Senadora Josefina Vázquez Mota, al participar en la discusión de un acuerdo de la Jucopo sobre el listado de 10 candidatos al cargo de titular de la Fiscalía General de la República

Intervención en tribuna de la senadora Josefina Vázquez Mota, al participar en la discusión de un acuerdo de la Junta de Coordinación Política por el que se pone a consideración del pleno el listado de 10 personas candidatas y candidatos al cargo de titular de la Fiscalía General de la República, para ser enviado al Ejecutivo Federal.

 

Senadoras, senadores.

Con su venia, señor Presidente.

Quiero decir que coincidimos con quien ha antecedido a esta palabra, particularmente con quienes conforman el Grupo de Morena. Coincidimos en la urgencia de impartición de justicia coincidimos con ustedes en que nos hemos tardado demasiado; coincidimos con ustedes en que ha habido procesos viciados y que es tiempo de corregir; coincidimos con ustedes en que no pueden seguir esperando millones de ciudadanos y hemos coincidido en otras iniciativas y nos hemos acompañado en ellas.

Me emociona la honestidad y la manera en que se ha expresado la senadora Ana Lilia en ésta y en otras iniciativas y quiero expresar frente a todas y todos ustedes que nuestro voto en contra no obedece a que seamos oposición en este Senado, obedece a una preocupación ―y permítanme compartirlo― porque no deseo para ninguna y ninguno de ustedes una vez más la politización de la justicia.

No deseo para ninguna senadora y ningún senador, y ninguna mexicana y ningún mexicano, que sean perseguidos por un fiscal con cargos falsos que difaman su vida, su familia y que un día antes de un proceso electoral llegue una carta a sus manos para decirles: “Perdone usted, su familia nunca fue acusada de nada; ni usted ni los suyos”.

Y cuando uno tiene unos padres honestos de 85, 86 años que aman este país, hay pedazos de historias de familia que no se pueden volver a reconstruir.

Cuando se judicializa la política o se politiza la justicia se lastima y se lastima para siempre.

Las abuelas suelen ser muy sabias, pero hay un eslogan, un proverbio en el que se equivocan. Dicen que las palabras se las lleva el viento. Las palabras nunca se las lleva el viento y las acusaciones menos.

Se los digo con el corazón en la mano y también con la exigencia de justicia. Yo nunca pude hacer justicia para mi familia. Y esa noche antes del proceso electoral, esa carta no alivió las heridas ni de mis padres ni tampoco de mis hermanos.

Y no lo hago hablando a título personal.

¿Cuál es la preocupación que queremos expresar frente a ustedes? Y lo digo de la manera más respetuosa: no, nuestro voto no es en contra porque seamos oposición; es porque no lo hemos hecho bien aún estando en el gobierno.

Quiero decirle al Presidente de la Comisión de Justicia que yo en lo personal, senador, respeto su trabajo, respeto su profesionalismo y aunque he tenido la oportunidad de corto tiempo en su Comisión y de manera solamente, digamos, por un periodo muy relativo, es una Comisión que se maneja con profesionalismo y en la que hago votos porque siempre el diálogo sea cada vez más profundo y, como siempre ha sido de su parte, respetuoso.

Pero permítanos, y de manera muy concreta, expresar dónde están estas preocupaciones a los que yo llamo a cada una y cada uno de ustedes.

Es la primera vez en la historia, amparados en el artículo 102 constitucional, que tenemos la oportunidad de darle a México un fiscal, una fiscal realmente autónoma e independiente; que el propio presidente también lo ocupa, porque aunque de entrada parezca que no es así, la historia suele pasar muy pronto.

Hoy quienes están en el gobierno están iniciando. Yo ya pasé por ahí y de pronto se cree que los bonos electorales no se acaban nunca; se agotan y se acaban y muestra de ello fue lo que pasó el pasado primero de julio.

(Inaudible) ver soberbia, arrogancia cuando se llega a los gobiernos; lo hablo por experiencia, y ésta se va agotando cuando se agota la paciencia y la confianza de la gente.

No, no es que estemos en contra de la impartición de justicia.

¿Qué nos preocupa de procedimiento? Que haya estado ajeno a una mucho más amplia participación de la sociedad civil.

Queremos darle voz a muchas voces que se han expresado y que nosotros creemos desde nuestra bancada que no han sido escuchadas lo suficiente.

Quiero hacer una propuesta, incluso: si hemos diseñado un trámite para el nombramiento del fiscal que implica necesariamente la participación de ambos poderes, un trámite similar debería ser indispensable para la remoción de este mismo funcionario; es decir, la remoción del fiscal debería estar sujeta también a la aprobación de este Senado por votación calificada, como lo es también su nombramiento.

Creemos que para garantizar la plena autonomía del fiscal debe prohibirse que tenga algún perfil partidista. Ya hemos padecido cuando esto no sea cuidado o no se ha evitado contundentemente.

Consideramos y nos preocupa este periodo de nueve años. Nos parece, y lo hemos dicho, que es excesivo. Este fiscal estará a cargo hasta mediados del próximo sexenio.

Y también queremos decir que debimos haber contemplado la creación de un Consejo Ciudadano para supervisar permanentemente a la Fiscalía.

No puedo dejar de mencionar ―y con ello voy terminando, señor Presidente― la preocupación que nos genera la figura del coordinador general que en los hechos concentrará la mayor parte del poder con el que cuenta esta institución.

En conclusión, senadoras, senadores de la República, en mi bancada creemos que la construcción de una Fiscalía realmente autónoma, independiente y confiable sigue siendo una aspiración y una exigencia para millones de mexicanos.

Tenemos un pendiente con la patria.

Exigimos procedimientos apegados a criterios de un parlamento abierto.

Escuchaba al senador Monreal, al senador Batres, a muchos de nosotros hablar de la urgencia de un Parlamento abierto; tenemos que hacerlo realidad.

Es imperativo una reforma constitucional que incluye este procedimiento de equilibrio de poderes, una supervisión ciudadana, un Servicio Profesional de Carrera en la Fiscalía y de ser posible, considerar la eliminación de la figura o estos atributos excesivos a la coordinación general.

En tanto no contemos con esto, todas y todos nosotros estamos en riesgo de ser víctimas de la judicialización de la política o de la politización de la justicia.

Y por la urgencia de la justicia, queremos contribuir a la aprobación de un fiscal autónomo e independiente.

Es cuanto, señor Presidente.

Muchísimas gracias.

 

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *