Senadora María Guadalupe Saldaña Cisneros presenta iniciativa con proyecto de decreto para modificar la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia

Intervención en tribuna de la senadora María Guadalupe Saldaña Cisneros, al presentar iniciativa con proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

7 de marzo de 2019

Versión de la intervención en tribuna de la senadora María Guadalupe Saldaña Cisneros, al presentar iniciativa con proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia

Gracias, presidente.

Honorable asamblea.

En el marco de los días de reflexión en el tema de las mujeres vengo a presentar una iniciativa y es una iniciativa de propuesta de adiciones y reformas a Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, para fortalecer el marco jurídico de los Refugios para Mujeres Víctimas de la Violencia.

Los datos, las estadísticas en el tema de violencia son alarmantes. Seis de cada 10 manifiestan haber sufrido violencia alguna vez en su vida. Cada 160 minutos, escúchenlo, cada 160 minutos es asesinada una mujer

Desde los 80 el Estado mexicano se comprometió a establecer políticas públicas para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres, así como también para prevenir y eliminar la violencia contra la mujer, al ratificar la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), y ha armonizado poco a poco la legislación.

La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia estableció a los refugios como lugares seguros donde las víctimas recibieran servicios especializados gratuitos como hospedaje, alimentación, vestido y calzado, servicio médico, asesoría jurídica, apoyo psicológico, programas reeducativos, entre otros.

Los refugios prestan un servicio vital para la protección de las mujeres víctimas de violencia, no solamente por el papel que juegan al rescatar a la mujer y ponerla en un espacio seguro, sino porque brindan una serie de servicios multidisciplinarios e integrales.

Por eso, es necesario prever en la ley que en ningún caso, en ningún caso, los refugios, estas políticas públicas, en ningún caso deben sustituirse por la entrega de un recurso económico a las víctimas.

No puedo imaginarme a una mujer vulnerada y violentada con dinero en su bolsa buscando un apoyo psicológico, legal, educativo, espacio físico donde resguardarse.

La Red Nacional de Refugios ha manifestado que eso no va a contribuir a atender este problema y que al contrario, pudiera aumentar y disparar los feminicidios en el país, al no recibir las mujeres la protección especializada que necesitan.

Es necesario brindarles un lugar seguro donde resguardarse ellas y su familia a fin de no sentirse vulnerables y no ser nuevamente víctimas. Para ellas y sus familias esos refugios son su única salvación.

No sólo no se deben eliminar los recursos para los refugios, sino que se deben incrementar, se deben fortalecer y promover los apoyos a madres solteras, a las que atienden a sus hijos e hijas con discapacidad, a las que padecen cáncer, no retrocedamos en lo que las mujeres hemos construido de manera solidaria y con empatía a lo largo de muchos, muchos años y muchos esfuerzos.

Algo pasa en este nuevo gobierno que, en lugar de reforzar los apoyos a las mujeres, sobre todo a las más vulnerables en este país, hoy se están tomando decisiones para nuestro punto de vista y el de especialistas de manera equivocada que ponen en riesgo nuestras a nuestras niñas y a nuestras mujeres.

Compañeras y compañeros legisladores, tenemos que establecer en la ley, de manera clara y precisa, que la asignación de recursos deberá ser entregada de manera transparente y que una opción que ha sido exitosa es la de los refugios que le van a prestar atención a las mujeres víctimas de violencia, debemos evitar cualquier posibilidad de que se eliminen estos refugios, se trata de mujeres maltratadas, golpeadas y amenazadas que los necesitan y que ven esta opción como su única salvación.

Sabemos que el presidente ha anunciado cambios en este tema, queremos ponerlo en ley, queremos garantizarlo, queremos noticias claras, queremos tranquilidad en este tema, que dé certeza a las mujeres de que van a seguir operando de manera exitosa y transparente esos refugios.

Gracias a las compañeras que se han sumado a esta iniciativa de ley.

Compañeras y compañeros, los refugios salvan vidas.

Muchísimas gracias.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *