Intervención en tribuna de la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz para referirse al Centenario del Aniversario Luctuoso del General Emiliano Zapata

Intervención en tribuna de la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz para referirse al Centenario del Aniversario Luctuoso del General Emiliano Zapata.

 

Muchas gracias, señora Presidenta.

Compañeras y compañeros Senadores:

Hace exactamente 100 años Emiliano Zapata cayó abatido por las balas disparadas por traidores que se oponían a un líder que siempre estuvo al lado de los más pobres, de los de sin tierra, indígenas y no indígenas, de los que fueron expoliados de sus bienes ancestrales para que el gran capital acumulara tierras, para dar paso a la agroindustria y a la ganadería extensivas en ranchos y haciendas suntuosas que beneficiaron a solo unos cuantos ricos potentados.

En la ex Hacienda de Chinameca, el 10 de abril de 1919, murió el hombre, ese día también nació el símbolo para todos aquellos que, desde entonces, han luchado por el reparto agrario y para que los campesinos puedan cultivar sus tierras con sus manos y en paz.

Por la causa de la tierra Zapata tomó las armas y condujo una gran guerra de guerrillas al mando del Ejército Libertador del Sur, bajo el llamado de tierra y libertad.

En el contexto de la lucha de la Revolución, iniciada en 1910 contra la dictadura porfirista y por la democracia en México, fue la única manera a su alcance para defender los repartos de tierra que realizó en Morelos y por la demanda de una reforma agraria en el resto del país de acuerdo con el Plan de Ayala.

Los generales de las demás fracciones revolucionarias lo traicionaron una y otra vez hasta su asesinado en Chinameca, quizá por no haber sido de los triunfadores que se cubrieron de oropeles, aunque fuera por tiempo breve es que su memoria persiste, porque su lucha y su ideario agrarista ha trascendido por años.

La demanda de los campesinos sin tierra no ha sido resulta porque aún subsiste la discriminación social y económica hacia los indígenas y marginados.

Celebro que se haya declarado 2019 el Año del Caudillo del Sur.

Emiliano Zapata, que sea un homenaje a la resistencia campesina e indígena y que conduzca reivindicaciones reales en cuanto a sus derechos, a sus culturas, a sus tierras y territorios.

Zapata hoy es un gran símbolo, es el símbolo de la posibilidad de justicia.

Zapata vive y la lucha seguirá hasta que los derechos de los pueblos indígenas sean reconocidos plenamente.

Muchas gracias.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *