Senadora María Guadalupe Saldaña Cisneros, al presentar una iniciativa que adiciona diversas disposiciones a la Constitución, en materia de movilidad

 

Intervención de la senadora María Guadalupe Saldaña Cisneros, al presentar una iniciativa que adiciona diversas disposiciones a la Constitución, en materia de movilidad.

 

Muchas gracias, Presidente, senadoras y senadores.

Hoy pongo a consideración de esta Asamblea la iniciativa para adicionar a los artículos 4 y 73 de nuestra Constitución, en materia de movilidad libre y voluntaria, a fin de darle soporte constitucional a este tema de la mayor relevancia para el bienestar y el desarrollo del país, especialmente en sus zonas metropolitanas.

La movilidad se refiere al libre desplazamiento en condiciones óptimas de relación entre medio ambiente, espacio público e infraestructura, cuyo cumplimiento permite que las personas alcancen diversos fines de desarrollo personal y social, y ha sido entendida como una necesidad para brindarles mejores condiciones de vida, especialmente a los más vulnerables.

La movilidad trasciende el tema del transporte, ésta implica procesos mucho más complejos que guardan relación con la vivienda, la alimentación, el acceso a bienes y servicios, la educación, las alternativas de desplazamiento, la recuperación de los espacios públicos, el mejoramiento del medio ambiente y la salud de las personas, la reducción de la contaminación, la productividad de los individuos, el esparcimiento y la diversión, el acceso a la cultura, el desarrollo social y económico, la dignificación de los ciudadanos, la calidad de vida de la población y la felicidad de los seres humanos como fin último del Estado.

La movilidad está vinculada con el ejercicio de diversos derechos humanos, para llevarlos a cabo en la realidad de cada individuo como la libertad, igualdad, no discriminación, educación, vivienda digna y decorosa, protección de la salud, medio ambiente sano, libre tránsito, seguridad jurídica, legalidad, interés superior de la niñez, libertad del trabajo, libre acceso a información plural y oportuna, entre otros.

Diversos tratados internacionales vinculantes para México y principios del orden internacional se encuentran relacionados con la movilidad y han establecido expresamente dicha naturaleza.

En cuanto a nuestro país, les pasó un dato: 14 entidades federativas ya tienen leyes dedicadas a la movilidad como concepto integral o como derecho asociado simplemente al transporte, al tránsito y a la vialidad.

En todas existe consenso sobre la naturaleza y alcance de la movilidad, como un derecho humano, lo que significa que el ser humano, la persona, el individuo es el núcleo eje central de la norma jurídica, el derecho humano a la movilidad voluntaria tiene como pretensión principal dignificar a la persona que ha perdido calidad de vida y potencial en el ejercicio pleno de sus derechos debido a una serie de fenómenos negativos propios de las grandes ciudades y que, de hecho, hemos originado nosotros mismos, como crecimiento demográfico, urbano y territorial, contaminación ambiental, inseguridad pública, entre otros.

Por ello, se estima necesario, y hoy lo vengo a proponer, que en nuestra Constitución esté establecido el derecho a la movilidad, que sea un derecho humano universal, interdependiente, indivisible, progresivo y compatible con los demás derechos humanos que ya vienen previstos en ésta y que están en los tratados internacionales de los que el Estado mexicano es parte.

Asimismo, esta iniciativa propone que el Poder Constituyente Permanente otorgue al Congreso de la Unión la facultad expresa de expedir una ley general que establezca la concurrencia de la Federación, las entidades federativas, los municipios y las alcaldías de la Ciudad de México, para la regulación y administración de la movilidad libre y voluntaria.

Con ello se podría ordenar mejor esta materia para el desarrollo diferenciado y coordinado de acciones públicas de movilidad, con la participación de los sectores y el sector privado.

La propuesta de dotar al Congreso federal de una atribución expresa para legislar en la materia de movilidad no busca afectar ni mucho menos invadir atribuciones de las entidades federativas y de los municipios y alcaldías, por el contrario, pretende respaldar, fortalecer y contribuir a su mejor desarrollo y desempeño.

Además, busca determinar y delimitar las atribuciones federales en la materia, ya que la misma dinámica de confusión entre transporte, movilidad se presenta a nivel federal en algunos ordenamientos, cuya evolución se estima necesaria a partir de la promoción respeto protección y garantía del derecho humano a la movilidad.

La propuesta son dos adiciones a nuestra Constitución para establecer el derecho a la movilidad y se plantea de la siguiente manera:

Artículo cuarto, séptimo párrafo. La movilidad libre y voluntaria es un derecho humano que será promovido, respetado, protegido y garantizado por el Estado en la forma y términos que dispongan las leyes, sujetándose a los principios de seguridad, igualdad, inclusión, accesibilidad, sustentabilidad, comodidad, eficiencia y calidad para el desarrollo integral de las personas.

La ley que expide el Congreso de la Unión establecerá la concurrencia de la Federación, las entidades federativas, los municipios y las alcaldías de la Ciudad de México en la materia de movilidad libre y voluntaria.

Artículo 73. El Congreso tiene facultad, fracción 29-A Bis, para expedir la ley general que establezca la concurrencia de la Federación, las entidades federativas, los municipios y las alcaldías de la Ciudad de México, en el ámbito de sus respectivas competencias en materia de movilidad libre y voluntaria.

Compañeras y compañeros senadores:

Legislar en materia de movilidad es indispensable para mejorar las condiciones de vida de todas las personas y para repensar el mundo que hemos creado a partir sólo del modelo de progreso, comodidad y consumo, que ya se agotó y nos ha dejado un entorno deshumanizado y contaminado.

Es el momento de generar, desde nuestra Carta Magna, condiciones de cambio para nuestra sociedad que simulen ciudades más seguras, sustentables, en las que participen todos los sectores involucrados, nuestras familias, nuestros hijos, lo necesitan y lo agradecerán, hagamos lo posible.

Es cuanto, Presidente.

Muchas gracias.

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *