Senadora Josefina Vázquez Mota para referirse a un Dictamen de las Comisiones Unidas de Trabajo y Previsión Social; Para la Igualdad de Género

14 de mayo de 2019

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Josefina Vázquez Mota para referirse a un Dictamen de las Comisiones Unidas de Trabajo y Previsión Social; Para la Igualdad de Género y de Estudios Legislativos, Primera, el que contiene proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo y de la Ley del Seguro Social, en materia de personas trabajadoras del hogar

Muy buenas tardes.

¿Qué significa la palabra nana?

La palabra nana significa esta canción suave, que se canta a los niños para arrullarlos, la palabra nana también significa mamá y para muchísimos hogares significa  aquella mujer que cuida con amor, aquella mujer que abraza a nuestros hijos o nuestras hijas como si fuesen propios, aquella mujer gracias a la cual podemos estar aquí y construir muchos de nuestros sueños, es como un decir: conocí a mi nana o tienes una nana, y hablar de una nana es hablar de certeza, es hablar de un abrazo amoroso, es hablar de alguien que nos consuela cuando tal vez nadie más nos consuela, es saber que tenemos una compañía hoy y siempre.

Y hay quienes han tenido el privilegio de tener una nana muchos años, de crecer con ella y después volverla una amiga y compañera de vida.

Y hoy estamos aquí por estos millones de mujeres que muchas veces desde corta edad ingresan a nuestros hogares a desempeñar tareas, labores, trabajo, compromiso.

 

Hoy estamos aquí por una razón de justicia, hoy estamos aquí porque de acuerdo al Inegi, como se ha dicho ya quienes me han antecedido, más de dos millones de personas se dedican a este trabajo del hogar, y nueve de cada diez son mujeres.

46 de cada 100 de las trabajadoras encuestadas han declarado a Conapred que trabajan más de ocho horas de las establecidas por la ley.

Y 16 % señaló que trabaja no menos de 12 horas al día.

75 % también afirmó que nunca le han aumentado el salario en su actual trabajo.

Y sólo un 57 % recibe algún pago por concepto de aguinaldo.

12 % fue víctima o supo de un acto de acoso a una compañera.

El 10 % fue despedida por un embarazo sin poder tener protección alguna.

El 17 % también fue acusada injustamente por robo o por un delito que no cometió.

El 16 % fue víctima o supo de revisiones físicas a las pertenencias de sus compañeras.

Y el 14 %, y no es menor, es muy grave, víctimas de maltrato verbal, de gritos, de humillaciones, de maltrato.

Hablando de niñas y adolescentes que trabajan en esta labor, también celebro que quede prohibida la contratación para el trabajo del hogar de adolescentes, y en el caso en el que la trabajadora doméstica habite en el domicilio en donde realiza sus actividades y preste sus servicios para una sola persona, deberá garantizarse que el espacio donde ella viva, donde pernocte sea seguro.

Este es un gran paso, y es un gran paso que como se ha establecido, lo decía Patricia Mercado y algunas y algunos otros Senadores, no tiene que ver con un acto de coacción, sino un acto de justicia al que nos debemos de sumar y convocarnos todas y todos nosotros, y a millones de mexicanos también.

En este paso se va a garantizar el acceso a la seguridad social para las personas trabajadoras del hogar, en igualdad de condiciones que el resto de los trabajadores. Tendrán servicios médicos, hospitalarias, farmacéuticos, atención obstétrica, incapacidades, pensión por invalidez y vida, fondo para el retiro y prestaciones sociales.

De eso se trata, entre muchas otras cuestiones de justicia, acto de justicia lo que hoy vamos a aprobar.

Quiero reconocer a las Senadores y a los Senadores que han hecho posible llegar a este momento. Quiero reconocer su pasión, su trabajo, su generosidad para como bien señalaba la Senadora Xóchitl Gálvez, lograr acuerdos, acuerdos que requieren ceder, pero que hacen posible este dictamen.

Quiero agradecer y reconocer la trayectoria de varias y de varios de ustedes que durante años han luchado para que este momento sea posible.

Hoy queda en cada una y cada uno de nosotros la responsabilidad de hacer cumplir y hacer válida esta ley, cuando así ya se convierta, en cada hogar y en cada una de nuestras familias.

Y quiero terminar mi intervención como empecé, con este significado de una palabra que se dice con frecuencia, pero de la cual olvidamos muchas veces su  contenido y su gran significado.

Estos son dos párrafos de una canción maravillosa que dice: “Mamá te cantaba”.

“Mamá te cantaba la nana más bella, naciste de noche como las estrellas. Te quiero mi niño, mi dulce lucero, tú eres la estrellita más linda del cielo”.

Gracias a todas las nanas, a todas las mujeres que han abrazado con amor a las hijas y los hijos, que no siendo suyos los hacen propios, y que nos han ayudado a muchísimas de nosotras, y a muchos de nosotros a estar hoy aquí, a realizar nuestros sueños y a tener una vida de familia con más calidad, con más tranquilidad y con mayor paz también.

Ahora ha llegado el momento de ustedes, el momento de que ustedes también tengan certeza, también sean abrazadas con justicia. Y también hay que decirlo, con amor, con cariño, con respeto.

Muchas de nosotras no entenderíamos nuestra vida sin ustedes, sólo es posible haciéndolo juntas.

Enhorabuena.

Muchas felicidades, Senadoras, Senadores.

Buenas tardes.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *