Senador Raúl Paz Alonzo presentar iniciativa que reforma el último párrafo del artículo 58 de la Ley Federal de Responsabilidad Hacendaria y que adiciona un tercer párrafo al artículo 19 de la Ley General de Salud

Intervención del senador Raúl Paz Alonzo, al presentar una iniciativa que reforma el último párrafo del artículo 58 de la Ley Federal de Responsabilidad Hacendaria y que adiciona un tercer párrafo al artículo 19 de la Ley General de Salud.

 

Con la venia de la Presidencia.

Compañeras y compañeros senadores, el día de hoy presento a nombre del Grupo Parlamentario de Acción Nacional una iniciativa que reforma el último párrafo del artículo 58 de la Ley Federal de Responsabilidad Hacendaria y que adiciona un tercer párrafo al artículo 19 de la Ley General de Salud, con el propósito de garantizar que el presupuesto en materia de salud tenga siempre una tendencia al alza.

Como es de conocimiento de todos ustedes, uno de los propósitos de obligaciones más importante que puede tener un país es la posibilidad de brindarles servicios básicos de salud a todos sus habitantes, independientemente de su condición socioeconómica, raza, edad, origen étnico o preferencia sexual.

La reforma constitucional en materia de derechos humanos del 2011 incorporó el derecho a la salud a nuestro régimen jurídico con el mayor nivel jerárquico entre los derechos que poseen las personas. Así también, la Declaración Universal de Derechos Humanos nos exige evitar cualquier acción o medida que vaya en detrimento o suprima los derechos humanos ahí consagrados.

Anterior a la reforma constitucional de 2011, México fue dando pasos importantes en materia de salud, iniciando con la creación del Instituto Mexicano del Seguro Social en los años 40, la creación del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado a finales de los años 50 y, posteriormente, la puesta en marcha del Sistema Social de Protección en Salud, mejor conocido como el Seguro Popular, en el 2004.

Con la suma de todos estos esfuerzos pasamos de tener un 50 por ciento de población con alguna forma de cobertura de salud en el 2002 a un 89 por ciento hoy en día; sin embargo, aun teniendo esta amplia extensión de los problemas de salud, ese 11 por ciento que sigue sin tener acceso a este servicio representa casi 14 millones de mexicanos.

Algo que parece preocupante es que hoy por hoy la inversión pública en el sector salud apenas alcanza 2.5 puntos de Producto Interno Bruto. En términos reales, es la cifra más baja desde el 2009.

Por ejemplo, en el 2013 el gasto en salud en todo el sector casi alcanzó los tres puntos del Producto Interno Bruto y este 2018 alcanza 2.5; es decir, ha habido una disminución real en el gasto que se hace en todo este sector.

Esta disminución resulta contraria a lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud, que establece un mínimo de 4.6 puntos del PIB, casi el doble de lo que hoy se destina en México, para lograr objetivos necesarios en la materia.

Si seguimos con esta tendencia de reducir los presupuestos de salud, México no podrá contar con las herramientas necesarias para garantizar a todos los mexicanos el acceso directo a los servicios de salud.

No regular que la reducción del presupuesto asignado en materia de salud y no realizar adecuaciones presupuestarias durante el ejercicio del gasto que implique recortes al mismo, van directamente contrarios al compromiso que hemos asumido como senadores y representantes de nuestros estados, para que el acceso a la salud sea un derecho que debe irse ampliando de manera consecutiva y frecuente en lugar de sufrir retrocesos.

No basta que aumente el presupuesto con relación a la inflación anual, el presupuesto para la salud debe por lo menos –siguiendo las recomendaciones de la OMS– alcanzar lo equivalente al 4.6 del Producto Interno Bruto de nuestro país.

A efecto de corregir esta tendencia presupuestaria, estamos proponiendo una reforma a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, en la parte relativa a la facultad del Ejecutivo de realizar adecuaciones presupuestarias, concretamente en el artículo 58, a efecto de prohibir que estas adecuaciones impliquen una reducción presupuestaria para todo el sector salud.

Por otra parte, proponemos también una adición al artículo 19 de la Ley General de Salud, a efecto de lograr que tanto la Federación como las entidades federativas tengan prohibido aprobar presupuestos en salud menores en términos reales a los aprobados en ejercicios fiscales que los anteceden.

Compañeras y compañeros senadores: quiero invitarlos a acompañar esta iniciativa, ante la posibilidad de poder modificar estos artículos que hoy no nos aseguran recursos suficientes para las políticas sociales.

Es obligación nuestra supervisar y garantizar que los recursos asignados a programas sociales y políticas públicas sean suficientes.

Como senadores tenemos la oportunidad de establecer en la ley que el presupuesto en salud no disminuya más, no desaprovechemos esa oportunidad.

Seamos responsables con nuestra sociedad y aliados de los mexicanos, otorguémosles más recursos al sector salud e impulsemos iniciativas que generen resultados robustos y completos, que incluyan una inversión cada vez mayor, año con año, para todos los sectores sociales del país, tomando siempre como prioridad el bienestar de todos los mexicanos.

Muchas gracias.

Es cuanto, Presidenta.

 

ooOoo

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *