Senador Julen Rementería del Puerto presenta posicionamiento del GPPAN en relación al dictamen que aprueba la Estrategia Nacional de Seguridad Pública

 

Versión de la intervención del senador Julen Rementería del Puerto, al presentar el posicionamiento del GPPAN en relación con un dictamen de la Comisión de Seguridad Pública, que aprueba la Estrategia Nacional de Seguridad Pública del gobierno de la República

 

Con su permiso, presidenta.

Muy buenas tardes a todos y todas, senadores.

Hoy nos convoca un tema que, desde mi punto de vista, es el más importante de todos por los que transita nuestro país, prueba de ello es que desde aproximadamente casi siete horas se está hablando de ello.

Y lo que realmente me preocupa es que a pesar del tiempo que se ha invertido lo que hemos hablado no es estrictamente de una estrategia, mucho menos de un plan que nos permita suponer que las cosas se van a componer, porque nos dicen el cómo.

Hemos escuchado una gran cantidad de intervenciones en donde lo que vemos es más bien anhelos, en otros lo que observamos es, en todo caso, pues, la concesión de confianza para el Gobierno la República, pero en ninguna parte se ha señalado con claridad cómo se va a construir la paz que reclama México; no se dice.

Miren, yo tengo aquí copias de algunas partes del dictamen y tal como lo refirió el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, él hablaba y enlistaba los objetivos, que los dividió en ocho; y miren ustedes si esto no es un documento que simplemente habla de aspiraciones, porque dice, primero, “erradicar la corrupción y reactivar y la procuración de justicia”.

Dice que propone simplemente hacer enfrentar a quien tenga, haga o comete actos de corrupción, a la justicia y lo propone como uno de sus lineamientos en la estrategia general. Dice que va a investigar y va a clausurar las empresas fantasmas, establecer la obligación en las declaraciones patrimoniales y fiscales.

Sí, muy bien, eso ya es una obligación, no es parte de una estrategia, eso es cumplir con una ley que hoy ya existe y que debiera de ser, más que una estrategia, algo en lo que está ya, pues, simplemente obligado a perseguir.

Dice: “garantizar el empleo, la educación y la salud y el bienestar”, pues esa es otra obligación del Estado, el garantizar pues si no el empleo, por lo menos la salud sí y la educación también, ¿eso parte de una estrategia francamente de seguridad? Pues yo no veo cómo pueden encuadrar y es parte de las razones naturales de un gobierno que tiene que hacer bien las cosas.

Más adelante, en el punto 3, “pleno respeto a la promoción de los derechos humanos”; bueno, faltaba, qué más hay que hacer que asumir que el respeto a los derechos humanos y, además, con la cantidad de senadores y senadoras que tenemos aquí pro derechos humanos.

Pues no me parece que debe formar parte del documento de estrategia y menos a partir de ahí establecer un diagnóstico y luego a probar esa estrategia.

Luego: “regeneración de la ética de la sociedad”, esto sí… bueno, dice: “la regeneración de la ética es la intención ejemplificante de un ejercicio de gobierno austero, honesto, transparente, incluyente, respetuoso de las libertades apegados al derecho”, y que con todo esto, con la regeneración de la ética se traducirá en “la opción preponderante por los métodos pacíficos y confianza previa en el buen comportamiento de la gran mayoría de las personas”.

O sea que si se muestra un gobierno así de repente todos nos vamos a convertir en eso.

La verdad es que eso no es verdad, se necesita en una estrategia de seguridad algo más que el ofrecer conductas que, por cierto, ni están claras ni se cumplen a cabalidad, porque la transparencia no significa pararse todos los días a una rueda de prensa, ni siquiera eso es información, eso es simplemente comunicados, en los que ya vimos que muchas veces ni siquiera coinciden los de un día con él del día siguiente.

Entonces, el hablar de transparencia en esos términos y el hablar de honestidad, y ejemplificar con la actitud y que la gente se va a portar bien solamente por el ejemplo francamente es una ilusión.

Luego dice: “reformular el combate a las drogas”, y lo pone como en dos grandes apartados; por un lado, los que ya están dentro de las drogas, a los que lamentablemente han caído, los ciudadanos que consumen, bueno, a ver cómo sacarlos de esto e irles dando tratamientos médicos, más o menos así reza la propuesta.

Y, por otra parte, bueno pues tratar de limitar las prohibiciones al consumo de algunas sustancias que todavía están prohibidas, pero no se dice, y fíjese cómo se llama el título: “reformular el combate a las drogas” y en ninguna de sus partes hay una sola letra de cómo va a ser ese combate.

Simplemente se habla de la eliminación de prohibición de sustancias o consumo de algunas sustancias, en todo caso la rehabilitación de quienes ya las consumen, pero no se dice del combate, entonces de qué habla pues, en dónde ponemos inscribir esto en el marco de una estrategia.

Luego dice: “emprender la construcción de la paz”, que se “promoverá la adopción de modelos de justicia transicional”; hay muchísimos expertos pronunciándose en contra de esto, porque no se podría establecer tal cual la justicia transicional en nuestro país, porque no está en la Constitución así expresada.

Entonces, no se puede a través solamente de una exposición aquí en la aprobación de una estrategia y pensar que lo van a modificar en alguna ley, ni siquiera la dicen en cuál, pues establecer un sistema o modelos de justicia transicional, cuando en México lo que aplica es la justicia convencional y no la transicional, y que no puede cambiarse nada más porque sea el deseo de alguien.

Pero además tampoco se dice cómo, a quiénes, con qué gradualidad, no se establece nada de eso. Me parece pues que es un documento al que le falta mucho, al que solamente viene a cumplir con un requisito que está en la ley y que, por supuesto, pues, trata de evadir los compromisos de poner cifras, de establecer con toda claridad cuáles son las metas que se piensan alcanzar, en qué tiempo se piensan alcanzar.

La gente ya en México lo que quiere es que se alcance la paz, que la tranquilidad llegue, no sé si se va a lograr en 6 meses, quisiera creer ese ofrecimiento del Presidente, pero déjenme sacarles unas cuentas: el próximo martes 30 de abril cumpliremos cinco meses de este gobierno, más seis que está pidiendo, ya llevamos 11, cuando desde campaña se dijo que se iban a hacer las cosas, que se iban prácticamente a resolver de la noche a la mañana; sé que no es posible pero así se dijo, ahí está.

Recuerdo algunas entrevistas, para ser específico recuerdo una muy clara en el programa de Ciro Gómez Leyva, donde lo dijo con toda claridad, que rápidamente se iba a componer y claro que no, pero ahora se le viene a echar la culpa a todo lo anterior, a las herencias que no son heredadas, a todas estas cosas que, francamente, pues, por más que quisiéramos creer, pues, francamente, no hay manera que nos convenzan para poderlo creer.

Yo quisiera, dejar muy clara nuestra posición, la del Grupo Parlamentario de Acción Nacional, que no estamos en contra de esta “buena intención”, digámosle así, de que se alcance la paz, lo que sí no vemos es que este documento alcance como para llamarse una estrategia. Por lo tanto, si lo que venimos es a aprobar una estrategia, pues cuando tengamos una estrategia a la mano, que pueda ser considerada así, pues estaríamos en la posibilidad de aprobarla; mientras tanto nos tendríamos que abstener de aprobar un documento que no contiene el mínimo rigor para considerarse un documento que pueda permitir medir la actuación de alguien.

Y sí, y sí tiene que haber datos; hace un rato el secretario trataba de enmendar las matemáticas diciendo que el promedio diario con la cifra mensual y que porque el tipo delito cambiaba durante el mes y lo reclasificaban… la verdad es que no tienen cómo explicar lo inexplicable.

Lo que hay que hacer reconocer las cosas, empezar a actuar y ahí sí va a contar, estoy seguro, porque no he oído una sola voz en ningún partido que no esté de acuerdo, que se logren las condiciones necesarias alcanzando la paz en nuestro país, y estoy seguro que ahí estaremos todos sumados en ese esfuerzo.

Deseamos de verdad que se puedan hacer las cosas bien, que se pueda resolver el problema grave de seguridad que tiene nuestro país, pero no se va a resolver con actos de fe o con buenas intenciones; se va a resolver con una estrategia y ésta hasta hoy no se ha presentado.

Por lo tanto no la podemos aprobar, en consecuencia nuestro voto en este punto será en abstención.

Muchas gracias, Presidente.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *