Senadora Alejandra Noemí Reynoso Sánchez, al presentar un punto de acuerdo que exhorta a la SHCP a reasignar recursos a favor del programa de estancias infantiles

Intervención de la senadora Alejandra Noemí Reynoso Sánchez, al presentar un punto de acuerdo que exhorta a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a reasignar recursos no ejercidos en partidas presupuestales, así como ahorros devueltos por el Senado de la República, a favor del programa de estancias infantiles.

 

Con su permiso, Senadora Presidenta.

La conciliación de la vida laboral y familiar es una de las mayores dificultades que enfrentan las mujeres y los hombres en México.

Un problema recurrente es que muchas familias mexicanas en las que ambos cónyuges trabajan fuera de casa y tienen hijos pequeños a su cargo, encontraban una oportunidad en el Programa de Estancias Infantiles.

Y quiero hacer una reflexión el día de hoy.

En la 63 Sesión de la Comisión de la Condición de la Mujer, que se llevó a cabo en la ONU, con ONU Mujeres, hubo una reunión también parlamentaria, organizada por la Unión Interparlamentaria y ONU Mujeres.

En dicha sesión se abordaron algunos temas, y quiero mencionar solamente tres de ellos.

¿Cómo reconocer las políticas públicas de protección social sensibles al género? ¿Cómo los parlamentos velan para que la protección social, los servicios públicos y la infraestructura beneficien a las mujeres y las niñas?

¿Cómo pueden los parlamentos influir en la inversión pública en servicios de cuidado infantil en la atención médica y el transporte?

¿Qué responder México ante la ONU a esta reflexión?

¿Decirle que lejos de avanzar, vamos en reversa?

¿Decirle que los programas de cuidado infantil, lejos de fortalecerse, los desaparecen?

¿Qué responderle a la comunidad internacional ante esto?

El rol de las mujeres en el devenir histórico ha cambiado, hoy en día las mujeres no solamente son un pilar importante en las familias, sino en muchos casos se han convertido en el principal sostén de la familia, e incluso en las proveedoras de los hogares, para lo cual tienen que salir a trabajar todos los días, y estar al pendiente de los hijos, con lo cual se vive una transición en el cuidado infantil.

De acuerdo con la UNICEF, en esta transición los niños están pasando de ser cuidados en casa, y con ello pasaban más tiempo en el hogar, a ser cuidados y educados fuera de ella bajo el encargo de un familiar, aunque en muchos de los casos es imposible, o por medio de algún servicio prestado por el Estado, en México que prestaba, pasado, el Estado.

Y en este sentido, el Programa Social de Estancias Infantiles ha significado una gran ayuda para las madres y padres trabajadores, o incluso en aquellas familias donde ambos trabajan, y que no cuentan con seguridad social y hacen uso de este programa.

En el 2012 la ONU entregó al programa, el Segundo Lugar Mundial del Premio en las Naciones Unidas al Servicio Público, cuyo objetivo es promover y galardonar la innovación y la excelencia en el servicio público en apoyo de la realización de los objetivos de desarrollo sustentable en la Agenda 2030.

Y el programa no solamente atendía una necesidad social del cuidado de los hijos, sino que también ofrecía una fuente de empleo para muchas mujeres y hombres.

Y que aquí viene otra reflexión.

¿Cómo queremos fortalecer el empoderamiento de las mujeres si lejos de fortalecer los programas o los eliminamos y los eliminan en el gobierno federal o simplemente reducen su presupuesto?

¿Cómo podemos ir a hablar a otras naciones que en México ya se logró la paridad? Si esto no se ve reflejado en los resultados y en las decisiones.

¿Qué mensaje le mandamos a la comunidad internacional de liderazgo de México en el empoderamiento de las mujeres cuando retrocedemos en las decisiones?

Y el recorte presupuestal de más de dos mil millones de pesos a un programa, como el de Estancias Infantiles, pone en una situación complicada el sostenimiento de muchas familias y el riesgo de la permanencia de sus empleos.

Pudiera ser que del 34% de las mujeres algunas ya hayan iniciado considerar el dejar su empleo para poder hacerse cargo del cuidado de sus hijos.

Repito las preguntas de reflexión con las que inicie:

¿Cómo reconocer las políticas públicas de protección social sensibles al género?

¿Cómo los Parlamentos velan porque la protección social, los servicios públicos y las infraestructuras beneficien a las mujeres y a las niñas?

¿Cómo pueden los Parlamentos influir en la inversión pública en servicios de cuidado infantil en la atención médica o de transporte?

Pues bien, yo les puedo decir cómo podemos influir en este Parlamento:

Primero, como lo he mencionado y que ahora lo presento formalmente en este punto de acuerdo, en este Senado hubo medidas de austeridad cuando inició la Legislatura, tan solo de septiembre a diciembre se tuvo un ahorro de más de 280 millones de pesos, mismos que se devolvieron a la Tesorería de la Federación en enero de este año y los cuales no están etiquetados.

¿Qué tal si este Parlamento les pone una etiqueta?

La Presidenta Senadora María Guadalupe Murguía Gutiérrez: Concluya, Senadora.

La Senadora Alejandra Noemí Reynoso Sánchez: Concluyo, Presidenta.

También, ¿qué tal si consideramos que hubo un incremento del 16 % al presupuesto de la Sedena y que así venía en el proyecto del presupuesto para las tareas que le fueran asignadas por la Guardia Nacional? Y este incremento corresponde a 12 mil 500 millones, nada más que las funciones que se supone tendrían no quedaron legalmente aprobadas, porque estas responsabilidades no le fueron conferidas por el mandato legal.

¿Qué tal si este Parlamento le pide a la Secretaría de Hacienda que pueda transferir, no los 12 mil 500 millones, solamente dos mil millones, para que pueda restituir el presupuesto de las estancias infantiles?

O, por último, doy una última alternativa de lo que sí puede hacer este Parlamento: ¿Qué tal que le pedimos a Hacienda que del impuesto especial -que para eso es especial- de productos y servicios, llámese IEPS, de cualquiera de los rubros, si quieren el de juegos con apuestas y sorteos, que es de dos mil 900 millones o vayamos al IEPS recaudado solo en un mes en el 2019, durante el mes de enero, en el que este IEPS distinto a gasolinas corresponde a 15 mil millones; qué tal que este Parlamento le pide solo el 10%?

Senadora, ¿qué le parece si usted vota y le pide a Hacienda para que las estancias puedan también funcionar en Baja California Sur?

La Presidenta Senadora María Guadalupe Murguía Gutiérrez: Concluya, por favor, Senadora.

La Senadora Alejandra Noemí Reynoso Sánchez: ¿Qué les parece si podemos tomar la decisión en este Parlamento? ¿Y qué le parece a este Parlamento si a la Comisión de Hacienda del Senado de la República le asignan un presidente para que pueda sesionar y para que la Comisión de Hacienda pueda dictaminar lo antes posible?

Es cuanto, Presidenta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *