“Súper delegados” del Gobierno federal se convertirán en “gobernadores alternos”, alerta senadora Guadalupe Murguía

  • A nombre de su bancada presentó reservas para rechazar esta figura durante la discusión de la minuta para reformar la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal

La senadora Guadalupe Murguía Gutiérrez expresó que los delegados de programas para el desarrollo que sustituirán a los delegados federales, previstos en la minuta para reformar diversos artículos de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, tendrán una enorme concentración de atribuciones y recursos que en los hechos los convertirá en “gobernadores alternos”.

Con ello, dijo, se pone en riesgo el pacto federal y la armonía entre instancias de gobierno, pues estos funcionarios, a los que no se les pedirá ningún requisito mínimo para ocupar el cargo como pretende Morena, manejarán todos los programas federales en cada entidad federativa, con lo cual rivalizarán con los gobernadores elegidos democráticamente.

Al aprobar en sus términos la minuta enviada por la Cámara de Diputados estaremos “regresando de facto a las peores prácticas de los gobiernos centralistas, cuando era el Presidente quien nombraba a los gobernadores de los departamentos en que se dividía el territorio nacional”, advirtió en tribuna la senadora panista.

Además es evidente que los “súper delegados” usarán como trampolín político esta responsabilidad para convertirse en gobernadores, toda vez que tendrán a su cargo todos los programas federales de beneficio directo a la población y coordinarán la implementación de planes, programas y acciones de este orden de gobierno en las entidades de la República, apuntó.

La senadora Guadalupe Murguía expresó que con la concentración de estas atribuciones, los delegados de programas para el desarrollo harán las veces de “gobernadores alternos”, y subyace la intención de utilizarlos como una herramienta de control político de los gobiernos locales.

Durante la discusión en lo particular, la legisladora por Querétaro presentó a nombre de su bancada reservas a los artículos 17 Ter, 32 y décimo primero transitorio de la minuta, con lo que alertó al pleno senatorial de las consecuencias de aprobar sin modificaciones las reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal enviadas por la colegisladora.

Asimismo, manifestó el riesgo de eliminar los requisitos mínimos para ocupar el cargo, pues “no resulta conveniente, sobre todo si queremos una mejor calidad, confiabilidad y eficiencia en el trabajo que desempeñan los servidores públicos”.

Por otra parte, subrayó que la figura de los “súper delegados” resulta todavía más cuestionable al establecerse en el Plan Nacional de Seguridad 2018-2024 que los gobernadores asistirán como “invitados” a los Consejos Estatales de Coordinación, que encabezará el coordinador federal, lo cual, dijo, resulta inaceptable y ofensivo.

“Tenemos claro que las entidades federativas pueden y deben realizar acciones de colaboración y coordinación con el gobierno federal, pero nunca de sometimiento”, remarcó desde la  tribuna senatorial.

De igual forma, cuestionó la línea de mando a la que quedarán sujetos los “súper delegados”, quienes estarán adscritos a la Secretaría de Bienestar, pero serán designados a propuesta de la coordinación general de Programas para del Desarrollo y dirigidos por esta instancia, la cual estará bajo el mando directo de la Presidencia de la República.

Frente a este enredo organizacional que se pretende avalar hoy en la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal por la mayoría de Morena, cabe preguntarnos ¿a quién van a reportar?, concluyó la senadora Guadalupe Murguía.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *