Senadora Josefina Vázquez Mota, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Salud en materia de tamiz neonatal

Intervención de la senadora Josefina Vázquez Mota, al participar en la discusión de un dictamen de las comisiones unidas de Salud y de Estudios Legislativos, por el que se adiciona una nueva fracción II Bis al artículo 61 de la Ley General de Salud, en materia de tamiz neonatal.

 

Muchas gracias, Presidenta, con su venia.

He aquí mi secreto que no puede ser más simple: “Solo con el corazón se puede ver bien, porque lo esencial es invisible a los ojos”.

Hace 25 años que Diego nació, no pudo imaginarse que hoy Audelia, su mamá, estarías aquí llevando no solamente un propósito para Diego, sino en conjunto con médicos, doctoras y con Senadoras y Senadores, enorme compromiso, dar un paso para millones de niñas y niños en el país.

Enhorabuena por Diego.

Enhorabuena por ti, Audelia.

Enhorabuena por millones de niñas y niños en nuestro país.

A nombre de la Comisión de los Derechos de la Niñez y de la Adolescencia, damos la bienvenida a este dictamen, cuya esencia es promover la detección oportuna de las cardiopatías congénitas que son anomalías estructurales del corazón, son uno de los problemas más frecuentes y lacerantes que afectan a la niñez a nivel nacional y mundial.

Como ya se ha dicho, representa la primera causa de mortalidad neonatal precoz y, la segunda, en la mortalidad infantil, con una incidencia de ocho entre mil recién nacidos vivos. Ante ello, el Tamiz Cardiológico Neonatal constituye una prueba idónea para la detección temprana de estas malformaciones, por lo cual se ha convertido en una de las prácticas pediátricas preventivas más utilizadas en el mundo y que es ya obligatoria en muchos países.

Al medirse la saturación de oxígeno en la sangre, mediante un sensor de pulso que se coloca en la mano derecho y cualquier de los pies de un recién nacido aparentemente sano, se puede identificar la presencia de alguna anomalía en la anatomía del corazón. Por eso se requiere establecer, en la ley, esta obligatoriedad del Tamiz Neonatal Cardiaco.

En Baja California Sur, en septiembre del año 2015 se modificó la Ley Estatal de Salud y se estableció el derecho de todo recién nacido, en este estado, a recibir una prueba para la detección de cardiopatías congénitas graves.

Hoy, queremos que este ejemplo se replique a nivel nacional mediante esta adición a la Ley General de Salud y así hacerla realidad a cada uno de los más de dos millones 300 mil niñas y niños que nacen cada aña en nuestro país.

El Tamiz Neonatal Cardiaco debe ser obligatorio y gratuito en nuestro país, para que cada niña o niño tenga acceso a esta prueba y sea la diferencia entre salvar una vida o perderla por parte de atención oportuna.

Y termino como inicié, agradeciendo a todas y todos quienes hacen posible este paso tan importante.

He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: “Solo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos”.

Gracias, porque esta decisión y esta aprobación abonará a este corazón para millones de niñas y de niños.

Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *