Senador Julen Rementería Del Puerto en la reunión extraordinaria de la Comisión de Puntos Constitucionales

 

Intervención del senador Julen Rementería Del Puerto en la reunión extraordinaria de trabajo de la Comisión de Puntos Constitucionales.

El tema que hoy nos trae a esta mesa, se ha dicho, no tiene ninguna duda de que es el tema de temas en nuestro país.

De lo que estamos hablando es de la queja más sentida de todos los ciudadanos, no importa quién haga el sondeo de opinión, no importa quién haga la encuesta y, por lo tanto, es urgente entrarle al tema.

Sin embargo, además de urgente es importante hacerlo bien y hoy como se está planteando esto, con la urgencia que se está planteando, se está dejando…, se ataca sólo una parte, la urgencia sí, pero no lo que trasciende.

Miren, lo que hoy se propone no tiene grandes diferencias respecto a lo que ha funcionado en el pasado, incluso me parece que empeora la condición en el funcionamiento de los cuerpos de seguridad respecto a garantizar la seguridad, el respeto a los derechos humanos; en fin, todo lo que ya sabemos que tiene que hacer una corporación encargada de la seguridad.

Y creo que no se recoge en esta iniciativa la posibilidad siquiera de cumplir con esa aspiración, por lo tanto sí se atiende lo urgente, y en esa urgencia se está demandando al Senado a que haga trabajos apresurados, para lograr seguramente un instrumento que no va a ser el mejor.

Miren, no se puede concebir el desarrollo de ninguna nación si no hay seguridad, no hay forma, no hay desarrollo humano, no puede haber desarrollo económico, no puede, por supuesto, haber toda esta armonía, todo el desarrollo social y, bueno, simplemente la vida diaria cambia.

No es lo mismo vivir en un país donde se garantizan ciertos índices de seguridad, como lo que aspiramos, como lo que merecemos en México, a lo que hoy se vive en México; ¿culpa de quién?, bueno eso quedó allá, veamos cuál es nuestra responsabilidad, los que hoy estamos aquí y cómo debemos hacer las cosas.

A ver, sí queremos la Guardia Nacional, pero no así; sí queremos un nuevo cuerpo que se llame así o se llame de otra manera, pero que al final contenga las consideraciones de las experiencias que han sido probadas en otras latitudes y que no han funcionado.

No hay antecedente de que un esquema como el que hoy se propone haya funcionado en ningún país del mundo, no lo hay, ¿por qué entonces en México queremos hacer algo que no ha funcionado en ninguna parte?, y ojo, sí queremos, insisto, la Guardia Nacional, sí queremos que México tenga seguridad, que al presidente le vaya bien y que en esta materia sobre todo el ejercicio del Gobierno sea exitoso, pero como están hoy las cosas simplemente lo que se prevé es un tema recurrente en la materia del desastre, como ha venido ocurriendo en el pasado reciente y en el no tan reciente; ya tenemos años probando un esquema similar, incluso no tan agresivo en términos de la militarización, como éste.

Por lo tanto, me parece que lo que tiene que haber es sí atender este sentido de urgencia, pero tomando en cuenta que en la urgencia resolvemos…, tenemos que resolver lo verdaderamente importante, que es el fondo de todo esto.

No hay manera, ya se dijo aquí, el senador que me antecedió en el uso de la voz, no hay manera de garantizar que las cosas puedan salir bien si esta minuta, que nos es enviada por la Cámara de Diputados, se aprueba como está, porque no puede garantizar lo que va a ocurrir con las leyes secundarias. No sabemos lo que va a pasar y ahí se puede proponer cualquier cosa, que ni siquiera sabemos cuál sea la idea, porque dijeran “la van a aprobar o no, la pretenden cambiar, pretenden hacer…, escuchar nuestras peticiones”, ni siquiera conocemos cuál es la idea, cuál es el texto.

Por supuesto que hay contradicciones en lo que aquí se dice; sin explorar más nos podemos meter a las experiencias vividas y la invasión de competencias lo único que genera son desencuentros en los estados y en los municipios a la hora de la actuación que no está regulada, que no se establece la coordinación; en una población va a llegar la Guardia Nacional ¿y qué hace, actúa o va y se coordina con el gobierno municipal o en el gobierno estatal, en su caso?, ¿le avisa o no le avisa?, ¿cómo va a funcionar?, porque no se establece, simplemente se otorgan las facultades sin decir el conflicto interno que tendrá, en donde el mando civil y el mando militar si hay un delito te atiende un tribunal civil, si hay una desobediencia en el operativo es la instancia militar; bueno, la línea es tan delgada que es imposible saber qué va a pasar.

Yo tengo que coincidir con mis compañeros, que han dicho hagámoslo y hagámoslo bien; miren, y cuando se habla del Parlamento y se escucha por aquí, es que ya un Parlamento en la Cámara de Diputados, o un ejercicio digamos de Parlamento, pues, miren les quiero decir que precisamente los temas de seguridad están reservados, bueno (inaudible) únicos, pero quien realmente tiene que atenderlos, en primerísimo lugar, es la Cámara de Senadores; o sea que no sería ni siquiera ése el argumento de haber hecho allá un Parlamento para no hacerlo aquí.

Y coincido también cuando se dice, “lo que tenemos que hacer es primero discutirlo entre nosotros”.

Es un tema de tal importancia, de tal trascendencia en la vida de los mexicanos que no se puede resolver en lo que ya se sabe, porque no se ha dicho a la prensa, no se ha declarado así, pero a ver señores senadores: ¿sí o no se ha escuchado que mañana en la Comisión Permanente pretenden aprobar un periodo extraordinario para el viernes, para traer esta minuta y aprobarla aquí en el Senado el viernes? Si esto no son prisas, pues, entonces no sé a qué le debamos de llamar prisas, por supuesto que lo son.

Entonces, hay la intención ya de mañana en la Permanente aprobar un periodo extraordinario para que el viernes se sesione aquí y se pueda probar, ¿qué va a pasar?, lo que ya se dijo, no se va a aprobar, se necesita la mayoría calificada y hoy esos números no están del lado de la mayoría en esta Cámara de Senadores.

Por lo tanto, el llamamiento muy respetuoso, presidente, es para que, utilizando las palabras del presidente, que todo mundo se serene, que hagamos las cosas bien, que realmente se sepa que estamos a favor de esto porque miren en el tema de seguridad no distingue ni partidos ni ideologías ni credos, ahí a todos toca por igual y todos queremos que nuestras familias, nuestros vecinos, nuestras comunidades, nuestros estados, nuestro país completo esté en perfecto orden, que haya un orden en el que se pueda realmente coincidir.

Se hizo un buen trabajo y vamos avanzando por la ruta correcta; se han intentado distintas cosas en materia seguridad a lo largo de los años, y no solamente en los últimos 18, como se dice, sino a lo largo de los años.

Y lo que aquí yo les puedo decir es con esta legislación que se propone a nivel constitucional, para luego como se prevé llevarla a cabo, darle forma nada más en las leyes secundarias, lo único que estaríamos haciendo es apresurando, intentando lograr una solución a un problema que requiere de un verdadero análisis con la profundidad debida.

Miren, son los organismos internacionales, ahí están los eurodiputados pidiéndonos expresamente que tengamos cuidado con esto, la Comisión de Derechos Humanos, todas, las de aquí y las del mundo, tenemos a la Corte Interamericana de Derechos Humanos también pidiéndonos que tengamos cuidado con lo que se va a hacer, la ONU.

No hay un organismo respetado y respetable en el mundo en esta materia que no nos esté pidiendo que sí, que vayamos a ver de intentar resolver acompañando al presidente de la República, como debe ser la obligación moral de cualquier ciudadano, y máxime de los legisladores, de resolver el problema de seguridad, pero ésta no es la manera, no hay forma de que así pueda transitar para bien de nuestro país, entendámoslo.

Y sé la presión que deben de tener los legisladores del partido mayoritario, pero yo creo que aquí, en estos momentos, es donde se tiene que actualizar lo que he oído ahí en el Pleno: “no recibimos línea”, “no nos dejamos nosotros mandar, simplemente  por una instrucción”, “lo que al país convenga”.

Y señoras y señores senadores, en realidad al país le conviene un análisis serio, profundo, que dé como resultado un cuerpo legislativo que permita hacer de la Guardia Nacional o cualquiera que vaya a ser el nombre que lleve, un organismo en materia seguridad, que nos permita lograr el cometido: reducir en el mediano y largo plazo de manera significativa los índices de delincuencia en nuestro país, que son el flagelo de toda la nación.

Yo creo que eso es lo que debemos ponernos en la meta, y no el cumplir con una agenda que no es del país y que tampoco debiera ser la nuestra.

Lo que hoy está planteado aquí no es la solución para la que votaron esos 30 millones de mexicanos que tanto se mencionan y todo el resto que también de alguna forma tenía y tiene la intención de que hagamos el mejor trabajo en materia de seguridad, porque es una dolencia de todos por igual, no distingue partidos.

Mi propuesta de manera concreta es que, presidente, pudiéramos tomar el acuerdo en esta Comisión de decirle a la Junta de Coordinación Política que este asunto se pueda llevar con la calma necesaria y el tiempo adecuado, para atender lo importante que también a veces puede ser urgente; pero no por dejar lo urgente o por hacer lo urgente dejemos lo verdaderamente importante, que es hacer un cuerpo legislativo que pueda legar a los mexicanos a través de esta Cámara Senadores un instrumento que le permita tener luz al final del túnel en materia seguridad pública.

Esa es mi participación y mi propuesta es que podamos por su conducto, presidente, en acuerdo si así fuera de esta Comisión, darnos el tiempo para analizarlo con toda la seriedad, con todo el tiempo que requiera esto, y no estoy hablando de darle largas, sino simplemente de con una agenda, con un programa, tener todos los estudios, todos los análisis, todas las opiniones y tomarlas en cuenta para el beneficio de esta iniciativa, del resultado en la votación y, por supuesto, lo más importante del resultado, ahí afuera en las calles de nuestro país en donde se necesita que haya habido un Senado responsable, construyendo un cuerpo legislativo que a la larga le garantice lo que ellos quieren, la seguridad en todos los municipios, en todas las comunidades de México.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *