Senadora Guadalupe Saldaña Cisneros presenta punto de acuerdo en materia de impacto ambiental

Intervención en tribuna de la senadora María Guadalupe Saldaña Cisneros, al presentar punto de acuerdo que exhorta al Presidente de la República y a la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, a efecto de que se realicen las consultas públicas que ordenan la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los Tratados Internacionales y la Ley General del Equilibrio Ecológico y la de Protección al Ambiente, en los procedimientos de evaluación del impacto ambiental de los proyectos hoteleros “Hotel Bahía el Rincón” y “Playa la Ribera”, en el municipio de Los Cabos, Baja California Sur

 

Gracias, presidenta.

Tratamos a la Tierra y al planeta como si tuviéramos otra en donde ir a vivir una vez que se termine ésta.

Cabo Pulmo, en Baja California Sur, es un Área Natural Protegida desde 1995, es nada más no menos que Patrimonio Natural de la Humanidad, declarada por la UNESCO desde 2005; representa un hábitat de gran relevancia por su riqueza natural única en el mundo, y su preservación ha sido producto de una lucha social constante de los sudcalifornianos.

Frente a la costa de este sitio se encuentra el arrecife de coral más grande del Golfo de California. Cabo Pulmo se ha convertido en un ejemplo a nivel mundial de conservación marina, gracias a la participación de la comunidad, que ha impulsado un modelo de desarrollo turístico realmente sustentable; sin embargo, hoy se ven amenazados y están seriamente preocupados por los megadesarrollos turísticos, que han llegado a querer establecerse en esta zona.

Dado el alto grado de conservación y las bellezas que aquí tenemos, por supuesto que hay muchos inversionistas que tienen las miras en ese hermoso lugar y buscan construir megadesarrollos turísticos en esta hermosa región.

Hace unos años fue el proyecto Cabo Cortés y, posteriormente, Cabo Dorado, que pretendió desarrollar una marina, hoteles, campos de golf, entre otros, el cual, a pesar de haberse autorizado, logró detenerse debido a su inviabilidad ambiental y a la amplia protesta social.

Hoy se promueve la construcción de 18 nuevos desarrollos turísticos en Cabo Pulmo, que pondrían en riesgo real no sólo a la zona, sino a toda la región de Los Cabos.

Debido a ello, habitantes de este municipio solicitaron a la Semarnat en Baja California Sur que se realizara lo que tenemos establecido en la Constitución y en las leyes sobre el tema, que se realizara la consulta pública en cada uno de dichos proyectos para manifestar sus observaciones y preocupaciones sobre los mismos y contar con toda la información que los promoventes tenían la obligación de proporcionar.

No obstante que lo marca la Constitución, que lo marcan los tratados y la Ley Ambiental, que marcan la consulta pública, la Semarnat se negó a llevarla a cabo dicha consulta, claro, fue el gobierno federal anterior, alegando aspectos que por supuesto no eran justificables.

Después de negar el derecho de consulta a los habitantes de Los Cabos, la Semarnat emitió la autorización de impacto ambiental para uno de estos proyectos, el denominado “Hotel Bahía El Rincón”, descubriendo así su verdadera intención al negarles la consulta pública a los solicitantes de la misma, se están privilegiando intereses económicos por encima del interés público.

Este proyecto se planea construir a sólo tres kilómetros del Parque Nacional Cabo Pulmo y presenta diversas omisiones que pondrían en riesgo a las especies marinas, tanto animales como vegetales, además de que el acuífero Cabo Pulmo, de donde se usará el líquido presenta ya un amplio déficit, según Conagua.

Entre otros proyectos que desean construirse en ese mismo lugar se encuentra el proyecto Condo Hotel La Ribera 2200, para el cual el pasado 14 de noviembre de 2018 fue ingresada en la Delegación estatal de SEMARNAT otra solicitud de consulta pública, negándose también con argumentos absurdos, como que faltaban direcciones y algunos datos de un solicitante.

Esto muestra que la SEMARNAT en el estado sólo ha buscado pretextos para no realizar esas consultas que se establecen en la ley, sin importarle los efectos graves que esto puede traer, confirmando que está más ocupada en favorecer los intereses unos cuantos que promueven este tipo de proyectos que en cumplir con su obligación constitucional, convencional y legal de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de los habitantes que ahí están.

Todo parece indicar que el proyecto Cabo Cortés o el de Cabo Dorado, que no pudieron lograr hace años su autorización, hoy con otra estrategia para darle vuelta a la normatividad ambiental, contando con la complicidad y el respaldo de algunos servidores públicos de la SEMARNAT hoy están dándole para adelante.

Por eso, es urgente que esa dependencia realice de inmediato las consultas y reunión pública de información de estos proyectos que desean construirse en Cabo Pulmo, y se dé toda la información que se requiere.

Desde este Senado no debemos permitir que este tipo de acciones arbitrarias en contra de los derechos elementales de los ciudadanos se conviertan en prácticas recurrentes y permisibles en cualquier rincón del país.

La naturaleza provee comida gratis, sólo si controlamos el apetito, dice William Ruckelshaus.

No dejemos que ese apetito voraz de unos cuantos acabe con nuestras bellezas naturales, con nuestro medio ambiente. Estamos con los habitantes de Cabo Pulmo y vamos a defender esta región tan hermosa.

Es cuanto, presidenta. Muchas gracias.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *