Senadora Indira Rosales San Román para presentar el posicionamiento del GPPAN al dictamen de la Comisión de Justicia, para elegir al Ministro o Ministra de la SCJN

Intervención en tribuna de la senadora Indira Rosales San Román para presentar el posicionamiento del GPPAN al dictamen de la Comisión de Justicia, el que contiene puntos de acuerdo sobre los requisitos de elegibilidad de las personas que integran la terna para la elección de Ministro o Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

Con el permiso de la Mesa.

Muy buenas tardes compañeras, compañeros.

Hoy no es un día cualquiera. El día de hoy cumplimos con una de las facultades exclusivas que este Senado de la República tiene de acuerdo con nuestra Constitución: la elección de la próxima ministra o ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que ocupará la vacante del doctor José Ramón Cossío Díaz.

En verdad, les repito, no es cualquier día.

Y es desafortunado, tengo que decirlo, que siendo ésta, a  mi juicio, de las máximas responsabilidades que tiene esta Cámara Alta, tenga que relatarles cómo han venido sucediendo las cosas, para que tengamos claro cómo llegamos el día de hoy.

El día 11 de diciembre, es decir, hace exactamente 9 días, la Secretaría de Gobernación envió un oficio con el remitió la terna a este Senado para la designación de una ministra o ministro de la Suprema Corte de Justicia, propuesta por el titular del Ejecutivo federal.

Posteriormente, el día jueves 13 de diciembre, este Pleno aprobó el procedimiento para la designación de esta misma ministra o ministro.

Ese mismo día, efectivamente, no quiero caer otra vez en una discusión que ya nos tomó suficientes horas el jueves pasado, se volvió a hacer mayoría por parte del partido Morena en la Comisión de Justicia; mayoría que, efectivamente, tenían y que, desafortunadamente, por un lapso de algunas semanas dejaron de tener, pero que convenientemente la volvieron a hacer exactamente en la sesión previa a que la Comisión de Justicia sesionara para dar, precisamente, el dictamen de idoneidad.

El lunes pasado se realizaron las entrevistas, de acuerdo a este mismo procedimiento, y ese mismo lunes aprobaron en la Comisión de Justicia, a puerta cerrada, este mismo dictamen.

Por esas razones, algunos miembros del Partido Acción Nacional decidimos no participar en los trabajos de esta Comisión de Justicia, pero sí estamos aquí y vamos a seguir estando para defender a las instituciones democráticas en el país, a la Constitución y a la dignidad de uno de los Poderes de la Unión que está siendo atacado.

Quiero hacer un énfasis muy especial en que apenas este Senado recibió la terna hace nueve días y en verdad pudiéramos decir que, efectivamente, se cumplió a cabalidad, se realizó la votación para el proceso, la mayoría estuvo de acuerdo, punto por punto fue llevado a cabo; sin embargo, ¿cuál es la prisa?, ¿por qué tenemos esta urgencia?

En verdad, todo pareciera indicarnos que tenemos esta urgencia porque necesitamos tener nombrado a esta ministra o ministro antes del 2 de enero, que es el día que se elige al próximo Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y necesitamos tener, o más bien, necesita el partido en el poder, tener un ministro más afín para la votación de este próximo Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Y ése es un tema que la verdad, digo, me molesta mucho tener que hacer esta sugerencia, la simple sugerencia, porque estaríamos hablando de algo muy grave, de algo que evidentemente violentaría la división de poderes.

Pero, de verdad, ¿por qué tan rápido?, ¿por qué no escuchamos a la sociedad civil?, ¿por qué no participó como lo hizo en otros procesos?, ¿por qué tuvo la sociedad civil que acercarse a nosotros, a través de periódicos, a través de tweets, a través de Facebook, a través de cualquier red social, porque en la Comisión de Justicia no hubo un espacio para escucharlos?, ¿qué nos quitaba?, ¿qué estábamos tratando de ocultar?, ¿por qué no se hizo?

Por eso mismo Acción Nacional ha decidido votar en abstención este dictamen, porque se ha llevado de manera “fast track”, porque además de ello, desafortunadamente, el Ejecutivo presentó una terna donde dos de las candidatas son militantes o ex militantes, hasta hace cuatro días, del Movimiento de Regeneración Nacional, y esto en verdad es sumamente lamentable, y lamentable porque en este mismo Senado el 6 de noviembre presenté a nombre del Partido Acción Nacional un punto de acuerdo exhortando al Ejecutivo para impulsar los principios de equidad e igualdad de género en la integración de la Suprema Corte de Justicia, por lo que la terna de perfiles debiera ser integrada por tres mujeres.

Y varias y varios de los que están aquí el día de hoy, aquí sentados, de los diferentes partidos, incluyendo Morena, Partido del Trabajo, PAN, se adhirieron a éste a este exhorto al Ejecutivo.

Efectivamente, era únicamente un exhorto, pero era un paso más para que pudiéramos llegar a tener la paridad también en la Suprema Corte de Justicia de la Nación y, desafortunadamente, únicamente mandan dos mujeres, y mandan dos mujeres con filiación partidista y en verdad esto hasta se me hace retorcido.

O sea, sí mandó dos mujeres pero que tienen filiación partidista, para que sea muy evidente la respuesta.

Yo tengo profundo respeto por las dos candidatas y por el candidato. Me queda claro que en cada una de sus áreas, tanto en la carrera judicial que tiene el magistrado, como en la propia carrera académica que tienen las contendientes de la terna, son reconocidas y eso no, no estamos aquí para hablar exactamente de ello, simplemente son las circunstancias en la que se dan.

Como oposición responsable vamos a dar la batalla hasta el último minuto para defender las instituciones de nuestro país. Defenderemos la división de poderes y el pacto federal.

Esta es la primera ocasión que esta Legislatura estamos participando en la designación de un ministro de la Suprema Corte, no setenemos un precedente del que nos lamentemos en el futuro, privilegiemos el diálogo y la construcción de acuerdos. Tenemos la oportunidad de hacer las cosas bien y, sobre todo, con estricto apego a derecho.

En la sesión anterior, mi compañero del PAN, Damián Zepeda, presentó una iniciativa para que no tengamos que hablar de que el Poder Ejecutivo se encuentra inmiscuido en la elección de ministras o ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En verdad yo los invito a que lo consideremos para que no sea una causa, para que no tengamos que debatir sobre la idoneidad o no, por la cercanía o no, que pudiera tener al Presidente de la República.

Y sí, sé que así ha venido siendo, pero no tiene por qué seguirse repitiendo. En verdad, la única forma que tiene una persona de ser ministra o ministro de la Suprema Corte de Justicia es que tenga cercanía, finalmente, con el Presidente de la República.

Compañeras, compañeros, yo siento en verdad, se los digo absolutamente honesta y sincera, siento un profundo respeto por todas y todos ustedes, porque sé que todos llegaron aquí porque tienen una historia propia, no llegaron aquí en bloque, porque cada uno de ustedes les costó, porque cada uno ustedes tiene una convicción propia por la cual ganaron cada uno de sus escaños.

Creo, sinceramente, que todos los que estamos aquí tenemos un profundo amor por nuestro país. No creo que alguien quiera deliberadamente causar algún daño. Y creo también que lo más difícil del ser senador de la República no es estar en una sesión de comisión, o estar en una sesión en el pleno 14 o 15 horas, lo más difícil es tomar decisiones que sí cambian la vida de la gente que está afuera, mantenernos fieles a nosotros mismos, leales a nuestras convicciones.

Porque en seis años compañeras, compañeros, más allá de los que vayan a buscar la reelección o vayan a buscar otro cargo, lo único que les va a quedar y que nos va a quedar a todos es la satisfacción de haber cumplido con nuestro país.

Les diría que hoy tenemos una oportunidad histórica al escoger a la próxima ministra o ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero la realidad es que los integrantes de  este Senado todos los días tenemos una oportunidad histórica de cambiar a nuestro país y de hacer las cosas mejor.

No desperdiciemos hoy esa oportunidad. Yo sé que ustedes son mujeres y hombres de convicciones propias.

Es cuanto, gracias.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *