Senadora Guadalupe Murguía: El interés superior de la niñez, es prioridad

La decisión del Gobierno federal de recortar 50 % el presupuesto destinado a las estancias infantiles para este año, las cuales atienden a casi 400 mil niñas y niños a nivel nacional, pone en el centro del debate la obligación del estado mexicano de atender el interés superior de la niñez.

La grave reducción afecta a cerca de 400 mil familias, madres trabajadoras y padres solos, que cuentan con este servicio en más de nueve mil estancias infantiles. Este programa está dirigido a la población de menores ingresos y los resultados son en general positivos, porque contribuyen a brindar una mejor atención a las niñas y niños.

El presidente López Obrador ha justificado esta disminución de recursos con su argumento preferido: “combatir la corrupción”. Presume actos ilícitos, pero no señala quién, cuáles, ni dónde se han cometido estas conductas; es más, los resultados de la ASF sólo determinan observaciones en el 1.8% de las estancias.

En todo caso, el gobierno estaría obligado a presentar denuncias y sancionar irregularidades, pero más bien parece que sus declaraciones se enmarcan en una estrategia para reorientar el presupuesto y dotar a sus programas sociales de mayores asignaciones.

Las becas para jóvenes y estudiantes, las pensiones para los adultos mayores y los apoyos económicos para las comunidades de municipios donde se produce el robo de combustibles, son programas que requieren cuantiosos recursos.

AMLO ha anunciado su intención de entregar directamente el subsidio a los padres, y que sean éstos quienes decidan si sus hijos acuden a la guardería o los cuidan sus abuelos u otro familiar.

Por mi experiencia como madre trabajadora, soy consciente de la importancia que tienen las estancias infantiles, pues nosotras sabemos la angustia que significa dejar a nuestros pequeños al cuidado de alguien.

Estos espacios cuentan con personal capacitado, fomentan la socialización y el aprendizaje en la primera infancia y su funcionamiento debe estar supervisado por la autoridad. Reducir los apoyos es muy grave, porque no todos tienen familiares que les ayuden a cuidar a sus hijos, además de que no siempre se trata de personas con la preparación adecuada.

Las transferencias económicas directas a los padres tienen un alto riesgo, pues el recurso podría usarse para otros fines, además de generar clientelismo político electoral y falta de transparencia para beneficiar únicamente a los simpatizantes de Morena.

AMLO se contradice con la disminución de recursos, ya que en su mensaje del 1° de diciembre en el zócalo se había comprometido a la permanencia de estos centros: “se mantendrán las estancias infantiles (…) tendrán recursos garantizados en el presupuesto”. No está cumpliendo su palabra.

En lugar de condenar a las estancias infantiles a su desaparición y de privar a los padres de este valioso apoyo, lo que el Gobierno debe hacer es fortalecerlas, dotarlas de recursos suficientes y ejercer un mayor control y supervisión para mejorar sus funciones.

El Senado hizo el exhorto a la SHCP para revertir el recorte, esperamos haya la sensibilidad de reconocer el grave error social, pues el daño que se provoca es muy grande para la atención y cuidado que requieren las nuevas generaciones.

Facebook: Lupita Murguía

Twitter: @LupitaMurguiaG

Instagram: @lupitamurguiag

Publicado por El Diario de Querétaro, 20 de febrero de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *