Senadora Xóchitl Gálvez Ruiz para referirse a un dictamen de las Comisiones Unidas de Trabajo y Previsión Social

Intervención en tribuna de la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz para referirse a un dictamen de las Comisiones Unidas de Trabajo y Previsión Social, de Para la Igualdad de Género y de Estudios Legislativos, Primera, el que contiene proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo y de la Ley del Seguro Social, en materia de las personas trabajadoras del hogar.

 

Versión de la intervención en tribuna de la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz para exponer la postura del Grupo Parlamentario del PAN, con relación a un dictamen de las Comisiones Unidas de Trabajo y Previsión Social, de Para la Igualdad de Género y de Estudios Legislativos, Primera, el que contiene proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo y de la Ley del Seguro Social, en materia de las personas trabajadoras del hogar

Pues muchas gracias, la verdad son de esos días en que las emociones salen a relucir.

Por supuesto que a mis amigas del sindicato que, por cierto, ya me bajaron a Domi porque la invitan a eventos entre semana, Dominga es la trabajadora que está conmigo hace 18 años y que tuve que hacer peripecias de darme de alta como mujer con actividades empresariales para poderla asegurar en el Seguro Social; desde hace 30 años que tengo trabajadoras del hogar, porque era la única manera legal donde tú podías asegurar tu trabajadora del hogar y eso implica una serie de obligaciones fiscales que hace que muchos patrones difícilmente lo hagan, pero sentía ese compromiso y lo hice así.

De hecho Dominga está por llegar, no quiso venirse antes por temas que hoy decide hacer mercado y…, pero quiero especialmente dedicarle a ella, pero, sobre todo, a mi madre que durante años lavó ajeno.

Siempre hay en el pueblo el rico, siempre hay el que le va bien y a mi tío Beto le había ido bien, porque tenía una fábrica de mole y mi mamá pues le trabajaba a él, y ahí en mi pueblo estaba una normal rural, del Mexe, Hidalgo, todo mundo la conoce, y una tía se enamoró de alguien del Mexe, se fue a San Luis Potosí, tuvo siete hijos y regresó al pueblo con siete hijos sin posibilidades de alimentar a sus hijos y la única opción fue venirse de trabajadora doméstica, porque así le llamaban, a la Ciudad de México, y tuvo que dejarnos a diferentes familiares, sus siete hijos; mis primos crecieron uno con cada familia, dos de ellos acabaron mal, acabaron, pues, no en un buen camino porque siempre la falta de la madre…, pero pues no va a haber trabajo que te acepte siete hijos.

A mi tía Esperanza siempre la voy a recordar con ese cariño, porque tuvo que hacer ese esfuerzo para poder sacar adelante a su familia.

Por eso, Marcelina y el sindicato, su lucha ha rendido frutos; ustedes nos invitaron a Citlali, a Paty, a varias senadoras a una reunión, porque querían que las senadoras las escucháramos con diferentes organizaciones de la sociedad civil, y la verdad es que le dieron en el clavo, porque si algo tengo es que soy tenaz y cuando tomo una causa voy de frente y no me quito, y eso es lo que hizo posible…, porque no manchen el poner de acuerdo a todas: cuando ya lograba una redacción me la cambiaban otras y luego me la volvieron a cambiar, y también tengo que reconocer el apoyo del senador Damián Zepeda y la paciencia de su abogado Tonatiuh, para escucharlas a todas y poder construir una redacción final, donde Malú le metió todo el tema de género, donde Paty Mercado le metió todo el tema laboral, de la cual es especialista, y todas fuimos contribuyendo.

Por eso yo creo que ésta es una iniciativa de todas y de todos los que sabemos que Morena tiene la mayoría, y nos queda claro: si ustedes no les da la gana que estas cosas salen, no van a salir; pero también nosotros les podemos dar la mayoría calificada para la reforma educativa, que va a venir al Senado.

Entonces, más vale que nos pongamos de acuerdo y seamos generosos de ambos lados, que sepamos construir acuerdos y que ustedes como oposición nos escuchen a nosotros cuando queremos hacerles sugerencias en beneficio de la educación, como lo logramos en la Guardia Nacional y como lo estamos logrando en esta iniciativa, que hoy estamos sacando adelante gracias a esas mujeres que han hecho posible que cada domingo de su vida, en lugar de descansar, lo dediquen para luchar por otras mujeres.

Hoy se marca el inicio de un importante logro por la obtención de derechos laborales para más de dos millones de trabajadoras y trabajadores del hogar tras una larga lucha, una reivindicación apenas justa para personas prestadoras de servicios que han padecido por años una relación laboral desigual y discriminatoria.

Para ellas, porque principalmente son mujeres, largas jornadas de trabajo, con todo tipo de tareas, algunas muy ingratas y abusivas, responsabilidades en la crianza y cuidado de hijos y enfermos ajenos, a veces comiendo de las sobras de la mesa principal. A cambio han recibido los salarios más bajos que el mínimo, han carecido de prestaciones sociales, su situación de explotación silenciosa asume un matiz aún más agobiante porque sucede en la privacidad de los hogares de sus patrones.

Esta tiranía tendría que llegar y va a llegar a su fin. Los servicios que incluye el trabajo doméstico son considerados indispensables por quien lo requerimos.

En adelante, para conseguir este servicio tendrán que firmar un contrato que señale un horario, así como las condiciones óptimas de trabajo. Quedamos pendientes de los resultados de programa piloto que ha puesto en marcha el Instituto Mexicano del Seguro Social para el régimen de seguridad social especial para las personas trabajadoras del hogar.

Me congratulo que en el caso de la mujer de más de 80 años, cuya demanda de prestaciones tras 50 años de servicio, presentada ante la Suprema Corte de Justicia haya servido de precedente para que el IMSS implementara el programa piloto.

Estimada señora, no sé su nombre, porque la Corte no lo dio a conocer, su demanda ha servido para apuntalar la lucha de los derechos humanos de todas y todos los bajadores del hogar.

Celebro que en esta asamblea hayamos logrado y alcanzado los acuerdos para la elaboración de este dictamen. Gracias senador Napoleón Gómez Urrutia por su apoyo. También gracias a mis compañeros del PAN por habernos apoyado. Y a todas las mujeres, senadoras y senadores, que hicieron posible esto.

Expreso mi reconocimiento a las organizaciones de la sociedad civil y a todas aquellas personas que han levantado la voz para exigir los derechos que debieron haberles correspondido a ese sector laboral desde que se redactó la primera Ley Federal del Trabajo.

Estoy segura, porque esto no lo vamos a dejar aquí, ya estamos convocando en la Cámara de Diputados para darle seguimiento, para que esta Cámara honre su compromiso por la defensa de los derechos de todas y todos los trabajadores de la nación y estoy segura que va a apoyar este dictamen.

Que se sepa que, desde el Senado daremos seguimiento puntual al cumplimiento del dictamen para que las y los trabajadores del hogar puedan, ahora sí con justicia, ejercer su inestimable labor.

Compañeras y compañeros senadores esta es una primera etapa, vienen otras, tenemos que luchar por los trabajadores jornaleros agrícolas, ahí está ya la iniciativa de reforma constitucional en materia de derechos y cultura indígena.

Yo creo que podemos ser una legislatura que marque un precedente en materia de derechos humanos y reitero que trabajar en equipo es mucho mejor.

Gracias a todos.

 

ooOoo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *