiene o no debería de tener históricamente nunca una dependencia, ni con el Poder Ejecutivo, ni con el Poder Legislativo, ni mucho menos con el Poder Judicial.

Lo que hoy estamos poniendo a consideración es acompañar un documento de la CNDH, y lo que hoy vemos en los medios de comunicación, pues es absolutamente algo distinto.

Dice la cabeza de la nota: “Rechaza el gobierno recomendación de la CNDH sobre estancias infantiles”.

La Secretaría de Bienestar y el DIF reprochan que a diez años de los sucesos de la Guardería ABC y el organismo no buscó hacer justicia y ahora defiende el modelo privatizador.

Es increíble, quiero seguirles compartiendo la nota. “Aberrante”, ésa es la palabra que ocupó la titular, aberrante la recomendación de la CNDH sobre estancias infantiles.

 

“Aceptarla avalaría el robo de mil millones del erario”, dice la Secretaría de Bienestar.

¿Saben cuánto costó el capricho de cambiar el aeropuerto? 300 mil millones de pesos, 300 mil millones de pesos.

Y la titular de Bienestar dice que pagar mil millones de pesos es “aberrante”, a las mamás, a las maestras, a los papás, a las auxiliares y a los niños.

Calificar como aberrante una recomendación de la CNDH es lo peor que hemos escuchado de este gobierno.

Es lo peor que hemos escuchado de la Secretaria de Bienestar.

Es lo peor que hemos escuchado de acompañamiento a una definición de la CNDH.

Me felicito y felicito a este Senado de la República porque hoy sí estamos acompañando a la Comisión de Derechos Humanos porque eso habla bien de nosotros, eso habla bien de nuestra representación.

Y, posdata, habla pésimo de la Secretaría de Bienestar.

Muchas gracias, Presidente.

 

 

–ooOoo–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *