Senador Damián Zepeda Vidales, al presentar el posicionamiento del GPPAN en relación con la terna enviada por el titular del Poder Ejecutivo Federal

Intervención del senador Damián Zepeda Vidales, al presentar el posicionamiento del GPPAN en relación con la terna enviada por el titular del Poder Ejecutivo Federal al Senado de la República, para el cargo de fiscal general de la República.

 

Muchas gracias, Presidenta.

Y quiero iniciar reconociendo a nombre del Grupo Parlamentario del PAN la apertura que se tuvo no sólo hoy para abrir este espacio de intercambio de ideas, sino la madurez y el saber escuchar y el aceptar la sugerencia de que se abriera a un esquema mucho más dinámico todo el proceso, hay que decirlo así, así fue y es un proceso donde pudimos intercambiar puntos de vista.

Estamos convencidos de que se puede diferir con respeto, se puede intercambiar ideas y no necesariamente tenemos que todos pensar igual, de hecho la riqueza siempre de un grupo plural es precisamente la diversidad de las ideas.

Hay un reconocimiento de que la justicia está colapsada en este país, lo decían ya los aspirantes o algunos de ellos, 33 millones de delitos al año, 33 millones de delitos, 99 por ciento de impunidad, entre que no hay denuncias, entre que no llegan a resultado, 99 por ciento de 33 millones de delitos no ven justicia.

Esto derivó en una reforma constitucional, la famosa reforma al 102 y otros artículos, en donde se buscó una Fiscalía General autónoma e independiente.

En opinión de muchos académicos, expertos, organismos de la sociedad civil y partidos políticos, entre los que está el Partido Acción Nacional, no se logró la autonomía y la independencia real en esa reforma, y con ese andamiaje institucional estamos aquí eligiendo al futuro fiscal.

Decíamos nosotros en las comparecencias que hay tres aspectos –entre muchos otros– que ver para encontrar el perfil ideal al frente a la Fiscalía: trayectoria, capacidad técnica y profesional y la idoneidad.

Felicitamos a los tres aspirantes por su trayectoria y por su capacidad técnica.

Déjennos enfocarnos al tema de la idoneidad, hay dos aspectos para determinarla, por un lado si garantizan o no esa autonomía e independencia, y por otro su postura ante temas relevantes hoy para el país.

El 29 de enero de 2018, hace un año, en un evento de campaña Andrés Manuel López Obrador, de Morena, del PES y del PT, se presentó al equipo de procuración de justicia y se dijo quién iba a ser la terna: Bátiz, de Gyves y González Alcántara Carrancá.

El 4 de enero de ese mismo año, Andrés Manuel López Obrador en el marco de su campaña proselitista, en un evento de campaña, presentó a su equipo de seguridad pública, en el cual formaba parte Gertz Manero. Y fungió como vocero a lo largo de la campaña.

Creemos que es justo decir, y no se ofende a nadie, que son miembros del equipo político jurídico del presidente Andrés Manuel López Obrador y, saben qué, no tiene nada de malo, simple y sencillamente no para la Fiscalía General.

Uno fue miembro del CEN de Morena, coordinador parlamentario en la Asamblea Constituyente, otro vocero de campaña, miembro del equipo de seguridad, otra una cercanía al equipo jurídico que se ha mencionado.

Repetimos, nada de malo en lo personal, pero no para este cargo de fiscal general, por qué, porque mucho daño le ha hecho a este país la politización y la partidización de la justicia. Y claro que cuando se pregunta se dice: por supuesto que vamos a garantizar la independencia, pero hay que voltear a la historia, un procurador, uno a nivel nacional, o un estado, que haya procesado por delitos de corrupción estando en el cargo al gobernante en turno. No hay ejemplos en este país. Y todos cumplían con los requisitos legales, por qué, porque son subordinados, porque son parte de un equipo político, porque comparten la visión y creen que no hay ningún problema y después nos venimos a dar cuenta que sí lo existe.

Por eso se llegó a la conclusión, por académicos, expertos, partidos políticos, entre los cuales estamos nosotros, que claro que es un impedimento moral y no es idóneo que una persona que sea militante partidista o miembro del equipo político ocupe el cargo de fiscal general, que es quien tiene el monopolio del ejercicio de la acción penal, qué es esto, es el único que puede llevar ante la justicia a un funcionario. ¿Va a llevar a su jefe, va a llevar a su líder? Claro que no.

Sé que se argumenta que no es un requisito de ley, no estamos diciendo que sea un requisito de ley, estamos buscando una Fiscalía autónoma e independiente, y se luchó por años para evitar un “fiscal carnal” y hoy se está llegando aquí a lo mismo que se criticó en el pasado.

El presidente Andrés Manuel López Obrador abiertamente ve a la Fiscalía General como una dependencia del gobierno. Lo ha dicho, no cree en la autonomía e independencia como tal, está bien que él opine eso, pero la Constitución marca que es un órgano autónomo, no, no es una dependencia, es un organismo ajeno. Que se debe de colaborar con el Ejecutivo, claro, pero no subordinar.

Y si lo puede formar parte del nombramiento, lo puede quitar cuando quiera y forma parte de su equipo político, por supuesto que no va a funcionar con esa independencia.

Más aún, digamos que tuviera en esa etapa superada los hoy aspirantes, que no la tienen, a pregunta expresa directa, de si creen que la militancia partidista debería de ser un criterio para impedir que se nombre a un fiscal Anticorrupción, de Delitos Electorales o Derechos Humanos, los tres contestan que no.

Entonces mañana no se sorprendan si un militante de Morena o miembro del equipo político del Presidente es el fiscal Anticorrupción o el fiscal de Delitos Electorales o el fiscal de Derechos Humanos.

Lanzo una pregunta, muchos dicen: no hay ningún problema porque lo van a hacer bien, el tema es que no debemos de tomar decisiones pensando en una persona, debemos tomar decisiones pensando en el país, el ejemplo que hoy aquí el Senado de la República le va a mandar a todo el país…, concluyo, presidenta, es un tema muy importante, el mensaje que se le está mandando a todo el país, a todos los gobernadores, es: no hay ningún problema, pueden poner a su “fiscal carnal”, pueden poner a su fiscal incondicional, y todos van a argumentar que son excelentes personas, y quien ya lo puso, sea del partido que sea, pues está mal.

Al partido en el gobierno, y concluyo, le digo…, sí, así pasó ahorita, concluyo y le pido paciencia, voy a concluir…, con mucho gusto, presidenta…, el día de ayer eran cinco minutos, un militante de Morena se tomó 10 y nadie dijo nada, les pido un minuto para concluir la idea…, al partido en el gobierno…, concluyo, sin duda, presidenta, déjeme decirlo algo, de entrada los posicionamientos de los grupos tienen 10 minutos, ustedes con la mayoría aprobaron cinco, pero está bien, concluyo la idea, estamos votando al fiscal general, en 30 segundos concluyo, no tengan miedo al debate de ideas, muy bien, el llamado al grupo en el poder es: la gente confió en que iban a hacer las cosas distintas, hagámoslas ahora, las ventanas de oportunidad se abren y se cierran, éste es el momento de mostrarle al país que se pueden hacer las cosas distintas, no confiemos a ciegas en una persona, hagamos lo correcto y fortalezcamos las instituciones, y el llamado a la oposición es: hoy es el momento de hacer uso del tercio que tenemos, éstos son los temas que valen la pena luchar, mañana no aleguemos por un  fiscal Anticorrupción que no sea un “fiscal carnal”, porque aquí hoy podemos definirlo.

Rechacemos esta terna y juntos vayamos con un fiscal general, no al “fiscal carnal”, sí al fiscal autónomo e independiente para este país.

Gracias.

 

 

ooOoo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *