Intervención del senador Juan Antonio Martín del Campo durante la comparecencia del Secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú

Versión de la intervención del senador Juan Antonio Martín del Campo durante la comparecencia del Secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, ante la Comisión del ramo

Gracias, bienvenido, señor secretario, al igual que todos sus colaboradores.

En este Senado de la República siempre hemos tenido las puertas abiertas y lo que es el parlamento abierto; por lo tanto, un servidor hice, pues, ahora sí un exhorto a los ciudadanos, que ellos como ciudadanos quisieran preguntarle a usted, señor secretario.

Hay varios temas, el tema del aeropuerto, lo del tren Maya, lo el tren México-Toluca, lo del avión presidencial, actos de corrupción y, por supuesto, lo que es la conectividad con internet en todo lo que en nuestro país.

Y ahí surgieron varias preguntas y varias inquietudes que soy ahorita el portavoz, precisamente de esos ciudadanos, que ellos quisieran preguntarle en este caso a usted y que yo se lo voy a hacer a través de mi conducto.

¿Cuál es el estado actual del proceso de venta del avión presidencial? ¿Quiénes son los posibles compradores? ¿Cuánto es el tiempo en que está programada su venta y, por lo tanto, cuánto es el tiempo que seguirá pagando el arrendamiento del hangar en dónde se encuentra el avión presidencial? ¿Qué se tiene programado hacer con este recurso una vez, si es que se vende lo que es el avión presidencial?

Son algunas preguntas que me hicieron llegar varios de los ciudadanos y que, por supuesto, a través de mi conducto se las hago llegar.

Por otro lado, quiero comentarles que en el año 2017 la Corte de Distrito del Sur de California, en Estados Unidos de América, presentó cargos en contra del ciudadano Héctor Mora Gómez, actual director general de Administración Portuaria Integral de Manzanillo, por presuntos actos de lavado de dinero y tráfico de drogas, cargo que fue el resultado de una investigación de 18 meses, precisamente, por la DEA.

Asimismo, en el mismo año 2017, la Dirección General de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de América identificó a Mora Gómez como un narcotraficante destacado y siendo que congeló, precisamente, sus cuentas. Y tengo aquí copia de lo que es el resolutivo de la DEA.

No sé si usted sepa o estaba enterado, señor secretario.

Pero no nada más es eso. Quiero comentarle que también el control del Puerto de Manzanillo ha sido investigado en los últimos años por sus nexos con el Cártel de Jalisco Nueva Generación, por diferentes investigadores y analistas de asuntos latinoamericanos del Servicio de Investigaciones del Congreso de Estados Unidos de América, también en el año 2017.

Aunado a todo lo anterior, Mora Gómez no cuenta únicamente con denuncias en Estados Unidos, sino que en el año 2005 fue denunciado formalmente ante la PGR por una estafa a ejidatarios, por desviar recursos públicos hasta por 54 millones de pesos, cosa que también contamos, precisamente, con lo que es esta copia de la denuncia ante la PGR.

Finalmente, y sabemos, pues, que esto…, y durante la comparecencia y una conferencia de prensa encabezada por el presidente de la República, con fecha 5 de abril del año 2019, en Zapopan, Jalisco, el almirante José Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina, concluyó que, efectivamente, hay colusión en la Administración Portuaria Integral en Manzanillo y que el secretario de Marina ha solicitado al presidente de la República que la Marina debería de tener el control de las Apis, derivado de la situación de corrupción que se vive en esas administraciones.

Quisiera preguntarle también: ¿Por qué no hicieron nada, por qué hicieron caso omiso a toda la documentación que probaba que Héctor Mora Gómez tenía antecedentes penales y administrativos tanto en México y en Estados Unidos?

¿Y por qué tampoco no hicieron absolutamente nada, o hicieron caso omiso al señalamiento público que se le hiciera a Héctor Mora Gómez con enriquecimiento ilícito?

Es cuanto, señor presidente.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *