El GPPAN en el Senado vigilará y exigirá que Morena y el presidente cumplan su reforma educativa

  • La Reforma Educativa no garantiza una educación de calidad
  • Deja a las maestras y profesores en total incertidumbre
  • Es una mentira mientras no tenga el dinero que se requiere

La Reforma Educativa de Morena y el presidente deja en total incertidumbre a las niñas, niños, adolescentes, maestras y profesores de México, por lo que vigilaremos y exigiremos que en su aplicación, todo el sistema educativo cuente con lo necesario para poder impartir una educación de calidad.

Esta reforma no garantiza una educación de calidad para las niñas, niños y adolescentes de México, al no dejar claro cómo se construirán escuelas que tengan todo el equipamiento, libros y material didáctico necesarios, así como la participación de los padres de familia, la impartición de las herramientas para enfrentar la vida y que la educación tenga una vocación innovadora, por lo que vigilaremos que el gobierno no deje, en los hechos, sola a la niñez.

La Reforma Educativa de Morena y el presidente deja a las maestras y profesores en total incertidumbre, al no dejar claro cuáles serán los criterios para el ingreso, promoción y permanencia de los mismos ni la garantía de que su esfuerzo tendrá una recompensa justa, sin depender de la voluntad sindical, por lo que en el GPPAN, hoy más que nunca, estaremos del lado de los buenos maestros, de esos que quieren un sistema educativo de calidad.

La Reforma Educativa de Morena y el presidente es completamente una mentira mientras no se defina el monto necesario para la instrumentación, se incorpore al presupuesto y se especifiquen los mecanismos para transparentar el gasto educativo, cosa que hoy no existe, por lo que la Reforma Educativa es pura demagogia.

 

ooOoo

9 de mayo de 2019

Versión de la conferencia de prensa de las y los senadores del PAN, encabezados por el coordinador, Mauricio Kuri González

SENADOR MAURICIO KURI GONZÁLEZ (MKG): Hola, muy buenos días tengas todas y todos ustedes.

Como ustedes saben, este día hay una votación importante, que es la votación de la reforma educativa. A quien le voy a pedir de favor que hable a nombre del Grupo Parlamentario de Acción Nacional es al jefe Madero, y también inclusive que haga algunos comentarios sobre el tema de lo que se vio hoy, del tema de la refinería de Dos Bocas. Adelante, jefe Madero.

SENADOR GUSTAVO MADERO MUÑOZ (GMM): Buenos días a todas y a todos, como dice nuestro coordinador, que es su cumpleaños además, muchas felicidades.

Estamos en una posición discordante en Acción Nacional, respecto del grupo mayoritario de Morena y de los partidos que lo van a apoyar.

El día de hoy va a suceder algo que nosotros no estaremos respaldando. No estamos respaldando el propósito de que el presidente Andrés Manuel, para cumplir sus compromisos de campaña, no esté tomando en cuenta cuál va a ser el impacto que va a tener en la calidad de la educación de los niños, no se está tomando en cuenta los recursos que se van a necesitar y que no están disponibles en este momento para acompañar esta reforma.

No estamos de acuerdo en que se quede en la indefinición la forma de admitir a nuevos maestras y maestros al sistema educativo nacional, siquiera criterios claros, transparentes para que haya un piso parejo y, sobre todo, para que sea el mérito.

Si les preguntamos a los padres de familia si tú estás de acuerdo en que los maestros que estén en el salón de clases sean los mejores que se pueden obtener, todo mundo va a decir que sí y lo que necesitamos es encontrar este método para encontrar y seleccionar y promover a los mejores maestros en el salón de clases.

Queremos apoyar a todos los maestros de México, reconocerles su valor, son apóstoles de la educación que se sacrifican día a día por apoyar a nuestros niños, pero creemos que los incentivos que esta reforma va a introducir no ayudarán al propósito que tiene la mayoría de los maestros de capacitarse, esforzarse y que se le reconozca esa capacitación y ese esfuerzo y, sobre todo, que se les den los recursos y los salarios y la infraestructura para poder desempeñarse de la mejor manera.

No estamos de acuerdo con esto, estamos también evidenciando cambios de posición de algunos actores políticos que hace unos años, hace cinco años la apoyaron y hoy la están echando en contra, como es el propio Mario Delgado, que en su momento era senador del PRD y echaba las campanas al vuelo con esta reforma diciendo que era una reforma que ponía en el centro a los alumnos y que iban a mejorar la calidad de la educación y hoy está cambiando 180 grados su punto de vista simplemente porque ahora está en Morena y estos cambios pues son evidencia de la falta de fundamento de su argumentación para apoyar o rechazar una reforma, cuando están de por medio los hijos.

Yo termino diciendo que, consideramos en Acción Nacional, que esta puede ser una de las reformas más importantes que se están discutiendo en el Senado, porque están hablando del impacto en la vida, el futuro de la niñez de los mexicanos, del futuro de nuestros hijos y con esto no se juega.

Lo están metiendo a presión, están violentando los tiempos, están ignorando todo el procedimiento legislativo, lo están metiendo bajo presión, dispensando todos los trámites de una reforma constitucional, nunca se le dispensan los trámites, ahora lo van a hacer porque quieren llegar al Día del Maestro con una ofrenda.

Nosotros creemos que esto es muy serio y que debe de darse una discusión a fondo y no comprometer nunca la calidad de la educación, el futuro de nuestros hijos y los recursos que requieren para serlo.

Y sobre el tema de Dos Bocas, rápidamente decir que la realidad es el muro contra el que se está estampando Andrés Manuel López Obrador.

La realidad le dice que no hay refinerías que se construyan en tres años y con 8 mil millones de dólares y él no solo no acepta esta evidencia que ya se la pusieron por escrito a quienes él consideró e invitó para la construcción, sino que ahora dice que lo va construir el Estado, el gobierno; el gobierno que él mismo ha reconocido que está desmantelado, que Pemex está desmantelado en talento, en infraestructura y en capital; no tiene recursos técnicos y financieros para hacerlo y este empecinamiento nos puede salir muy caro porque está distrayendo recursos de la educación, de la salud y de los programas sociales para dedicarlos al proyecto de Dos Bocas para fortalecer a Pemex y esto puede ser que los analistas financieros, las calificadoras de riesgo determinen que está tozudez del Presidente no tenga viabilidad financiera y nos afecte la calificación del grado de inversión con consecuencias nefastas para nuestra economía.

Sería cuanto, coordinador.

Muchas gracias.

PREGUNTA (P): Buenos días para todos.

En cuanto a los dos temas, en la primera: ¿qué opinión les merece que Rocío Nahle se quede a cargo de esta parte de lo que es la construcción de Dos Bocas?, decía hace rato en la mañanera López Obrador que ella va a estar a cargo prácticamente como experta, como verificadora casi, casi como arquitecta de este proyecto de Dos Bocas.

Ya la segunda, en cuanto a la parte de educación, ¿qué es lo que van a hacer ustedes, ahorita ya en la sesión, que se suba al Pleno esta reforma qué puntos van a buscar hacer, siendo que por la torpeza de Morena se perdió por un voto en la anterior?, ¿qué van a buscar hacer ustedes para que estos puntos que ustedes están mencionando se puedan considerar?

Gracias.

MKG: ¿Están de acuerdo al tema de Rocío Nahle que lo conteste Julen Rementería, que está en la Comisión de Energía y la de educación que la conteste aquí Mine?

Adelante.

SENADOR JULEN REMENTERÍA DEL PUERTO (JRP): Gracias.

Yo sólo diría que la construcción de una refinería es de las construcciones más especializadas que pueda haber y también recordar algo complementario a lo que dijo el jefe Madero: cuando el Presidente habló de estas cuatro empresas, habló de que habían construido alrededor de 500 refinerías; eran prácticamente los más expertos, los mejores en el mundo y los cuatro le dicen: “no la puedes construir ni en tres años que quieres ni tampoco al precio que deseas” y el Presidente decide dársela a Pemex y ponerla a cargo de una persona que, bueno, merece todos nuestros respetos como mujer, como exsenadora, como secretaria pero que, por supuesto, no tiene las capacidades para dirigir un proyecto de esta naturaleza.

¿Cuántas construcciones ha llevado a cabo de lo que sea, ya no hablemos de refinerías, de otro tipo, precisamente la secretaria? Y no es hablar mal, simplemente en este proyecto particularmente, si hay está tozudez que mencionó el senador Madero, pues por lo menos que pongan a los expertos para que el daño económico en nuestro país sea menor al que de por sí va a haber, porque está tan mala idea de decir: “no, pues no va con empresas, que vaya, pues, con Pemex”, que vaya a través de la gente de Pemex, que no tiene experiencia en la construcción de refinerías, pues es una mala idea.

Lo que debió de haberse hecho, en todo caso, es llamar a una licitación pública internacional para que ahí se establecieran las condiciones y pudiera entonces, con perfecta claridad, escoger a la mejor empresa que garantizará los tiempos y que, por supuesto, estableciera un presupuesto creíble para la construcción y puesta en operación de la refinería, porque evidentemente con 8 mil millones de dólares no lo van a conseguir.

Pero además un elemento adicional, no es lo mismo la fiscalización a través de un contrato que se otorga a empresas dedicadas a llevar a cabo la determinación de una obra cualquiera a que lo hagas por administración. Entonces, el proceso de fiscalización va a ser mucho muy deficiente y seguramente va a haber una opacidad tremenda y bueno, tendremos que –como pareciera que fuera la costumbre en este país desde el primero de diciembre a la fecha– tener que creer las cosas que se nos dicen y no nos las pruebas no nos las enseña y nos acreditan con documentos, como debe de ser, los dichos de que proponen precisamente para realizar este tipo de inversiones.

En resumen, no está la Secretaría, no está Pemex preparado para llevar a cabo la construcción de esta refinería, ojalá se cambie esta decisión y ojalá se convoque si se quiere hacer la refinería a una licitación pública internacional que es lo que debió de ser desde el principio.

Es cuanto.

SENADORA MINERVA HERNÁNDEZ RAMOS (MHR): Gracias, coordinador. Muy buenos días medios de comunicación.

Bueno, respecto de nuestra postura en el Pleno en materia de la reforma educativa, pues desde luego nos resulta una reforma insuficiente y votaremos en consecuencia en contra, partiendo del hecho de reconocer que fue la oposición, específicamente el PAN, quien hizo aportaciones valiosísimas, quien rescató el tema de la autonomía universitaria, entre otros, pero también el tema de la educación inicial, bilingüe, plurilingüe, etcétera, hay varios temas muy puntuales en los que incidió el Partido Acción Nacional, pero que quede muy claro que el PAN como oposición responsable estará siempre velando por la educación pública, lo que pasa es que no queremos que se privilegie la tómbola o el amiguismo, el compadrazgo, incluso los favores de tipo sexual por encima de la profesionalización, por encima de la capacitación y la meritocracia de nuestros maestros.

Yo creo que iba caminando muy bien, las prisas les ganan, no tuvimos esa oportunidad de escucharnos, no quisieron escucharnos, porque tuvimos siempre en el Grupo Parlamentario de Acción Nacional la disposición de aportar, de matizar nuestras redacciones para empatarlas con ellos y simplemente no tuvieron esa disposición, esa voluntad y pues es evidente que al no estar manifestándose la SNTE, pues hay ya una cuestión de tranza, de asuntos que ya acordaron y que sobrepasan el interés superior de la niñez, el interés del propio magisterio, la democratización pues de la educación y de los padres de familia, eso es lo que vamos a hacer.

P: Buenas tardes, senadores. Quisiera saber coordinador, si van a presentar alguna reserva en esta materia educativa.

MKG: Sí, sí se van a presentar reservas. Aquí está Damián Zepeda, no sé si quieres…

P: ¿Cuántas van a presentar?

MHR: Son alrededor de 18 reservas y las presentamos diversos senadores y pues están enfocadas a esto, el tema del artículo tercero en su párrafo octavo vinculado con el décimo sexto transitorio y una serie de párrafos que ya hemos insistido la vez anterior que son verdaderamente dignos de incluirse y que están siendo absolutamente ignorados.

ooOoo

 

 

 

 

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos al presentar el posicionamiento del GPPAN al dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; de Educación; y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3º, 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia educativa.

Con su venia, Presidente.

En el Grupo Parlamentario de Acción Nacional concebimos a la educación como un proceso amplio que tiene como finalidad la formación integral de cada persona para desarrollar plenamente sus valores, capacidades, talentos y aptitudes.

Los senadores del PAN estamos convencidos de que la educación es el medio más eficaz para el constante desarrollo y perfeccionamiento de las personas.

No hay manera en que podamos construir una sociedad más ordenada y más generosa sin que entendamos que la educación debe ser integral y formativa en valores como la paz, la libertad, la igualdad y la democracia.

Precisamente por eso, quienes somos senadores del PAN creemos que debe revalorarse la dignidad de la labor magisterial, porque la relación entre los docentes y sus alumnos es parte esencial del proceso educativo; porque creemos que sí, se trata del interés superior de la niñez en el proceso educativo, pero también de reivindicar la dignidad del magisterio y de fortalecer la participación de las madres y los padres de familia.

Las y los maestros tienen a su cargo una de las más importantes funciones: educar para la democracia, fomentar el pensamiento crítico y promover los valores inherentes a la libertad y la paz.

Esto lo sé porque lo viví y lo vivo, lo sé porque mis padres se desempeñaron como profesores y conozco del amor, de la pasión y la entrega de los docentes, en el aula y fuera de ella, y porque también conozco de las precariedades y de las dificultades que enfrentan en su labor diaria; lo sé porque aquí en el Senado y allá en la Cámara de Diputados hay 22 valiosos parlamentarios del PAN que son y han sido docentes en diferentes niveles.

Por eso, senadores, es completamente injusto que con la actual reforma constitucional se deje al magisterio a merced de la incertidumbre, que no se reconozca plenamente el esfuerzo que los docentes han puesto en su preparación, en su actualización y profesionalización continua, que se tengan oídos sordos ante la petición de muchas maestras y muchos maestros que quieren ser reconocidos por sus méritos y que ya no quieren que sus plazas laborales sean asignadas por amiguismos, por compadrazgos o a cambio de dinero o favores sexuales, o incluso por tómbola.

Todos nosotros, senadores, tenemos el recuerdo de una maestra o de un maestro que nos transformó la vida, que nos hizo mejores, que nos alentó y puso ante nosotros retos intelectuales, ese maestro o maestra que a través de su labor en cada alumno, poco a poco, fue transformando nuestra realidad social.

Con ese ideal en mente, el Grupo Parlamentario de Acción Nacional, con el acompañamiento continuo de la sociedad civil organizada, dedicó sus esfuerzos a mantener, mejorar e innovar el marco jurídico vigente en materia educativa, porque no podíamos permitir un retroceso normativo en perjuicio de los derechos de los educandos, ni tampoco de los docentes; por eso, corregimos ese grave error de haber eliminado la autonomía universitaria; propusimos la inclusión de asuntos relacionados con educación inicial; la educación superior; la educación especial; la educación pluricultural y plurilingüe; la educación basada en un enfoque de derechos e igualdad sustantiva; el acceso a los beneficios de la ciencia y de la innovación tecnológica; y a la mejora de las escuelas normales.

Sin embargo, las condiciones políticas en que fueron llevados a cabo estos esfuerzos, no permitieron que este Congreso de la Unión entregue a México una reforma educativa pensada hacia el futuro; una reforma en la que se reafirme la responsabilidad del Estado en el servicio público de la educación y sobre el proceso formativo que éste implica.

Por el contrario, fueron la negociación política y los intereses cupulares y clientelares los que tuvieron una mayor ponderación para que, a toda costa, saliera adelante esta reforma constitucional.

A pesar de que se vulneró el mandato legal expreso de que el Presidente debió entregar la evaluación del impacto presupuestario correspondiente a esta reforma, será votada a favor.

A pesar de que, por primera vez, un órgano constitucional autónomo está siendo degradado a una “autonomía técnica y operativa” y a un control del Ejecutivo que, aunque en el papel se quiera establecer como indirecto, en la práctica será real y efectivo, será votado a favor.

A pesar de que no se está garantizando la viabilidad financiera del federalismo educativo, porque en ninguna parte se establece cuál será el mecanismo de asignación de recursos para que las entidades federativas atiendan las nuevas atribuciones que en materia educativa se les confieren, será votado a favor.

Esta cuarta transformación encierra un enigma: acostumbrados a una larguísima campaña electoral de 18 años, todavía no entienden que ya son parte de un poder del Estado, que los lugares comunes y las frases hechas que les funcionaron estando arriba de un templete no pueden de ninguna manera sustituir a la técnica legislativa, al proceso parlamentario, a la política pública, ni a la acción de gobierno.

En este nuevo gobierno y con esta nueva mayoría parlamentaria, el sello de la casa ha sido todo lo contrario de actuar con orden, apego a la ley y la prudencia; por el contrario, se ha actuado al vapor, y como decían en el siglo de oro español, a tontas y a locas.

La 64 Legislatura es testigo del agotamiento de los cauces institucionales. La mayoría parlamentaria nos obsequia la nueva rutina de creer que los 30 millones de votos pueden justificarlo todo, aunque sea un retroceso constitucional y así se trate de la eliminación de contrapesos y de la concentración del poder.

Maquiavelo decía que, para actuar con prudencia, no hay otra ruta que abrir los ojos a la realidad, a la verdad efectiva, porque en política, senadoras y senadores, no hay permiso para la ingenuidad.

Es verdad, la reforma que estamos votando tiene muchísimas virtudes, pero el brillo de éstas no puede cegarnos al grado de que no advirtamos y que ni siquiera busquemos corregir los vicios que consideramos perjudiciales para el interés superior de la niñez, para el magisterio y los docentes, o para la participación de madres y padres de familia.

Bajo estas condiciones, el Grupo Parlamentario del PAN no puede emitir un voto de confianza a esta reforma.

No podemos como Legisladores permitir ser ingenuos, ni tampoco podemos dar espacio a la incertidumbre o a la inseguridad cuando lo que requiere la educación en este país son certezas y garantías sobre el adecuado ejercicio de nuestros derechos fundamentales.

Es cuanto, senador presidente.

ooOoo

 

Versión de la intervención en tribuna del senador Marco Antonio Gama Basarte para referirse a un dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; de Educación; y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3º, 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia educativa.

Gracias, presidente, senadoras y senadores.

Henos aquí, reunidos una vez más, para acatar con diligencia, la exigencia de dos factores de poder que mucho han lastrado la democracia mexicana, al colocar sus intereses por encima del bien común, y me refiero al presidencialismo restaurado y al sindicalismo chantajista.

Yo no tengo duda de que esta es una página triste en la historia de este honorable Senado, porque hemos sido convocados a un periodo extraordinario en el cual lo único extraordinario, es la prisa del partido en el gobierno por cumplir sus compromisos electorales con la CNTE y la urgencia por obedecer con disciplina casi casi militar las instrucciones recibidas de Palacio Nacional.

Lo verdaderamente extraordinario sería que se nos convocara a reformar la Constitución, pero para garantizar el derecho a la educación de calidad de la niñez mexicana.

Tristemente la niñez, la educación, los derechos de los padres y las madres de familia, los retos educativos de nuestro país en el contexto de un mundo global y los desafíos que nos impone un desarrollo tecnológico que avanza cada vez más rápido, no son la prioridad de un gobierno que, para llegar al poder, accedió a entregar concesiones que son profundamente regresivas para la sociedad mexicana.

El planeta va al encuentro del futuro y el gobierno le impone a México el pasado como destino.

Lo más dramático es que se trata de la regla y no de la excepción, en un proceso extraviado de toma de decisiones públicas.

El futuro va a las energías limpias, y el gobierno mexicano dice combustibles fósiles.

El futuro va a más globalización y mejor comunicación, y el gobierno mexicano cancela aeropuertos.

El futuro va a la igualdad económica entre hombres y mujeres y el gobierno mexicano cancela estancias infantiles.

El futuro va a la educación de calidad para competir internacionalmente, y el gobierno mexicano promueve una contrarreforma constitucional que restituye a los sindicatos los viejos privilegios.

En el nuevo dictamen nada cambia, si acaso la fiereza con la que el partido mayoritario ha amenazado y vigilará sin duda a sus integrantes para que ninguno se atreva a salir de este recinto a atender una urgencia familiar, tal como le pasó al senador Salomón Jara.

¡Faltaba más, que no haya quedado suficientemente claro que, aquí las únicas urgencias que se deben atender son las del presidente y sus amigos de la CNTE!

Hoy, una vez más, reafirmo que mi compromiso y el de mi Grupo Parlamentario de Acción Nacional es con la niñez y la democracia mexicana. No podemos avalar una reforma educativa que es regresiva, lesiva, autoritaria, anacrónica y discrecional, pero, sobre todo, que premia la incompetencia y no la formación de competencias.

Como senador, como mexicano y como padre de familia, estoy convencido de que este es el momento de apostar por una educación de calidad que sea la mejor herencia que le podemos dejar a los mexicanos del mañana a los que les tocará enfrentar un mundo cada vez más globalizado y competitivo.

Estamos perdiendo la oportunidad histórica de transformar a México para avanzar, no para retroceder. Por eso, es necesario profundizar los avances de la democracia, no cancelarlos. De lo que se trata es de no permitir el secuestro de nuestras instituciones públicas para el beneficio privado de personas o grupos. Por eso no podemos votar a favor.

Lamento que a muchos funcionarios no les haya quedado claro que están en sus cargos para defender el interés público y no para traficarlo en beneficio propio o de sus partidos políticos.

Quien quiera pruebas de lo que digo, le bastará con escuchar la intervención del compañero senador Ricardo Monreal en la campaña electoral de Aguascalientes el fin de semana pasado.

Lo que ahí se dijo, pinta de cuerpo entero una forma de entender la política, en la que los gobernantes se conducen como si el presupuesto fuera un patrimonio privado y el ejercicio del poder público un botín para repartir entre los incondicionales.

Esa misma pauta de comportamiento es la que estamos viendo en el delicado asunto de la contrarreforma educativa. Una penosa decisión que confirma su naturaleza en la forma en que se presenta: de madruguete y de madrugada, como sucedió anoche en la Cámara de Diputados..

Así no señoras y señores senadores.

Este Senado representa a las entidades federativas y en última instancia al pueblo de México. Con él debe estar nuestro compromiso y acatando su mandato es donde debemos comprometer nuestra actuación. No a los acuerdos inconfesables entre el nuevo gobierno y el sindicalismo que lo extorsiona porque lo llevó al poder.

No seremos cómplices en este atentado contra el futuro de México.

Es cuánto, gracias por su atención.

 

ooOoo

Intervención en tribuna de la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz para referirse a un dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; de Educación; y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3º, 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia educativa.

 

 

Muchas gracias, señor Presidente.

Compañeras y compañeros senadores.

Yo quisiera primero enmendar, reconocer el tema de trabajadoras del hogar, la última vez que subí aquí comenté que en la Cámara de Diputados se negaban a hacer los cambios, a sacar el dictamen que había mandado la Cámara de Senadores y tengo que agradecerle al coordinador de Morena, Ricardo Monreal, al presidente de la Mesa Directiva, a Martí Batres, a Patricia Mercado, a Malú Micher, a Citlalli, porque entre todas y todos hicimos una gran presión para que también se votara y de verdad reconozco a los compañeros de Morena y especialmente mi coordinador y de Dante Delgado para que esto haya sido posible, gracias Paty también por tu trabajo, y ahora sí entró al tema.

Y me puse la playera del América, nadie lo entendió porque Pedro Haces me reto que, si lo sacaba, y nos ayudó con su diputado o con un conocido de él que es Manuel Valdenebro, en la Cámara de Diputados. Entonces, Pedro Haces cumplí la palabra, pero qué malo que no está aquí para que le ofrezca la disculpa.

Sin lugar a duda una buena educación es el único legado realmente trascendente que los padres podemos heredar a nuestras hijas e hijos, con la formación en el hogar les transmitimos valores que los harán mejores personas, la escuela les dará un instrumento para desarrollar sus talentos y capacidades para poder enfrentar su vida con mayores posibilidades. Una educación que les permita adquirir las habilidades del siglo XXI.

Una frase de Paulo Freire es muy clara al respecto: “La educación no cambia al mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo”, por ello es imperativo velar porque las niñas y los niños de nuestro país cuenten con una educación de calidad, una en la cual sus maestras y maestros cumplan con su deber de acompañamiento para que descubren horizontes más amplios y los hay.

Existen miles de docentes con auténtica vocación, comprometidos con la educación, que están conscientes de su enorme responsabilidad en la formación de sus alumnos y del gran esfuerzo que algunos tienen que hacer para poder asistir a la escuela, que tienen claro que el objetivo supremo de la educación es que los alumnos aprendan; profesores que no temen ser evaluados y que no tienen miedo a capacitarse para mejorar su práctica docente, incluso lo hacen con sus propios recursos; maestros que desafortunadamente no son reconocidos porque se dedican a prepararse y trabajar en vez de andar en la grilla.

En nombre de esos verdaderos maestros normalistas celebro la inclusión de la reserva presentada por una servidora para fortalecer a las escuelas normales, de verdad muchas gracias, con ello el Ejecutivo federal definirá en un plazo no mayor a 180 días y no en el 2021 cómo estaba, contados a partir de la entrada en vigor de la presente reforma, una estrategia nacional de mejora de las escuelas normales establecer acciones para su fortalecimiento.

Todo indica que el dictamen de reforma constitucional en materia educativa será aprobado por esta Asamblea, sin embargo en un acto de mínima congruencia considero necesario decir en esta tribuna por qué voy a votar en contra del dictamen de la reforma educativa: en primer lugar porque el procedimiento para el ingreso al servicio docente es ambiguo, el texto actual del artículo tercero de la Constitución establece el ingreso por examen de oposición, así de claro: “es un examen que permite constatar que el aspirante tiene los conocimientos de la materia que impartirá, así como la teoría pedagógica y las metodologías adecuadas para atender la diversidad existente en el aula para lograr la tan mencionada inclusión”. En cambio, la reforma propone que la admisión, promoción y reconocimiento del personal que ejerce la función docente, directiva o de supervisión se realizará a través de procesos de selección, quita el examen de oposición por un proceso de selección a los que concurren los aspirantes en igualdad de condiciones, los cuales serán públicos, transparentes, equitativos e imparciales, por qué no lo hacen a través de una tómbola, ahí está la tómbola, si quieren hagan la práctica, ahí vienen las calificaciones.

Hoy se anunciaba en la Ciudad de México cómo la tómbola, cómo se van a elegir los comités a la Ciudad de México por tómbola, el ingreso a la universidad de la Ciudad de México es por sorteo, entonces no estoy diciendo una locura.

Una selección que se presta al clientelismo y a la discrecionalidad, tráfico de plazas y corrupción, frente a la posibilidad de una evaluación transparente de las capacidades del docente y que se presentan a un examen.

¿Será porque a los líderes sindicales les asusta la evaluación de su preparación, competencias, de los procesos educativos que se pretende desaparecer el Instituto Nacional de Evaluación Educativa y sustituirlo por un ente que no será autónomo? Ser juez y parte no le sirve a la educación de calidad.

Compañeras y compañeros senadores: esto no es una reforma que busca la excelencia educativa, es volver al modelo mañoso que atenta contra el futuro de las y los educandos, y contra el futuro de México.

No es un invento de la oposición conservadora, es una realidad que vivimos y lo vemos a diario, especialmente en Oaxaca y Chiapas.

También lo confirma la estadística, un censo de escuelas, maestros y alumnos, realizado por el Inegi en 2013, arrojó datos escandalosos. No se localizaron 298 mil maestros donde la SEP los tenía registrados, aunque la mitad de ellos sí estaban en escuelas, pero los otros 140 mil no aparecieron porque, o estaban jubilados, o en comisión sindical, o simplemente eran aviadores, o muertos, o no existían.

En segundo término, si a la ausencia de evaluación se suma el riesgo de que el manejo de las plazas vuelva a manos de los sindicatos, se vislumbra un retroceso que contradice flagrantemente la intención del gobierno de transformar el país.

Así parece con la redacción ambigua del párrafo décimo sexto donde se regirá por el artículo 123 apartado B, que deja la posibilidad de que los sindicatos puedan controlar las plazas nuevamente. Podrían quedar fuera los buenos maestros, que son en su mayoría.

No quiero otorgar el sí a esta reforma, porque es una alianza del gobierno con lo más corrupto del sindicalismo en la educación, plagado de privilegios e investido de impunidad.

Tengo que admitir que el PAN no rompió con este sindicalismo corrupto, por el contrario, solapó a la poderosa líder sindical.

Por cierto, una víctima de esa alianza es ahora senadora del PAN, Josefina Vázquez Mota, que se opuso a seguir consintiendo la venta y asignación de plazas y por ello se vio obligada a dejar el cargo como titular de la secretaria de Educación Pública.

Sin embargo, ustedes dijeron ser diferentes y, en esta administración “la maestra” ha regresado, no sólo fue liberada de su encarcelamiento, sino hasta sus pertenencias de origen dudoso le han devuelto y seguramente va a celebrar con ustedes esta reforma. La tenemos de regreso por voto directo, acuérdense de mí.

Muchas gracias.

ooOoo

Intervención en tribuna de la senadora Guadalupe Murguía Gutiérrez para presentar diversas reservas a un dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; de Educación; y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3º, 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia educativa.

 

Con su permiso, señor Presidente.

Compañeras Senadoras y Senadores:

El día de hoy el Senador Mauricio Kuri y una servidora, presentamos, en un solo acto, reservas a los artículos tercero, párrafo segundo, fracción X y décimo quinto transitorio de la minuta, por la que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Constitución en materia educativa.  Estas reservas han sido propuestas por instituciones públicas de educación superior de diversos estados.

Preocupa, de manera significa, que la reforma educativa, para ningún nivel, cuenta con un estudio de impacto presupuestal que señale los recursos que se requieren para lograr su implementación.

Hay que destacar que particularmente en educación superior se establecen dos características en la reforma, que son la universalidad y la gratuidad. Evidentemente es algo plausible, nadie se opone a una educación superior universal y gratuita, pero el gran reto, en esta materia, es cómo hacer efectivas estas disposiciones constitucionales en materia de educación superior.

Sorprende que cuando se analiza, como cámara de origen, la iniciativa en la Cámara de Diputados, el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas determina que esta reforma no tiene ningún impacto presupuestario, cuando en el sector educativo sabemos perfectamente que cumplir con la obligación de la universalidad requiere, de manera necesaria, llevar a cabo inversiones para ampliar la capacidad instalada, adquirir tecnologías, equipo, contratar maestros adicionales y desafortunadamente no se cuenta con una estimación de lo que esto representa.

En el mismo caso, la ANUIES, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, señaló que el impacto económico de la gratuidad es muy alto y que afectará gravemente los presupuestos de las instituciones públicas, que si esto se va a reducir parcialmente, gradualmente pueden llegar a percibir hasta un 30 % menos de sus ingresos, una cantidad que ANUIES estima de manera inicial en 13 mil millones de pesos al año, pero que las universidades estiman que esta valoración está muy por debajo de los ingresos que se obtienen anualmente y que se destina, precisamente, a la función educativa.

La inquietud de las instituciones de educación superior es que ni en esta minuta ni en la otra, que en la primera vuelta analizamos, se señalan los principios básicos sobre cómo se va a financiera y a hacer frente a los compromisos para dar cumplimiento a la universalidad y a la gratuidad. Es más ni siquiera se sabe cuánto implica esto financieramente.

Y surgen estos cuestionamientos: ¿Qué propuesta presupuestal tiene el gobierno para las instituciones de educación superior, a fin de que cuenten con los recursos irreductibles, suficientes y oportunos para atender lo que previsiblemente significará un incremento de la demanda educativa?

En su caso, ¿cómo se va a compensar la reducción gradual de recursos propios?

Es evidente que la sola reforma del artículo tercero o garantiza, de suyo, ni la universalidad ni la gratuidad, es necesario que esta venga acompañada de los recursos presupuestales necesarios para implementarla, porque si no a pesar de que pueda generar una alta expectativa en la población, solo queda en un catálogo de buenos deseos y se convierte en letra muerta.

Es cuanto, señor Presidente.

 

Intervención en tribuna de la senadora Josefina Vázquez Mota para presentar reservas a un dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; de Educación; y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3º, 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia educativa.

 

Es correcto. Con su permiso, Presidenta.

Muy buenas tardes, Senadoras, Senadores.

Me permito iniciar citando a Abraham Lincoln cuando en su decálogo mencionó: “usted no puede formar el carácter y el valor del hombre quitándole su independencia, libertad e iniciativa”.

Con esta reforma educativa se está afectando a millones de niñas y niños en sus derechos y libertades, porque lo que no suceda en las aulas; no va a suceder para la vida del país.

El grupo parlamentario de Acción Nacional está siempre y estaremos a favor del interés superior de la niñez consagrado en nuestra Constitución Política, en su artículo 4°.

El día de hoy me permito presentar tres reservas a la presente minuta.

La primera consiste en modificar el artículo noveno transitorio respecto a la elección de la Presidencia de la Junta Directiva del gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación, que como señalaba ya el Senador Damián Zepeda, puede ser un nuevo órgano de evaluación, pero nos parece indispensable una autonomía irrestricta, y que los cinco integrantes sean también elegidos aquí y designados por el Senado de la República.

La segunda reserva es respecto al décimo quinto artículo transitorio para garantizar los recursos suficientes a estados y hacer esta reingeniería que permita optimizar los recursos financieros, administrativos y humanos en todas las áreas del sector en cada entidad federativa.

Y la tercera, que ya ha sido abordada con anterioridad, es respecto al artículo décimo sexto transitorio para que se estipule que los derechos laborales de los trabajadores al servicio de la educación se regirán por el artículo 123, apartados A y B según corresponda.

En Acción Nacional decimos sí a la autonomía universitaria.

Decimos sí a la educación inicial.

Decimos sí a la educación superior e inclusiva.

Le decimos sí al acceso de la ciencia y también a la tecnología.

Decimos sí a la rectoría del Estado.

Decimos sí a la educación pluricultural y plurilingüe.

Decimos sí a la integración de órganos de gobierno autónomos, sin la intervención del Ejecutivo.

Decimos sí a la educación basada en un enfoque de derechos y a la igualdad sustantiva.

Hoy quiero hacer un reconocimiento a las maestras y maestros que con responsabilidad, pasión, amor, dedicación, han dedicado su vida para que nosotras y nosotros hoy estemos aquí, hoy podamos construirnos en mejores seres humanos y también en mejores ciudadanos.

Ninguna o ninguno de los que estamos aquí podríamos hacerlo sin un pedazo del alma, del amor, de la entrega, de una maestra o de un maestro que nos acompañó en alguna etapa de nuestra vida, todos estamos hechos y todas de esos pedazos de entrega de orgullo y de pasión.

Y por eso es que estamos del lado de estas maestras y de estos maestros, y por supuesto, del interés superior de las niñas y de los niños.

Quiero insistir, como lo hice en la ocasión anterior, en una de las omisiones más graves que observo en esta propuesta de reforma, me refiero al mérito, me refiero a los incentivos correctos, me refiero a la disciplina, me refiero a este pase automático que se pretende en primero y segundo año de primaria.

Queridas Senadoras y Senadores:

Ninguna y ninguno de los que estamos aquí estamos por haber pasado en la vida con pase automático, nos hemos tenido que esforzar.

En ocasiones las cosas nos han salido bien y hemos sido exitosos.

Y en otras también nos hemos equivocado y hemos vivido el fracaso y nos hemos tenido que volver a levantar, pero es el esfuerzo, es el mérito, es el valor.

Arrancarles a los niños y a las niñas mexicanas el valor del mérito y del esfuerzo es todo lo contrario a la educación.

Como mamás, como papás, no estaríamos dispuestos a que nuestros hijos tuvieran un pase automático, porque la realidad no tiene anestesia y en la realidad que vivimos todos los días aquí y en cualquier rincón del país debe ser la meritocracia y no la renuncia al mérito lo que debe guiar el ascenso y también el logro de los sueños.

Por supuesto que las niñas, los niños y los adolescentes son sujetos de derechos, pero también de deberes y de responsabilidades, necesitamos construir mejores ciudadanos. De eso se trata la educación.

Si en la infancia no hay límites, si no hay consecuencias, tampoco esperemos ciudadanos que obedezcan la ley y que crean en el Estado de derecho.

Hay quienes dicen que hoy vivimos la generación obediente, porque obedecimos a nuestros padres y hay muchos padres que hoy obedecen a sus hijos, que son quienes gobiernan los hogares.

Por supuesto que es difícil educar.

Por supuesto que cuesta educar, pero es más costoso no hacerlo.

Y es más doloroso no invertir para lograrlo.

Cada vez que se abre un aula se cierran las brechas de desigualdad.

Cada vez que se abre un aula en el país se permite a las niñas y a los niños, sobre todo los más vulnerables, un piso más parejo para competir el resto de la vida.

Yo al igual que muchas y muchos de ustedes me eduqué en la gran mayoría de mi carrera en escuela pública, y no puedo más que agradecer a mi escuela pública todo lo que me dio y todo lo que generosamente construyeron para mí.

Por eso, por eso hoy le decimos no a la compra-venta de plazas.

Decimos no a la indiferencia frente a quienes condenan a cientos de niñas y niños sin clases por semanas o por meses con absoluta impunidad atropellando los derechos de las niñas y de los niños.

Creo en los derechos, por supuesto, legítimos del magisterio, pero ya se ha señalado en esta tribuna, no atropellando los derechos de las niñas y los niños con las aulas vacías durante muchos meses.

Este pase automático, que es un acuerdo del Ejecutivo para primero y segundo de primaria, condena también a las niñas y a los niños a tres desarrollos que son fundamentales por lo menos: a la lectura, a la escritura y a la lógica matemática.

Y quiero señalar algo más, emocionalmente para una niña y para un niño es muy adverso no saber en qué nivel se encuentra, no poder tener un referente de evaluación ni los niños, ni los padres.

Y desde aquí hago un llamado a los padres de familia porque la educación es competencia, por supuesto, de maestras y maestros, pero fundamentalmente de padres y madres de familia.

Y no podemos pedirle a la maestra, al maestro que haga lo que nosotros hemos renunciado a hacer por nuestros hijos.

Pero hay algo más grave que quiero señalar, en este pase automático, donde ni siquiera se va a considerar la asistencia, no se va a considerar las evaluaciones, no se va a considerar la asistencia a la escuela.

¿Qué va a pasar, sobre todo, con los niños más pobres, los que tienen más dificultad de llegar a sus escuelas?

Aquí hay maestras y maestros, y lo saben mejor que muchos, el incentivo puede ser que estas niñas y niños simple y sencillamente no asistan a la escuela porque sabe que van a aprobar el año escolar aún sin haber cruzado la puerta de la escuela.

Todo esto en un mundo globalizado; todo esto en un avance tecnológico sin precedente; todo esto en un mundo de ciencia y de conocimiento.

Terminará perjudicando lo más importante, la esencia propia de las niñas y de los niños.

No es que una calificación de seis, asegurada de antemano, tenga que ver con si el niño o la niña tiene o no la voluntad; pero simplemente dejo la pregunta para todas y para todos.

Si a todas y todos nos hubieran dicho que teníamos asegurado un pase con un mínimo de seis asistiéramos o no a la escuela, hiciéramos o no hiciéramos la tarea, cumpliéramos o no con los deberes, seguramente estaríamos en el reino de la mediocridad y estaríamos rechazando la meritocracia.

El doctor Navarro hablaba con emoción cuando se acompañó a los residentes de medicina: “Doctor, usted hablaba del esfuerzo que se hace en esta vocación única de la medicina. Si en su carrera, si en su vocación, doctor, como en muchas otras, hubiese pase automático y le hubiesen dado una calificación asistiendo o no a la aula, sus pacientes estarían en peligro, afortunadamente no es su caso, ni el de muchos”.

No podemos hablar de educación matando el mérito, el esfuerzo y las consecuencias.

Termino señalando que los mismos egresados de las escuelas normales en México reclaman que las plazas se den por mérito y no por lazos familiares o políticos.

En el grupo parlamentario del PAN le decimos sí a las maestras y maestros que se han comprometido con el interés superior de la niñez, y que son la gran mayoría, porque queremos niñas y niños libres; porque queremos niñas y niños capaces de construir su felicidad; porque queremos niñas y niños con resiliencia, capaz de enfrentar la adversidad.

Porque merecen nuestras niñas y nuestros niños una educación de calidad proponemos esta reflexión conjunta que en el fondo, como se decía, tenemos más coincidencias que diferencias.

Y termino citando a Paulo Freire, cuando afirma: “la educación no cambia al mundo, cambia a las personas que van a cambiar al mundo”.

¿Qué mundo queremos cuando en esta propuesta de reforma se mata el mérito, la disciplina y también el esfuerzo?

Presidenta, le pido amablemente a la Secretaría ilustre a esta Asamblea dichas reservas para su votación.

Senadoras, Senadores, gracias por su atención.

Invito nuevamente a esta reflexión y esta oportunidad histórica de decirles: “sí al mérito, a la disciplina, a los incentivos correctos, pero, sobre todo, de decirle, sí a millones de niñas y niños de nuestro país, de maestras y de maestros”.

Es cuanto.

Muchas gracias.

ooOoo

Intervención en tribuna del senador Damián Zepeda Vidales para presentar diversas reservas a un dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; de Educación; y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3º, 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia educativa.

<a href=”https://wordpress-297913-912337.cloudwaysapps.com/wp-content/uploads/2019/05/2019.05.09-AUDIO-RESERVAS-ZEPEDA.zip”><img class=”alignright size-full wp-image-2497″ src=”https://wordpress-297913-912337.cloudwaysapps.com/wp-content/uploads/2018/08/DESCARGAR-AUDIO.png” alt=”” width=”192″ height=”60″ /></a>

&nbsp;

Con su permiso, señor Presidente.

Y con el permiso de esta Asamblea.

Voy a presentar, si me dan oportunidad, todas las reservas que presentamos en este solo momento, son ocho, espero tomarme el tiempo de no más de una, pero son ocho.

Son ocho, tenemos tiempo, voy a tratar de ser breve.

<strong>El Presidente Senador Martí Batres Guadarrama:</strong> Tendrá tiempo suficiente para presentar sus reservas, Senador.

<strong>El Senador Damián Zepeda Vidales:</strong> Gracias, Presidente.

Con el permiso de la Asamblea.

Si uno analiza en este momento en el que estamos aprobando, están aprobando la reforma educativa que presentó Andrés Manuel López Obrador, la calidad actual de la educación en México, el resultado es terrible.

La prueba PISA que se hace en alrededor de 70 países a nivel internacional nos coloca en el muy desagradable último lugar de todos los países miembros de la OCDE.

Sólo el 0.3 %, 0.3 % de los evaluados llegan al nivel alto, óptimo, ideal en materia de ciencias, de matemáticas y de lecturas.

¿Cómo hacen esta prueba?

Se la aplican a jóvenes, a adolescentes de 15 años para ver si aprendieron en el lapso de su educación primaria y secundaria. Se mide hoy la calidad de la educación en México, 48 % de los evaluados alumnos, en ciencia tienen un grado de competencia que no alcanza el mínimo para un desempeño adecuado en una actividad, 48 %, primer nivel, 42 % en lectura de comprensión, 57 % de los evaluados en matemáticas no llegan a un nivel de competencia mínima, están en una competencia insuficiente.

¿Y qué se le ocurre hace a Andrés Manuel López Obrador y a este Senado de la República?

Una reforma que quita elementos en la calidad de la educación.

Es verdaderamente increíble, sólo sucede, desgraciadamente en este país y en este gobierno, es impensable que la reforma esté hoy enfocada a quitar elementos para elevar la calidad de la educación, cuando estos son resultados que tenemos en nuestro país, y desgraciadamente eso es lo que está pasando.

Yo no tengo ninguna duda que todos los aquí presentes, incluyendo quienes van a apoyar la reforma y quienes no, tenemos en común que queremos que el futuro de la educación sea mejor para México, simplemente tenemos distintas visiones. Desgraciadamente hoy no podemos decir que este documento al cual se llegó sea algo positivo para el país.

Claro que tiene elementos positivos, la mayoría de los que ustedes han citado ya estaban en la Constitución, se buscaron sinónimos y se pusieron en el texto constitucional. Pero la verdad de las cosas es que la mayoría ya venían incluidos, algunos son nuevos, y qué bueno que así sea, como la gratuidad y obligatoriedad en materia de universidades.

Pero desgraciadamente no va a ser más que un buen deseo porque no se le acompaña de un solo peso de presupuesto, sino más que una mención genérica como dicen todas las leyes prácticamente aprobadas, de que la Cámara de Diputados aprobará el recurso necesario para su implementación. Eso y nada, compañeros, perdón que se los diga, pero verdaderamente se traduce en lo mismo, debió haberse garantizado el recurso para esas áreas positivas que trae la reforma.

¿Qué tanto se celebra hoy por el Presidente y por quienes están aprobando esta reforma?

Que se quitan cosas. Fíjense nada más, lo positivo de esta reforma es que se le quitan cosas a un texto constitucional.

Yo no vengo aquí, y nadie del grupo parlamentario está defendiendo un texto ultranza, todo es mejorable, nadie está defendiendo una reforma. Por supuesto que hubiéramos podido avanzar, pero esta reforma desgraciadamente no avanza.

¿Y por qué decimos esto?

Vamos hablando de cuatro temas en particular.

El primer tema, y quizá el más preocupante, la politización de las plazas. El artículo décimo sexto transitorio le abre la puerta a regresar al esquema donde el sindicato manejaba a contentillo las plazas, ¿y por qué lo dice, o al menos hay una confusión?

Porque dice textualmente que el artículo 123 constitucional b), es el que va a regir en esta materia.

¿Y cuál es ese, compañeros?

El que rige el Estado.

¿Y qué dice cuando te vas a la ley de la materia?

Entre otras cosas escalafón, entre otras cosas el manejo discriminado de las plazas por parte del sindicato.

Y muchos dicen: no se preocupen, porque viene un punto y seguido, y después dice que la ley en la materia va a regular el ingreso y la promoción.

Bueno, pues pareciera que se le dio por un lado gusto al sindicato para tenerlos tranquilos, y por eso hoy no están aquí tomando las instalaciones. Y por otro lado, se puso otro párrafo que pueda calmar al otro sector que piensa distinto.

Si de verdad no se quiere regresar al manejo político de las plazas, por qué no querer dejarlo claro en la Constitución, que diga textualmente que no existe una confusión, y que quede claro que no va a haber un manejo discrecional por parte del sindicato.

Se supone que coincidimos, al menos eso escucho yo en el discurso, y entonces por qué permitir una redacción de esta naturaleza. Y se dice que ya se compuso que porque se le puso ¿qué? “Bajo la rectoría del Estado”, perdón compañeros pero eso ya estaba.

No es cierto que de cuando aquí se rechazó al día de hoy ese sea el gran avance, es el gran avance de ese transitorio, pero ya estaba en el artículo 3º constitucional, y eso no garantiza nada en absoluto. ¿Por qué, apoco no tiene rectoría de todo el ejecutivo del Estado? Sí, y de todas maneras les aplica esos artículos que le dan el poder a los sindicatos de hacer lo que quieran con las plazas, no es una garantía.

Entonces, si tenemos la coincidencia arreglémoslo y dejemos el debate, y vayamos juntos a mejorar la calidad de la educación.

Segundo. La evaluación. Se ha dicho mucho que es punitiva, que es para sancionar a los maestros, que es para dañarlos.

Yo quiero decir aquí claramente que tendríamos que estar fuera de la realidad si eso es lo que quisiéramos obtener. No se puede tener educación de calidad sin tener a maestros apoyados con formación, con capacitación, sin darles las condiciones adecuadas.

La educación necesita, por supuesto, el interés superior de los niños y adolescentes, pero también todo el apoyo para los maestros. Si hay duda de ello, porque creo que genuinamente muchos maestros sienten esa persecución aun cuando la Ley de Servicio Profesional Docente dice que está prohibido correrlos, pero evidentemente hay duda de ello.

Pongámoslo claro, compañeros, pongámoslo con todas sus letras, la evaluación es para la mejora continua de la educación, la evaluación es para tener un diagnóstico que permita fortalecer, capacitar, invertir en el maestro, jamás se podrá lastimar los derechos laborales de los maestros.

¿Cuál es el problema ponerlo así?

¿Por qué desaparecer algo que nos va a permitir conocer la realidad y poder invertir para mejorarla?

Tercero. La autonomía del órgano autónomo. Se dice mucho y se dice bien, que la reforma mejora el procedimiento para nombrar al organismo de evaluación educativa, y es cierto, sí, sí mejora esta reforma el procedimiento, porque sólo lo va a hacer el Senado, porque ya no va a haber intervención en este caso de propuesta del Presidente, sí, nada más que a cambio le quitan la autonomía al órgano.

Y aquí nadie viene a defender al instituto actual, se puede cambiar, puede ser el mismo órgano que ustedes están proponiendo, pero con autonomía.

¿Por qué con autonomía? Por un principio básico de objetividad

¿Cómo va a evaluar el mismo encargado de impartir las clases? No hay objetividad en ello, se compromete la independencia de las evaluaciones, es sano que sea un organismo autónomo el que lo haga, corregido, mejorado, el que ustedes proponen, pero autónomo, no controlado con el Presidente el turno.

Y cuarto. El tiempo. Dice la reforma en su lado positivo, que se va a invertir en programas para la alimentación.

Dice la reforma en su lado positivo que se va a invertir en un programa para las normales, dice la reforma en su lado positivo que se va a dar gratis la universidad, y yo pregunto, una pregunta elemental, muy bien.

¿Cuándo les decimos a los estudiantes de universidad o de preparatoria que ya es gratis? Respuesta, ah, no quién sabe.

No dice la reforma cuándo entra en vigor esa gratuidad y es obligatoriedad, no dice. Es increíble, dice que va a ser gradual, no sé si sepan, pero desde hace años, dice la Constitución, que la media superior, la preparatoria debe de ser gratuita.

¿Y es gratuita hoy? Yo les pregunto.

Van los alumnos al CBTIS, a los Cobach, al Conalep, ¿y no pagan? Claro que pagan.

¿Por qué pagan? Porque o se le puso fecha de término, fecha de entrada en vigor y ahí se pueden quedar 100 años, como 100 años se pueden quedar los estudiantes de universidad y de preparatoria ahora con esta reforma.

No se va a traducir en una realidad, entonces, si todos queremos lo mismo, por qué no hacemos las cosas bien, por qué no le ponemos, en Diputados van a ver si le ponen cuánto y acorde a la disponibilidad presupuestal y no sé qué tanta cosa, no.

¿Cuándo?

¿Cuánto cuesta?

¿Cuándo vamos a hacer el programa para hacerlo realidad?

Eso es cumplirle a los mexicanos.

Y esas son las propuestas que hoy traemos.

A raíz del primer debate, me decía una compañera que viene del magisterio: “Damián, en ocasiones parece o no se aclara que no se está en contra del maestro”. Y creo que tiene toda la razón, a veces agarramos posturas y las defendemos con pasión y luego lastimamos en nuestros mensajes.

Yo le quiero dejar bien claro aquí, de veras, de corazón creo que coincidimos en el fondo, pero también de corazón creo que estamos dejando ir una gran oportunidad de hacer las cosas bien.

No riñe su visión de un nuevo órgano valuador con que sea autónomo, no riñe su visión de fortalecer al maestro con que exista una evaluación, siempre y cuando no sea punitiva.

No riñe la intención de lograr la gratuidad con el hecho de que digamos cómo y cuándo.

Pudimos haber logrado una reforma de excelencia, como dicen ustedes, de excelencia, que implica, por cierto, de mejor calidad.

Hoy, todavía no votamos, aquí ahorita lo podemos componer, aquí ahorita podemos salir de aquí todos juntos diciendo, mejoramos esta reforma educativa, porque si hoy leemos los mexicanos lo que dice la Constitución y lo que dice este proyecto de reforma, sinceramente dejamos mucho qué desear.

Por todos esos motivos, nuestro voto ha sido en contra, y por todos esos motivos yo hago votos porque recapaciten y que juntos podamos mejorar la calidad de la educación en México.

Por su tiempo y por su atención, muchas gracias a todos ustedes.

 

Intervención en tribuna de la senadora Josefina Vázquez Mota para presentar reservas a un dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; de Educación; y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3º, 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia educativa.

 

9 de mayo de 2019

Versión de la intervención en tribuna de la Senadora Josefina Vázquez Mota para presentar reserva que reforma el primer párrafo del artículo noveno transitorio, el décimo quinto transitorio y el décimo sexto transitorio

Es correcto. Con su permiso, Presidenta.

Muy buenas tardes, Senadoras, Senadores.

Me permito iniciar citando a Abraham Lincoln cuando en su decálogo mencionó: “usted no puede formar el carácter y el valor del hombre quitándole su independencia, libertad e iniciativa”.

Con esta reforma educativa se está afectando a millones de niñas y niños en sus derechos y libertades, porque lo que no suceda en las aulas; no va a suceder para la vida del país.

El grupo parlamentario de Acción Nacional está siempre y estaremos a favor del interés superior de la niñez consagrado en nuestra Constitución Política, en su artículo 4°.

El día de hoy me permito presentar tres reservas a la presente minuta.

La primera consiste en modificar el artículo noveno transitorio respecto a la elección de la Presidencia de la Junta Directiva del gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación, que como señalaba ya el Senador Damián Zepeda, puede ser un nuevo órgano de evaluación, pero nos parece indispensable una autonomía irrestricta, y que los cinco integrantes sean también elegidos aquí y designados por el Senado de la República.

La segunda reserva es respecto al décimo quinto artículo transitorio para garantizar los recursos suficientes a estados y hacer esta reingeniería que permita optimizar los recursos financieros, administrativos y humanos en todas las áreas del sector en cada entidad federativa.

Y la tercera, que ya ha sido abordada con anterioridad, es respecto al artículo décimo sexto transitorio para que se estipule que los derechos laborales de los trabajadores al servicio de la educación se regirán por el artículo 123, apartados A y B según corresponda.

En Acción Nacional decimos sí a la autonomía universitaria.

Decimos sí a la educación inicial.

Decimos sí a la educación superior e inclusiva.

Le decimos sí al acceso de la ciencia y también a la tecnología.

Decimos sí a la rectoría del Estado.

Decimos sí a la educación pluricultural y plurilingüe.

Decimos sí a la integración de órganos de gobierno autónomos, sin la intervención del Ejecutivo.

Decimos sí a la educación basada en un enfoque de derechos y a la igualdad sustantiva.

Hoy quiero hacer un reconocimiento a las maestras y maestros que con responsabilidad, pasión, amor, dedicación, han dedicado su vida para que nosotras y nosotros hoy estemos aquí, hoy podamos construirnos en mejores seres humanos y también en mejores ciudadanos.

Ninguna o ninguno de los que estamos aquí podríamos hacerlo sin un pedazo del alma, del amor, de la entrega, de una maestra o de un maestro que nos acompañó en alguna etapa de nuestra vida, todos estamos hechos y todas de esos pedazos de entrega de orgullo y de pasión.

Y por eso es que estamos del lado de estas maestras y de estos maestros, y por supuesto, del interés superior de las niñas y de los niños.

Quiero insistir, como lo hice en la ocasión anterior, en una de las omisiones más graves que observo en esta propuesta de reforma, me refiero al mérito, me refiero a los incentivos correctos, me refiero a la disciplina, me refiero a este pase automático que se pretende en primero y segundo año de primaria.

Queridas Senadoras y Senadores:

Ninguna y ninguno de los que estamos aquí estamos por haber pasado en la vida con pase automático, nos hemos tenido que esforzar.

En ocasiones las cosas nos han salido bien y hemos sido exitosos.

Y en otras también nos hemos equivocado y hemos vivido el fracaso y nos hemos tenido que volver a levantar, pero es el esfuerzo, es el mérito, es el valor.

Arrancarles a los niños y a las niñas mexicanas el valor del mérito y del esfuerzo es todo lo contrario a la educación.

Como mamás, como papás, no estaríamos dispuestos a que nuestros hijos tuvieran un pase automático, porque la realidad no tiene anestesia y en la realidad que vivimos todos los días aquí y en cualquier rincón del país debe ser la meritocracia y no la renuncia al mérito lo que debe guiar el ascenso y también el logro de los sueños.

Por supuesto que las niñas, los niños y los adolescentes son sujetos de derechos, pero también de deberes y de responsabilidades, necesitamos construir mejores ciudadanos. De eso se trata la educación.

Si en la infancia no hay límites, si no hay consecuencias, tampoco esperemos ciudadanos que obedezcan la ley y que crean en el Estado de derecho.

Hay quienes dicen que hoy vivimos la generación obediente, porque obedecimos a nuestros padres y hay muchos padres que hoy obedecen a sus hijos, que son quienes gobiernan los hogares.

Por supuesto que es difícil educar.

Por supuesto que cuesta educar, pero es más costoso no hacerlo.

Y es más doloroso no invertir para lograrlo.

Cada vez que se abre un aula se cierran las brechas de desigualdad.

Cada vez que se abre un aula en el país se permite a las niñas y a los niños, sobre todo los más vulnerables, un piso más parejo para competir el resto de la vida.

Yo al igual que muchas y muchos de ustedes me eduqué en la gran mayoría de mi carrera en escuela pública, y no puedo más que agradecer a mi escuela pública todo lo que me dio y todo lo que generosamente construyeron para mí.

Por eso, por eso hoy le decimos no a la compra-venta de plazas.

Decimos no a la indiferencia frente a quienes condenan a cientos de niñas y niños sin clases por semanas o por meses con absoluta impunidad atropellando los derechos de las niñas y de los niños.

Creo en los derechos, por supuesto, legítimos del magisterio, pero ya se ha señalado en esta tribuna, no atropellando los derechos de las niñas y los niños con las aulas vacías durante muchos meses.

Este pase automático, que es un acuerdo del Ejecutivo para primero y segundo de primaria, condena también a las niñas y a los niños a tres desarrollos que son fundamentales por lo menos: a la lectura, a la escritura y a la lógica matemática.

Y quiero señalar algo más, emocionalmente para una niña y para un niño es muy adverso no saber en qué nivel se encuentra, no poder tener un referente de evaluación ni los niños, ni los padres.

Y desde aquí hago un llamado a los padres de familia porque la educación es competencia, por supuesto, de maestras y maestros, pero fundamentalmente de padres y madres de familia.

Y no podemos pedirle a la maestra, al maestro que haga lo que nosotros hemos renunciado a hacer por nuestros hijos.

Pero hay algo más grave que quiero señalar, en este pase automático, donde ni siquiera se va a considerar la asistencia, no se va a considerar las evaluaciones, no se va a considerar la asistencia a la escuela.

¿Qué va a pasar, sobre todo, con los niños más pobres, los que tienen más dificultad de llegar a sus escuelas?

Aquí hay maestras y maestros, y lo saben mejor que muchos, el incentivo puede ser que estas niñas y niños simple y sencillamente no asistan a la escuela porque sabe que van a aprobar el año escolar aún sin haber cruzado la puerta de la escuela.

Todo esto en un mundo globalizado; todo esto en un avance tecnológico sin precedente; todo esto en un mundo de ciencia y de conocimiento.

Terminará perjudicando lo más importante, la esencia propia de las niñas y de los niños.

No es que una calificación de seis, asegurada de antemano, tenga que ver con si el niño o la niña tiene o no la voluntad; pero simplemente dejo la pregunta para todas y para todos.

Si a todas y todos nos hubieran dicho que teníamos asegurado un pase con un mínimo de seis asistiéramos o no a la escuela, hiciéramos o no hiciéramos la tarea, cumpliéramos o no con los deberes, seguramente estaríamos en el reino de la mediocridad y estaríamos rechazando la meritocracia.

El doctor Navarro hablaba con emoción cuando se acompañó a los residentes de medicina: “Doctor, usted hablaba del esfuerzo que se hace en esta vocación única de la medicina. Si en su carrera, si en su vocación, doctor, como en muchas otras, hubiese pase automático y le hubiesen dado una calificación asistiendo o no a la aula, sus pacientes estarían en peligro, afortunadamente no es su caso, ni el de muchos”.

No podemos hablar de educación matando el mérito, el esfuerzo y las consecuencias.

Termino señalando que los mismos egresados de las escuelas normales en México reclaman que las plazas se den por mérito y no por lazos familiares o políticos.

En el grupo parlamentario del PAN le decimos sí a las maestras y maestros que se han comprometido con el interés superior de la niñez, y que son la gran mayoría, porque queremos niñas y niños libres; porque queremos niñas y niños capaces de construir su felicidad; porque queremos niñas y niños con resiliencia, capaz de enfrentar la adversidad.

Porque merecen nuestras niñas y nuestros niños una educación de calidad proponemos esta reflexión conjunta que en el fondo, como se decía, tenemos más coincidencias que diferencias.

Y termino citando a Paulo Freire, cuando afirma: “la educación no cambia al mundo, cambia a las personas que van a cambiar al mundo”.

¿Qué mundo queremos cuando en esta propuesta de reforma se mata el mérito, la disciplina y también el esfuerzo?

Presidenta, le pido amablemente a la Secretaría ilustre a esta Asamblea dichas reservas para su votación.

Senadoras, Senadores, gracias por su atención.

Invito nuevamente a esta reflexión y esta oportunidad histórica de decirles: “sí al mérito, a la disciplina, a los incentivos correctos, pero, sobre todo, de decirle, sí a millones de niñas y niños de nuestro país, de maestras y de maestros”.

Es cuanto.

Muchas gracias.

ooOoo

 

Versión de la intervención en tribuna del senador Gustavo Madero Muñoz para presentar reserva que reforma el primer párrafo de la fracción IX del artículo tercero, el inciso c) de la misma fracción IX y adiciona un segundo párrafo al transitorio décimo quinto.

Con el permiso de la Presidencia.

Gracias.

Que quede claro, el Partido Acción Nacional, perdón, perdón, no deben tomar fotos, el Partido Acción Nacional está a favor, refrenda su compromiso con la educación pública, laica, gratuita e inclusiva.

El PAN ratifica su compromiso para priorizar el interés superior de las niñas, los niños y los adolescentes en nuestro país.

El PAN reconoce a los maestros como agentes fundamentales del proceso educativo y para la transformación social de nuestro país.

El PAN reconoce a las maestras y a los maestros de nuestro país que hacen todos los días un gran esfuerzo, sacrificio, en condiciones de gran limitación material y de poco reconocimiento en sus ingresos.

En lo que el PAN no está de acuerdo es en engañar, no estamos de acuerdo en que se quiera engañar a la gente para complacer a unos cuantos, no estamos de acuerdo en engañar con unas mentiras como eso de la evaluación punitiva, porque no existe tal, es “asustar con el petate del muerto”, es un engaño, porque no ha habido un solo maestro en la historia de este país que haya perdido su trabajo por reprobar ninguna evaluación en México.

El PAN está en contra de la satanización de los conceptos como la calidad de la educación y la evaluación educativa. Esa satanización que están haciendo en el discurso que calidad es malo y ahora se habla de excelencia, que evaluar es malo y ahora se habla de evaluaciones diagnósticas, son concesiones retóricas para complacer a grupos de interés.

El día de ayer vino Santiago Levy aquí al Senado y dio una plática muy interesante. En esta plática se preguntaba por qué México no crece y él utilizó una figura del poema de La Ilíada, que decía que Ulises, en su regreso, se perdió en el mar Egeo y Penélope tenía una presión muy grande para que se casara, todos los pretendientes le urgían que definiera con quién se iba a casar; Penélope, entonces, tejía de día y les decía que cuando terminara de tejer esa chambrita iba a decidir con quién se iba a casar, pero en la noche Penélope destejía secretamente lo que había hecho durante el día.

Santiago Levy ayer nos explicó que en México tenemos el síndrome de Penélope, que por un lado hacemos grandes sacrificios, pero por otro lado hacemos cosas que retroceden y vuelven infructuosos esos sacrificios. Estoy hablando de los sacrificios de los maestros para tener mejor calidad y de los alumnos por estudiar, pero que quedan infructuosos con este diseño de incentivos perversos que tenemos en nuestro país, que nos tiene postrados en un lugar muy lamentable en el concierto internacional, como uno de los países que más invierte como parte de su presupuesto pero que peores resultados tiene en la asimilación de los contenidos de matemáticas y lectoescritura. Esa es nuestra realidad.

Entonces, escuchando a Santiago Levy ayer, se me hizo muy motivante, decía que subestimamos la importancia de los incentivos perversos imbuidos en la normatividad, en las instituciones, en las leyes. Esto es lo que nos tiene postrados.

Hoy con esta reforma estamos haciéndole a la Penélope en México, estamos retrocediendo y destejiendo lo poco que habíamos avanzado, en un compromiso para premiar a los maestros que con su esfuerzo quisieran tener mayores ingresos y acceder a una superación.

Seguiremos en el PAN defendiendo a los maestros que requieran ser recompensados por su esfuerzo, seguiremos exigiendo que se garantice presupuesto a los maestros, a la infraestructura educativa, a la ciencia y a la tecnología; seguiremos comprometidos con comunicar con la verdad.

Son conceptos muy simples los tres que les voy a comunicar, para concluir: ¿Cómo comunicar? ¿Cómo decirle a la gente en qué consiste esta reforma?

Toca el artículo 3º y en el artículo 3º se deroga el concepto de calidad educativa, nada más se dice que la educación no será de calidad. Eso que decía antes ya no va a ser, se sustituye por otra serie de conceptos. Pero lo más importante es que en el inciso noveno desaparece el Sistema Nacional para la Evaluación de la Educación y sobre todo, al desaparecer el instituto de evaluación educativa como un órgano constitucionalmente autónomo, lo sustituye por un organismo innominado, ni siquiera para el nombre les alcanzó, un organismo que no tiene nombre. Bendito sea Dios, este es México.

Y estamos sustituyendo un concepto fundamental, que es el corazón: se quita la evaluación obligatoria vinculante para el ingreso y la promoción. Hoy, cuando hay varios que quieren acceder al sistema educativo, obtener una plaza, tiene que haber un concurso de oposición y eso se elimina. ¿Con qué se sustituye? Ahí está, creo que por ahí veía, “mantenemos la evaluación”, dicen en el PRI.

Pues no, eso es engañar, se quita la evaluación obligatoria vinculante y se sustituye por una evaluación diagnóstica optativa no vinculante. Si quieren decir que mantienen la evaluación, eso es para lavar culpas, porque ustedes votaron, muchos votaron y defendieron esta reforma hace cinco años, y hoy, cambiando el contexto, cambiando de partido algunos, cambian de parecer.

Por eso no engañemos, no se mantiene la evaluación obligatoria y vinculante para el ingreso, la promoción y la permanencia, desaparece; con lo que se sustituye es con un eufemismo de una evaluación diagnóstica optativa no vinculante.

También se sustituye el servicio profesional docente por la carrera magisterial para mejorar los salarios. Esto concluye hoy con una gran aplanadora, con una primorosa mayoría.

El día de hoy celebramos la primorosa mayoría, esta que aprueba en un proceso legislativo atropellado, precipitado, que dispensa todos los trámites y simula tener sesiones distintas en un mismo día, simplemente con una diferencia de 15 minutos, y que pretende engañar diciendo que es para atender a los niños, y no reconociendo que es para pagar facturas y no seguir cargándole los intereses a este gobierno.

Me recuerda la imagen, me viene a la cabeza la imagen de aquellos maestros de Chiapas que quisieron asistir voluntariamente a una evaluación y fueron rapados, que les violaron los derechos humanos, y hoy ellos son los que ganan, los que raparon a estos maestros y hoy están rapando a la Constitución en materia educativa.

Es cuanto, Presidenta, muchas gracias.

 

ooOoo

 

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Martha Cecilia Márquez Alvarado, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, para presentar reservas para reformar el décimo cuarto transitorio, el décimo sexto transitorio y propone la adición de un artículo décimo noveno transitorio.

 

 

Sí, es correcto. Gracias.

Solicito amablemente reformar, como ya lo mencionó el artículo décimo cuarto y el artículo décimo sexto transitorio, así como adicionar un artículo décimo noveno transitorio.

El artículo décimo noveno transitorio es para que en un plazo de 60 días contados a partir de la entrada en vigor del presente decreto, el Ejecutivo Federal remita a ambas Cámaras la evaluación de impacto presupuestal.

Además quiero decirles, que como ya lo he mencionado, y hoy lo sostengo, esta reforma educativa es para cumplir un chantaje de un grupo de maestros y en nada abona al interés superior de la niñez ni a la mejora de la calidad en la educación.

Cómo se piensa mejorar algo que no se evalúa como Senadores.

Qué casualidad que se convoque a un período extraordinario para sacar de manera apresurada la reforma educativa, justo antes del 11 de mayo, justo antes de la fecha en que inician las evaluaciones docentes.

Este gobierno federal no se pudo dar el lujo de valuar un poco a sus maestros, no se pudo dar el lujo de ver cómo funcionaba hoy la educación en México.

Con esta aprobación el grupo oficialista de Morena hará, porque ya dieron sus votos, las dos terceras partes que muchos docentes pierdan la posibilidad de acceder a una plaza laboral por mérito, y se regresará a la repartición de plazas por meritocracia, al influyentismo y al compañerismo.

Hoy mexicanos y mexicanas, hoy maestros de México, ustedes pierden la oportunidad de obtener una plaza de manera legal, hoy tendrán que ir con la CNTE para obtener una plaza, abandonando así a que exista y se propague más la corrupción en el ámbito educativo, lo cual prometió el Presidente dictador que se terminaría el 1º de diciembre.

Por otra parte, este dictamen también contiene una contradicción de fondo, y es que se plantea que el Estado garantice la educación inicial, pero pasa como lo hace el Presidente dictador en todas sus mañaneras, dice una cosa y hace otra.

Aquí dice que van a garantizar la educación inicial, pero el Presidente dictador mató a las estancias infantiles.

El Presidente dictador hace que hoy más de 154 mil niños que tenían educación inicial en una estancia infantil hoy ya no la tengan.

¿Cómo vamos a recuperar esto?

¿Cómo iremos por más de 150 mil niños, ahora dónde están?

Estaban en una estancia recibiendo alimentos, recibiendo educación y hoy ya no están.

Y hoy esta reforma educativa es contradictoria.

Mi voto es en contra de esta reforma.

No quiero ser comparsa de lo que se pretende hacer hoy con la educación.

Yo quiero ver a mis hijos a los ojos el día de mañana y que se sientan orgullosos de que su madre y una representante ciudadana no apostó su futuro educativo por quedar bien con un grupo de maestros, por quedar bien con la CNTE, que de manera radical toman las calles para exigir que sean cumplidos sus caprichos.

Éstos son los maestros que quiere el Presidente dictador.

Éstos son los maestros que quiere el Presidente, como los de la CNTE.

Y en el peor de los casos, éstos son los hijos de México que quiere el Presidente dictador.

Yo voté en contra de esta reforma porque tristemente hoy Senadoras y Senadores, en esta fecha, 9 de mayo de 2019, echaron atrás todo lo que había para tener mejores maestros.

Hoy, 9 de mayo de 2019, que quede en su conciencia, Senadores, que ustedes fungieron como recepcionistas del Presidente dictador para que éstos sean los maestros que tiene México.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *