El GPPAN en el Senado vigilará y exigirá que Morena y el presidente cumplan su reforma educativa

 

Versión de la conferencia de prensa de las y los senadores del PAN, encabezados por el coordinador, Mauricio Kuri González

SENADOR MAURICIO KURI GONZÁLEZ (MKG): Hola, muy buenos días tengas todas y todos ustedes.

Como ustedes saben, este día hay una votación importante, que es la votación de la reforma educativa. A quien le voy a pedir de favor que hable a nombre del Grupo Parlamentario de Acción Nacional es al jefe Madero, y también inclusive que haga algunos comentarios sobre el tema de lo que se vio hoy, del tema de la refinería de Dos Bocas. Adelante, jefe Madero.

SENADOR GUSTAVO MADERO MUÑOZ (GMM): Buenos días a todas y a todos, como dice nuestro coordinador, que es su cumpleaños además, muchas felicidades.

Estamos en una posición discordante en Acción Nacional, respecto del grupo mayoritario de Morena y de los partidos que lo van a apoyar.

El día de hoy va a suceder algo que nosotros no estaremos respaldando. No estamos respaldando el propósito de que el presidente Andrés Manuel, para cumplir sus compromisos de campaña, no esté tomando en cuenta cuál va a ser el impacto que va a tener en la calidad de la educación de los niños, no se está tomando en cuenta los recursos que se van a necesitar y que no están disponibles en este momento para acompañar esta reforma.

No estamos de acuerdo en que se quede en la indefinición la forma de admitir a nuevos maestras y maestros al sistema educativo nacional, siquiera criterios claros, transparentes para que haya un piso parejo y, sobre todo, para que sea el mérito.

Si les preguntamos a los padres de familia si tú estás de acuerdo en que los maestros que estén en el salón de clases sean los mejores que se pueden obtener, todo mundo va a decir que sí y lo que necesitamos es encontrar este método para encontrar y seleccionar y promover a los mejores maestros en el salón de clases.

Queremos apoyar a todos los maestros de México, reconocerles su valor, son apóstoles de la educación que se sacrifican día a día por apoyar a nuestros niños, pero creemos que los incentivos que esta reforma va a introducir no ayudarán al propósito que tiene la mayoría de los maestros de capacitarse, esforzarse y que se le reconozca esa capacitación y ese esfuerzo y, sobre todo, que se les den los recursos y los salarios y la infraestructura para poder desempeñarse de la mejor manera.

No estamos de acuerdo con esto, estamos también evidenciando cambios de posición de algunos actores políticos que hace unos años, hace cinco años la apoyaron y hoy la están echando en contra, como es el propio Mario Delgado, que en su momento era senador del PRD y echaba las campanas al vuelo con esta reforma diciendo que era una reforma que ponía en el centro a los alumnos y que iban a mejorar la calidad de la educación y hoy está cambiando 180 grados su punto de vista simplemente porque ahora está en Morena y estos cambios pues son evidencia de la falta de fundamento de su argumentación para apoyar o rechazar una reforma, cuando están de por medio los hijos.

Yo termino diciendo que, consideramos en Acción Nacional, que esta puede ser una de las reformas más importantes que se están discutiendo en el Senado, porque están hablando del impacto en la vida, el futuro de la niñez de los mexicanos, del futuro de nuestros hijos y con esto no se juega.

Lo están metiendo a presión, están violentando los tiempos, están ignorando todo el procedimiento legislativo, lo están metiendo bajo presión, dispensando todos los trámites de una reforma constitucional, nunca se le dispensan los trámites, ahora lo van a hacer porque quieren llegar al Día del Maestro con una ofrenda.

Nosotros creemos que esto es muy serio y que debe de darse una discusión a fondo y no comprometer nunca la calidad de la educación, el futuro de nuestros hijos y los recursos que requieren para serlo.

Y sobre el tema de Dos Bocas, rápidamente decir que la realidad es el muro contra el que se está estampando Andrés Manuel López Obrador.

La realidad le dice que no hay refinerías que se construyan en tres años y con 8 mil millones de dólares y él no solo no acepta esta evidencia que ya se la pusieron por escrito a quienes él consideró e invitó para la construcción, sino que ahora dice que lo va construir el Estado, el gobierno; el gobierno que él mismo ha reconocido que está desmantelado, que Pemex está desmantelado en talento, en infraestructura y en capital; no tiene recursos técnicos y financieros para hacerlo y este empecinamiento nos puede salir muy caro porque está distrayendo recursos de la educación, de la salud y de los programas sociales para dedicarlos al proyecto de Dos Bocas para fortalecer a Pemex y esto puede ser que los analistas financieros, las calificadoras de riesgo determinen que está tozudez del Presidente no tenga viabilidad financiera y nos afecte la calificación del grado de inversión con consecuencias nefastas para nuestra economía.

Sería cuanto, coordinador.

Muchas gracias.

PREGUNTA (P): Buenos días para todos.

En cuanto a los dos temas, en la primera: ¿qué opinión les merece que Rocío Nahle se quede a cargo de esta parte de lo que es la construcción de Dos Bocas?, decía hace rato en la mañanera López Obrador que ella va a estar a cargo prácticamente como experta, como verificadora casi, casi como arquitecta de este proyecto de Dos Bocas.

Ya la segunda, en cuanto a la parte de educación, ¿qué es lo que van a hacer ustedes, ahorita ya en la sesión, que se suba al Pleno esta reforma qué puntos van a buscar hacer, siendo que por la torpeza de Morena se perdió por un voto en la anterior?, ¿qué van a buscar hacer ustedes para que estos puntos que ustedes están mencionando se puedan considerar?

Gracias.

MKG: ¿Están de acuerdo al tema de Rocío Nahle que lo conteste Julen Rementería, que está en la Comisión de Energía y la de educación que la conteste aquí Mine?

Adelante.

SENADOR JULEN REMENTERÍA DEL PUERTO (JRP): Gracias.

Yo sólo diría que la construcción de una refinería es de las construcciones más especializadas que pueda haber y también recordar algo complementario a lo que dijo el jefe Madero: cuando el Presidente habló de estas cuatro empresas, habló de que habían construido alrededor de 500 refinerías; eran prácticamente los más expertos, los mejores en el mundo y los cuatro le dicen: “no la puedes construir ni en tres años que quieres ni tampoco al precio que deseas” y el Presidente decide dársela a Pemex y ponerla a cargo de una persona que, bueno, merece todos nuestros respetos como mujer, como exsenadora, como secretaria pero que, por supuesto, no tiene las capacidades para dirigir un proyecto de esta naturaleza.

¿Cuántas construcciones ha llevado a cabo de lo que sea, ya no hablemos de refinerías, de otro tipo, precisamente la secretaria? Y no es hablar mal, simplemente en este proyecto particularmente, si hay está tozudez que mencionó el senador Madero, pues por lo menos que pongan a los expertos para que el daño económico en nuestro país sea menor al que de por sí va a haber, porque está tan mala idea de decir: “no, pues no va con empresas, que vaya, pues, con Pemex”, que vaya a través de la gente de Pemex, que no tiene experiencia en la construcción de refinerías, pues es una mala idea.

Lo que debió de haberse hecho, en todo caso, es llamar a una licitación pública internacional para que ahí se establecieran las condiciones y pudiera entonces, con perfecta claridad, escoger a la mejor empresa que garantizará los tiempos y que, por supuesto, estableciera un presupuesto creíble para la construcción y puesta en operación de la refinería, porque evidentemente con 8 mil millones de dólares no lo van a conseguir.

Pero además un elemento adicional, no es lo mismo la fiscalización a través de un contrato que se otorga a empresas dedicadas a llevar a cabo la determinación de una obra cualquiera a que lo hagas por administración. Entonces, el proceso de fiscalización va a ser mucho muy deficiente y seguramente va a haber una opacidad tremenda y bueno, tendremos que –como pareciera que fuera la costumbre en este país desde el primero de diciembre a la fecha– tener que creer las cosas que se nos dicen y no nos las pruebas no nos las enseña y nos acreditan con documentos, como debe de ser, los dichos de que proponen precisamente para realizar este tipo de inversiones.

En resumen, no está la Secretaría, no está Pemex preparado para llevar a cabo la construcción de esta refinería, ojalá se cambie esta decisión y ojalá se convoque si se quiere hacer la refinería a una licitación pública internacional que es lo que debió de ser desde el principio.

Es cuanto.

SENADORA MINERVA HERNÁNDEZ RAMOS (MHR): Gracias, coordinador. Muy buenos días medios de comunicación.

Bueno, respecto de nuestra postura en el Pleno en materia de la reforma educativa, pues desde luego nos resulta una reforma insuficiente y votaremos en consecuencia en contra, partiendo del hecho de reconocer que fue la oposición, específicamente el PAN, quien hizo aportaciones valiosísimas, quien rescató el tema de la autonomía universitaria, entre otros, pero también el tema de la educación inicial, bilingüe, plurilingüe, etcétera, hay varios temas muy puntuales en los que incidió el Partido Acción Nacional, pero que quede muy claro que el PAN como oposición responsable estará siempre velando por la educación pública, lo que pasa es que no queremos que se privilegie la tómbola o el amiguismo, el compadrazgo, incluso los favores de tipo sexual por encima de la profesionalización, por encima de la capacitación y la meritocracia de nuestros maestros.

Yo creo que iba caminando muy bien, las prisas les ganan, no tuvimos esa oportunidad de escucharnos, no quisieron escucharnos, porque tuvimos siempre en el Grupo Parlamentario de Acción Nacional la disposición de aportar, de matizar nuestras redacciones para empatarlas con ellos y simplemente no tuvieron esa disposición, esa voluntad y pues es evidente que al no estar manifestándose la SNTE, pues hay ya una cuestión de tranza, de asuntos que ya acordaron y que sobrepasan el interés superior de la niñez, el interés del propio magisterio, la democratización pues de la educación y de los padres de familia, eso es lo que vamos a hacer.

P: Buenas tardes, senadores. Quisiera saber coordinador, si van a presentar alguna reserva en esta materia educativa.

MKG: Sí, sí se van a presentar reservas. Aquí está Damián Zepeda, no sé si quieres…

P: ¿Cuántas van a presentar?

MHR: Son alrededor de 18 reservas y las presentamos diversos senadores y pues están enfocadas a esto, el tema del artículo tercero en su párrafo octavo vinculado con el décimo sexto transitorio y una serie de párrafos que ya hemos insistido la vez anterior que son verdaderamente dignos de incluirse y que están siendo absolutamente ignorados.

ooOoo

 

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos al presentar el posicionamiento del GPPAN al dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; de Educación; y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3º, 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia educativa.

Con su venia, Presidente.

En el Grupo Parlamentario de Acción Nacional concebimos a la educación como un proceso amplio que tiene como finalidad la formación integral de cada persona para desarrollar plenamente sus valores, capacidades, talentos y aptitudes.

Los senadores del PAN estamos convencidos de que la educación es el medio más eficaz para el constante desarrollo y perfeccionamiento de las personas.

No hay manera en que podamos construir una sociedad más ordenada y más generosa sin que entendamos que la educación debe ser integral y formativa en valores como la paz, la libertad, la igualdad y la democracia.

Precisamente por eso, quienes somos senadores del PAN creemos que debe revalorarse la dignidad de la labor magisterial, porque la relación entre los docentes y sus alumnos es parte esencial del proceso educativo; porque creemos que sí, se trata del interés superior de la niñez en el proceso educativo, pero también de reivindicar la dignidad del magisterio y de fortalecer la participación de las madres y los padres de familia.

Las y los maestros tienen a su cargo una de las más importantes funciones: educar para la democracia, fomentar el pensamiento crítico y promover los valores inherentes a la libertad y la paz.

Esto lo sé porque lo viví y lo vivo, lo sé porque mis padres se desempeñaron como profesores y conozco del amor, de la pasión y la entrega de los docentes, en el aula y fuera de ella, y porque también conozco de las precariedades y de las dificultades que enfrentan en su labor diaria; lo sé porque aquí en el Senado y allá en la Cámara de Diputados hay 22 valiosos parlamentarios del PAN que son y han sido docentes en diferentes niveles.

Por eso, senadores, es completamente injusto que con la actual reforma constitucional se deje al magisterio a merced de la incertidumbre, que no se reconozca plenamente el esfuerzo que los docentes han puesto en su preparación, en su actualización y profesionalización continua, que se tengan oídos sordos ante la petición de muchas maestras y muchos maestros que quieren ser reconocidos por sus méritos y que ya no quieren que sus plazas laborales sean asignadas por amiguismos, por compadrazgos o a cambio de dinero o favores sexuales, o incluso por tómbola.

Todos nosotros, senadores, tenemos el recuerdo de una maestra o de un maestro que nos transformó la vida, que nos hizo mejores, que nos alentó y puso ante nosotros retos intelectuales, ese maestro o maestra que a través de su labor en cada alumno, poco a poco, fue transformando nuestra realidad social.

Con ese ideal en mente, el Grupo Parlamentario de Acción Nacional, con el acompañamiento continuo de la sociedad civil organizada, dedicó sus esfuerzos a mantener, mejorar e innovar el marco jurídico vigente en materia educativa, porque no podíamos permitir un retroceso normativo en perjuicio de los derechos de los educandos, ni tampoco de los docentes; por eso, corregimos ese grave error de haber eliminado la autonomía universitaria; propusimos la inclusión de asuntos relacionados con educación inicial; la educación superior; la educación especial; la educación pluricultural y plurilingüe; la educación basada en un enfoque de derechos e igualdad sustantiva; el acceso a los beneficios de la ciencia y de la innovación tecnológica; y a la mejora de las escuelas normales.

Sin embargo, las condiciones políticas en que fueron llevados a cabo estos esfuerzos, no permitieron que este Congreso de la Unión entregue a México una reforma educativa pensada hacia el futuro; una reforma en la que se reafirme la responsabilidad del Estado en el servicio público de la educación y sobre el proceso formativo que éste implica.

Por el contrario, fueron la negociación política y los intereses cupulares y clientelares los que tuvieron una mayor ponderación para que, a toda costa, saliera adelante esta reforma constitucional.

A pesar de que se vulneró el mandato legal expreso de que el Presidente debió entregar la evaluación del impacto presupuestario correspondiente a esta reforma, será votada a favor.

A pesar de que, por primera vez, un órgano constitucional autónomo está siendo degradado a una “autonomía técnica y operativa” y a un control del Ejecutivo que, aunque en el papel se quiera establecer como indirecto, en la práctica será real y efectivo, será votado a favor.

A pesar de que no se está garantizando la viabilidad financiera del federalismo educativo, porque en ninguna parte se establece cuál será el mecanismo de asignación de recursos para que las entidades federativas atiendan las nuevas atribuciones que en materia educativa se les confieren, será votado a favor.

Esta cuarta transformación encierra un enigma: acostumbrados a una larguísima campaña electoral de 18 años, todavía no entienden que ya son parte de un poder del Estado, que los lugares comunes y las frases hechas que les funcionaron estando arriba de un templete no pueden de ninguna manera sustituir a la técnica legislativa, al proceso parlamentario, a la política pública, ni a la acción de gobierno.

En este nuevo gobierno y con esta nueva mayoría parlamentaria, el sello de la casa ha sido todo lo contrario de actuar con orden, apego a la ley y la prudencia; por el contrario, se ha actuado al vapor, y como decían en el siglo de oro español, a tontas y a locas.

La 64 Legislatura es testigo del agotamiento de los cauces institucionales. La mayoría parlamentaria nos obsequia la nueva rutina de creer que los 30 millones de votos pueden justificarlo todo, aunque sea un retroceso constitucional y así se trate de la eliminación de contrapesos y de la concentración del poder.

Maquiavelo decía que, para actuar con prudencia, no hay otra ruta que abrir los ojos a la realidad, a la verdad efectiva, porque en política, senadoras y senadores, no hay permiso para la ingenuidad.

Es verdad, la reforma que estamos votando tiene muchísimas virtudes, pero el brillo de éstas no puede cegarnos al grado de que no advirtamos y que ni siquiera busquemos corregir los vicios que consideramos perjudiciales para el interés superior de la niñez, para el magisterio y los docentes, o para la participación de madres y padres de familia.

Bajo estas condiciones, el Grupo Parlamentario del PAN no puede emitir un voto de confianza a esta reforma.

No podemos como Legisladores permitir ser ingenuos, ni tampoco podemos dar espacio a la incertidumbre o a la inseguridad cuando lo que requiere la educación en este país son certezas y garantías sobre el adecuado ejercicio de nuestros derechos fundamentales.

Es cuanto, senador presidente.

 

ooOoo

 

Versión de la intervención en tribuna del senador Marco Antonio Gama Basarte para referirse a un dictamen de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales; de Educación; y de Estudios Legislativos, Segunda, con proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de los artículos 3º, 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia educativa.

Gracias, presidente, senadoras y senadores.

Henos aquí, reunidos una vez más, para acatar con diligencia, la exigencia de dos factores de poder que mucho han lastrado la democracia mexicana, al colocar sus intereses por encima del bien común, y me refiero al presidencialismo restaurado y al sindicalismo chantajista.

Yo no tengo duda de que esta es una página triste en la historia de este honorable Senado, porque hemos sido convocados a un periodo extraordinario en el cual lo único extraordinario, es la prisa del partido en el gobierno por cumplir sus compromisos electorales con la CNTE y la urgencia por obedecer con disciplina casi casi militar las instrucciones recibidas de Palacio Nacional.

Lo verdaderamente extraordinario sería que se nos convocara a reformar la Constitución, pero para garantizar el derecho a la educación de calidad de la niñez mexicana.

Tristemente la niñez, la educación, los derechos de los padres y las madres de familia, los retos educativos de nuestro país en el contexto de un mundo global y los desafíos que nos impone un desarrollo tecnológico que avanza cada vez más rápido, no son la prioridad de un gobierno que, para llegar al poder, accedió a entregar concesiones que son profundamente regresivas para la sociedad mexicana.

El planeta va al encuentro del futuro y el gobierno le impone a México el pasado como destino.

Lo más dramático es que se trata de la regla y no de la excepción, en un proceso extraviado de toma de decisiones públicas.

El futuro va a las energías limpias, y el gobierno mexicano dice combustibles fósiles.

El futuro va a más globalización y mejor comunicación, y el gobierno mexicano cancela aeropuertos.

El futuro va a la igualdad económica entre hombres y mujeres y el gobierno mexicano cancela estancias infantiles.

El futuro va a la educación de calidad para competir internacionalmente, y el gobierno mexicano promueve una contrarreforma constitucional que restituye a los sindicatos los viejos privilegios.

En el nuevo dictamen nada cambia, si acaso la fiereza con la que el partido mayoritario ha amenazado y vigilará sin duda a sus integrantes para que ninguno se atreva a salir de este recinto a atender una urgencia familiar, tal como le pasó al senador Salomón Jara.

¡Faltaba más, que no haya quedado suficientemente claro que, aquí las únicas urgencias que se deben atender son las del presidente y sus amigos de la CNTE!

Hoy, una vez más, reafirmo que mi compromiso y el de mi Grupo Parlamentario de Acción Nacional es con la niñez y la democracia mexicana. No podemos avalar una reforma educativa que es regresiva, lesiva, autoritaria, anacrónica y discrecional, pero, sobre todo, que premia la incompetencia y no la formación de competencias.

Como senador, como mexicano y como padre de familia, estoy convencido de que este es el momento de apostar por una educación de calidad que sea la mejor herencia que le podemos dejar a los mexicanos del mañana a los que les tocará enfrentar un mundo cada vez más globalizado y competitivo.

Estamos perdiendo la oportunidad histórica de transformar a México para avanzar, no para retroceder. Por eso, es necesario profundizar los avances de la democracia, no cancelarlos. De lo que se trata es de no permitir el secuestro de nuestras instituciones públicas para el beneficio privado de personas o grupos. Por eso no podemos votar a favor.

Lamento que a muchos funcionarios no les haya quedado claro que están en sus cargos para defender el interés público y no para traficarlo en beneficio propio o de sus partidos políticos.

Quien quiera pruebas de lo que digo, le bastará con escuchar la intervención del compañero senador Ricardo Monreal en la campaña electoral de Aguascalientes el fin de semana pasado.

Lo que ahí se dijo, pinta de cuerpo entero una forma de entender la política, en la que los gobernantes se conducen como si el presupuesto fuera un patrimonio privado y el ejercicio del poder público un botín para repartir entre los incondicionales.

Esa misma pauta de comportamiento es la que estamos viendo en el delicado asunto de la contrarreforma educativa. Una penosa decisión que confirma su naturaleza en la forma en que se presenta: de madruguete y de madrugada, como sucedió anoche en la Cámara de Diputados..

Así no señoras y señores senadores.

Este Senado representa a las entidades federativas y en última instancia al pueblo de México. Con él debe estar nuestro compromiso y acatando su mandato es donde debemos comprometer nuestra actuación. No a los acuerdos inconfesables entre el nuevo gobierno y el sindicalismo que lo extorsiona porque lo llevó al poder.

No seremos cómplices en este atentado contra el futuro de México.

Es cuánto, gracias por su atención.

 

ooOoo

Etiquetas de la nota
, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *