Senador Julen Rementería del Puerto presenta iniciativa, a nombre del Grupo Grupo Parlamentario del PAN, que reforma la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República

Intervención del senador Julen Rementería del Puerto, al presentar una iniciativa, a nombre de las y los senadores del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, que reforma, adiciona y deroga los artículos 11, 14, 19, 20, 21, 26, 27, 33, 34 y 53 de la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República.

Muy buenas tardes.

Vengo a nombre del Partido Acción Nacional a presentar una iniciativa que tiene que ver con la pertinencia de modificaciones a la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República.

La autonomía de la Fiscalía General de la República ha sido una demanda histórica del Partido Acción Nacional y, por supuesto, de sus grupos parlamentarios.

El 15 de noviembre de 2018, aquí en esta Cámara, se aprobó por mayoría, del grupo opositor y algunos de sus aliados, la Ley Orgánica de esta fiscalía.

En la tribuna de esta Cámara, aquí mismo, dijimos que la ley no garantiza la independencia del Fiscal, también mencionamos de que no se puede asegurar que no sea militante de algún partido, que no tenga algún tipo de familiaridad con lo que son los funcionarios, de consanguinidad, o que pudiera resultar incondicional del Ejecutivo.

Los fiscales especiales anticorrupción y delitos electorales, igual, carecen de condiciones mínimas de autonomía operativa respecto del Fiscal General y, en consecuencia, del Ejecutivo, por supuesto.

No tienen libre disposición del presupuesto, no tienen acceso a recursos financieros de manera adecuada, ni materiales, ni tampoco están al alcance de ellos, pues los recursos humanos, mínimos para poder desarrollar su tarea de manera adecuada.

Son estas algunas de las razones por las que el PAN en aquel momento votó en contra y por la que, por supuesto, en nuestra condición hubiéramos preferido que se diera esta ley en otros términos.

Sin embargo, algo que nos llama poderosamente la atención, esta figura que se creó ahí, en aquel momento, que se denomina Coordinación General o Coordinador General, y que agrupa en sus atribuciones una gran cantidad de facultades que son propias del Fiscal, y que en cualquier organización podríamos entender que deberían ser propias del Fiscal y, además, exclusivas del Fiscal, son las que vienen nombradas en muchas de las, pues partes de la ley, mencionadas en los artículos que proponemos modificar para que se pudiera dar claridad y mejor funcionamiento a la propia Fiscalía.

Fíjense, la ley no establece cuál es la manera de designar al coordinador, no hay requisitos de elegibilidad, tampoco se establece ningún tipo de control o filtro por parte del Senado, como sí sucede, por cierto, por lo menos en el Fiscal y en los fiscales especiales.

Habrá quien pueda argumentar, de los defensores del Coordinador General, que esto era parte de lo que se hacía en la extinta Procuraduría, pero justo de lo que se trata es de poder sepultar, pues precisamente con la creación de esta nueva ley, pues aquellas malas prácticas que se hacían en materia de procuración de justicia.

Ese es un modelo autoritario que nadie quiere que subsista y fue precisamente la intención de crear la Ley de la Fiscalía y la nueva Fiscalía, por supuesto.

Por ello, el objetivo de esta iniciativa, que presento a nombre de los Senadores del PAN, es el poder acotar las facultades que tiene el Coordinador General porque resultan prácticamente idénticas a las que tiene el Fiscal, incluso en algunas partes se encarga él de organizar la vigilancia de su jefe, o sea, del Fiscal, entonces parece esto como de locos, como el mundo al revés.

Miren, en el artículo 11 proponemos eliminar la atribución a favor del Coordinador General, de estar a cargo en función del Fiscal, en sustitución o suplencia del Fiscal General de la República, hay otros puestos que tiene mayor jerarquía y que podrían perfectamente hacer esto.

En el artículo 14 proponemos eliminar la disposición que refiere al Coordinador General como parte de la estructura decisoria de la Fiscalía General de la República.

O sea, es el Coordinador General quien decide los asuntos ahí en la Fiscalía, proponemos eliminar eso en el artículo 14.

Proponemos también, en el artículo 19, eliminar la facultad del Coordinador General para solicitar la colaboración de otras autoridades y de auxiliar a las que lo soliciten y quede como exclusiva del Fiscal General.

Al parecer el Coordinador General es el que se encarga de todo, es el que dice con quién colabora, cómo colaborar, cuándo colaborar, entonces el Fiscal, pues de repente no se entiende, pareciera que verdaderamente se está duplicando en todas las funciones de uno y de otro.

El artículo 20, aquí proponemos un cambio total a las facultades del Coordinador General que lo ubican como Coordinar de Asesores del Fiscal General de la República, o sea, ya ni siquiera el Fiscal dice quién va a ser su coordinador de asesores, ya se lo estamos diciendo que es éste, que además no sabemos, como lo mencionábamos antes, cómo se obtiene esta designación, quién lo propone, en fin, todo lo que mínimamente debiéramos de conocer.

También en el artículo 21 proponemos que para la cobertura de suplencias del Fiscal General de la República, pues sea el Fiscal Especializado de Derechos Humanos la persona en quien recaiga esta responsabilidad.

Nos parece que es de mucha mayor jerarquía una Fiscalía Especializada, como ésta, la que pudiera atender las ausencias, precisamente, del Fiscal, y no que de manera directa pudiera ser el coordinador el que tenga que encargarse de ello.

En el artículo 26 proponemos eliminar la facultad del Coordinador General respecto a que las fiscalías especializadas tengan que darle aviso a sus acciones y otorgársela de manera exclusiva al Fiscal General de la República.

O sea, que alguien de mayor jerarquía le tiene que ir a decir a un coordinador qué va a hacer, en dónde va a ser y con quién lo va a hacer. Pues no es así, o sea, en cualquier organización esto está mal decidido, no puede ser que de repente el Coordinador General a él le tengan que reportar los fiscales especializados qué van a hacer, en dónde y con quién lo van a hacer. Por supuesto que no tiene ninguna lógica por cualquier lado que lo veamos.

También proponemos la modificación del artículo 33, eliminar la facultad que tiene el Coordinador General para asegurar la suficiencia presupuestal para el cumplimiento y desarrollo de los rubros que contempla el Servicio Profesional de Carrera, y dársela, por supuesto, de manera exclusiva al Fiscal de la República, porque no lo entendemos de otra manera, es el responsable de la organización, pues el que tiene que ser responsable del cumplimiento en el Servicio Profesional de Carrera.

En el artículo 34 eliminar la facultad del Coordinador General para que en conjunto con el órgano interno de control establezca mecanismos que prevengan actos u omisiones que pudieran constituir responsabilidades administrativas y otorgársela de manera exclusiva al Fiscal.

Pues claro, ahora resulta que el coordinador se pondrá de acuerdo con el titular del órgano de control para poder fiscalizar y cómo lo van a hacer al jefe. Pues simplemente no tiene ninguna explicación, porque si dijéramos el coordinador está colgado de alguna otra organización que pudiera ser digamos de manera coadyuvante le estuviera ahí trabajando con él; no, resulta que su subordinado y él es el que se va a poner de acuerdo con el órgano de control para ver cómo fiscalizan los procesos. Esto no tiene lógica en ninguna parte del mundo y por supuesto que proponemos que se cambie, esto es verdaderamente un exceso.

Y otra cosa que consideramos un abuso es en el artículo 53 en donde estamos proponiendo eliminar la facultad del Coordinador General para establecer un sistema central de recepción y canalizar los asuntos que sean competencia de la Fiscalía General. O sea, hasta los asuntos que le tocan al Fiscal tienen que venir, que le llegan a su oficina, tiene que venir el coordinador a decirle a qué dependencia los debe despachar.

Pues por qué no quitamos mejor al Fiscal y que se quede al coordinador, y entonces nos ahorramos un sueldo ahora que estamos con la austeridad republicana; si el coordinador hace todo, lo estamos viendo aquí, como para qué queremos Fiscal; o quitemos al coordinador o quitemos al Fiscal, pero quedarnos con los dos y pagar un sueldo innecesario, o se trata de poner a un Fiscal de parapeto y a un coordinador a modo, no lo sé. Eso alguien más lo tendría que responder, no soy yo el encargado de responderlo.

Pero es que es lo que pareciera donde no tenemos la seguridad de a quién se está nombrando, bajo qué condiciones, qué requisitos cumple, qué afinidades tiene. Y resulta que es el mandamás en la Fiscalía.

Pues pobre Alejandro Hertz Manero, trabajando de esta manera.

Por eso es que el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional ha propuesto y propone que en esta iniciativa modifiquemos todos esos artículos, le demos seriedad a la figura del Fiscal, le demos la verdadera autonomía más allá de su persona, de lo que pueda representar, para que pueda trabajar y entonces pueda rendir resultados.

Yo me imagino que alguien le vaya a pedir cuentas al Fiscal.

La Presidenta Senadora Mónica Fernández Balboa: Concluya, por favor, Senador.

El Senador Julen Rementería del Puerto: Termino, Presidenta.

Le vayan a pedir cuentas al Fiscal, tendrá que decir: “déjame preguntarle al coordinador a ver qué nos puede informar, porque él aquí a partir de la ley de noviembre de 2018 es el que manda, el que lleva todas las acciones, el que coordina todo y el que sabe todo”.

Pues no, claro que no, el responsable es el Fiscal y debe seguir siendo el Fiscal.

Proponemos que se modifiquen esos artículos para darle una verdadera viabilidad a esta ley, y en todo caso, poder hacer responsable, como es nuestra obligación, a quien es el titular, al Fiscal General de la República.

Muchas gracias, Presidenta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *