Senadora María Guadalupe Saldaña Cisneros, al participar en la discusión por el que solicita al Presidente realicen diversas acciones relacionadas con proyectos inmobiliarios en Baja California Sur

Intervención de la senadora María Guadalupe Saldaña Cisneros, al participar en la discusión de un dictamen de la Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático, que exhorta al Presidente de la República y a las titulares de las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales y de la Función Pública, a que realicen diversas acciones relacionadas con proyectos inmobiliarios en Baja California Sur.

Gracias, Presidenta.

Primero que nada, agradezco a la Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático, presidida por mi compañero el Senador Murat y a todos los integrantes de la Comisión por aprobar de manera unánime este exhorto.

El problema que se planteó en este exhorto se originó debido a que la Semarnat, en el gobierno anterior autorizó sin consulta pública un proyecto turístico a sólo 3 kilómetros de nuestro Parque Nacional Cabo Pulmo, es un lugar paradisiaco, increíble, único en el planeta, invito a todos a que lo conozcan y seguramente lo van a amar, igual que los que son de Baja California Sur.

Es importante este exhorto, porque no solamente está este proyecto, hay otros proyectos similares que también carecen de estas consultas públicas que son derechos constitucionales y que ya lo han planteado aquí en la tribuna varios Senadores, entre ellos la compañera Xóchitl Gálvez, de hecho, presenté una iniciativa hace unos días que nos va a ayudar a que sea una obligatoriedad por parte de Semarnat y las instituciones a acatar estas consultas reguladas en donde se le informe de manera clara a la población qué va a pasar con este y otro tipo de proyectos, porque hoy avalados en una palabra que dice que la Semarnat puede hacer estas consultas es que ignoran a las comunidades.

Nos parece relevante solicitar a la Semarnat, hoy en esta administración, hoy que es gente diferente que tenemos nuevos funcionarios, solicitarles la realización de estas consultas públicas sobre estos megaproyectos inmobiliarios en nuestra región de Cabo Pulmo, en términos de la Constitución y los tratados internacionales, normas jurídicas aplicables, así como solicitar la información completa respecto al expediente del proyecto, que por cierto ya fue autorizado sin realizar esta consulta que pedía la comunidad.

Es fundamental que la Semarnat en la emisión de todos los actos jurídicos respete y garantice el derecho a la participación, la consulta libre, previa e informada, y el derecho a un medio ambiente sano que constituyan derechos humanos tutelados por la Constitución, y diversos tratados internacionales.

Ante la violación de estas disposiciones es pertinente que la Secretaría de la Función Pública lleve a cabo las investigaciones correspondientes y, en su caso, inicien los procedimientos en contra de quienes hayan incurrido en alguna infracción administrativa en estos procedimientos de evaluación del impacto ambiental respecto a estos megaproyectos inmobiliarios en esta región.

Lo hemos dicho ya en esta tribuna, y debemos seguirlo expresando. Cabo Pulmo representa una riqueza natural invaluable, no sólo para Baja California Sur, es para México también, y por eso debemos cuidar y preservar zonas maravillosas, incomparables como esta.

Hoy existe una justificada preocupación de los habitantes de esta región, porque además de estos proyectos que ya iniciaron el procedimiento de impacto ambiental, en materia de este punto tienen conocimiento de que están otros proyectos de planeación de este mismo tamaño, por eso la urgencia de atender este punto y de regularlo.

Cabo Pulmo, La Ribera y Cabo del Este, representan una región muy importante para Baja California Sur, por ello tenemos que tener muy claro los riesgos que enfrentan ante la probable construcción de estos 18 megaproyectos turísticos que afectarían de manera grave la biodiversidad.

Ya dicho esto por diversas organizaciones, incluso por el Instituto de Planeación del Municipio sobre los impactos negativos en la comunidad y en el medio ambiente. Lo hemos dicho, y lo reiteramos, esta zona constituye un medio valioso por sí mismo, único en el planeta, pero también frágil y donde no existe disponibilidad de agua potable para abastecer a estos megaproyectos sin afectar negativamente a las familias sudcalifornianas.

Baja California Sur requiere alternativas de desarrollo, pero estas deben basarse en la sustentabilidad, y autorizarse sólo aquellos que no afecten ni ponga en riesgo el capital más valioso, nuestro capital natural que tenemos en la entidad.

Es cuanto.

Solicito a todas y a todos votar a favor de este punto de acuerdo.

Muchas gracias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *