Senadora Minerva Hernández Ramos del Campo participa en la discusión de un dictamen para modificar la Ley del SAT

Intervención en tribuna de la senadora Minerva Hernández Ramos al participar en la discusión de un dictamen de las Comisiones Unidas de Hacienda y Crédito Público y de Estudios Legislativos Segunda, el que contiene proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 13 de la Ley del Servicio de Administración Tributaria.

 

Con el permiso de la Presidencia.

Qué extraño que de repente se les haya ocurrido legislar sobre los requisitos del SAT. No pongamos en riesgo los equilibrios que requiere el Estado mexicano.

Conforme al Informe Tributario y de Gestión correspondiente al cuarto trimestre de 2017, al cierre del ejercicio, los ingresos tributarios no petroleros se ubicaron cerca de los 3 billones de pesos.

Es evidente el alto grado de responsabilidad que conlleva la conducción del Servicio de Administración Tributaria, por lo que se requiere que ese cargo sea ocupado por un profesionista que tenga conocimientos técnicos sólidos en la materia, con amplísima experiencia y que dentro de su desempeño profesional haya ocupado cargos de alto nivel decisorio, en el sector público o privado.

Sin embargo, la redacción actual parece obedecer a un interés partidista, de crear las condiciones para que se asegure que ese importante cargo público sea ocupado por una persona que, de antemano, ya fue seleccionada para el mismo; el vestido, amigas y amigos senadores, ya está confeccionado a la medida, limitando la oportunidad a que esa posición sea competida por los más aptos y experimentados profesionistas, vulnerando la solidez institucional con reglas a modo de la Cuarta Transformación y no en beneficio de los contribuyentes y del país.

No se confundan senadores de Morena, el Grupo Parlamentario de Acción Nacional con un ánimo de perfeccionar el marco jurídico, lo que estamos proponiendo es modificar la relación de las comisiones dictaminadoras para quedar como sigue:

Ley del Servicio de Administración Tributaria, artículo 13, fracción II: Poseer al día de la designación, título profesional con una antigüedad mínima de 10 años, expedido por autoridad o institución legalmente facultada para ello y debidamente registrado ante la Secretaría de Educación Pública – hay casos, todos lo sabemos, de títulos “patito”–; haber desempeñado cargos de alto nivel decisorio, así como contar con experiencia, conocimientos técnicos y estudios en las materias fiscal, aduanera, financiera, de finanzas públicas o alguna otra afín…

Por último quisiera senadores compañeros, ¿quieren que diga los probables nombres que han trascendido ya y que mencione que en ambos casos hay un claro conflicto de interés, ya sea en un caso por la cercanía con dos gobernadores y en el otro por tratarse de alguien incondicional al señor Romo, que claramente cercano también al presidente electo?

Es cuanto, senador Presidente.

Ustedes tienen registrada mi reserva, para someterla a votación. Gracias.

 

ooOoo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *