Senadora Josefina Vázquez Mota solicita a la SEP incorporar un apartado sobre cultura de la paz en los libros de texto gratuitos del sistema educativo nacional

 

 

 

Intervención en tribuna de la senadora Josefina Vázquez Mota, al presentar punto de acuerdo por el que se recomienda a la Secretaría de Educación Pública de la Administración Pública Federal incorporar un apartado sobre cultura de la paz en los libros de texto gratuitos del sistema educativo nacional

Buenas tardes, Presidente, con su venia.

Muy queridas senadoras, senadores.

El día de mañana cada una y cada uno de ustedes va a recibir un libro producto de la consulta del INE, la consulta ciudadana a niñas niños y adolescentes del año 2015.

Quiero compartirles que en este libro que recibirán el día de mañana, hay dibujos de niños de cinco y seis años de edad, en estos dibujos en donde se les pregunta cómo es el lugar donde vives, encontramos algunos que dicen “mi papá es un narco”; encontramos otros que dicen “mi pueblo descuartizado”. Estoy hablando de niños de cinco y seis años de edad.

Cuando algunos de nosotros nacimos, no los más jóvenes, pero cuando muchos de nosotros nacimos el valor de la paz era un valor que creíamos natural en nuestra vida, construir en paz, resolver los conflictos con las herramientas de la paz es algo que dimos casi por hecho.

Hoy sabemos que esto no es así y quiero pedirles a todas y a todos ustedes que hagamos esta iniciativa del Senado de la República, que hagamos este punto de acuerdo de cada una y cada uno de nosotros, más allá de nuestras siglas partidistas, porque todos los días tenemos que resolver conflictos y los resolvemos, o con las herramientas de la paz o los resolvemos con las herramientas de la violencia.

Y tenemos que ser constructores de paz no cuando somos adultos y de pronto es muy tarde. Lo que les vengo a proponer y a pedir es que nos acompañemos para enseñar a nuestros niños desde sus primeros años de vida a resolver los conflictos cotidianos con las herramientas de la paz y no con las herramientas de la violencia.

La paz, por cierto, como dice el filósofo Fisas, es algo más que la ausencia de la guerra, de la misma forma que en una guerra no puede haber nunca paz, porque si creemos que la paz es la ausencia de la guerra resulta algo tan difícil y tan complejo que sentimos que es muy poco lo que podemos hacer.

Este punto de acuerdo recomienda respetuosamente a la Secretaría de Educación Pública federal incorporar un apartado sobre la cultura de la paz en los libros de texto gratuito del Sistema Educativo Nacional.

La educación para la paz es una urgencia y quiero decirles de manera muy respetuosa que a ratos tengo la certeza de que no solamente las niñas y los niños deben aprender las herramientas de la paz, sino muchos de nosotros necesitamos reaprender las herramientas de la paz, porque estamos del lado de la construcción de la paz o estamos del lado de la destrucción de la misma.

Le agradezco de manera especial a quién aún antes de la lectura de este punto de acuerdo ha demostrado la disposición de acompañarnos y hacerlo de manera conjunta, a quien preside la Comisión de Educación en este Senado de la República, a la coordinadora y coordinadores parlamentarios.

Esta propuesta es que desde la primera infancia los niños aprendan que los conflictos son cotidianos, pero que se pueden resolver y se debe resolver desde la paz, que no seamos el primer lugar internacional de casos de bullying en educación básica, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Conforme a las estadísticas oficiales de la Secretaría de Salud al año fallecen cerca de cinco mil  personas por suicidios, de los cuales y quiero reiterarlo, de los cuales dos mil son jóvenes entre los 15 y 24 años de edad, por acoso físico, psicológico y ahora también cibernético.

La cultura de la paz es mucho más que la ausencia de la guerra, consiste en la generación de condiciones de armonía y de convivencia.

Déjenme compartirles de los siete puntos relevantes solamente tres de ellos:

Primero, asegurar que los conflictos inherentes a las relaciones humanas se resuelvan sin violencia.

Segundo. Asumir que la paz y los derechos humanos son indivisibles.

Tercero. Emprender la participación de las personas en todos los niveles, priorizando la de las niñas, los niños y los adolescentes.

Quiero compartirles, como muchas y muchos ustedes saben, que en Colombia la cátedra de la paz es obligada desde los primeros años de vida.

Este punto de acuerdo sugiere y exhorta a que se incorpora de inmediato al menos un capítulo de construcción de cultura de la paz.

Muy estimadas senadoras y senadores, si somos constructores de paz tendremos un país de certeza, de mayor equidad, donde vivir, donde amar, donde caminar sea el derecho de todos y no solamente de algunos de hacerlo con paz y también con felicidad.

El proyecto de cultura de paz aspira a armar poblaciones no con violencia, sino con capacidad de diálogo y de entendimiento.

Es cuanto, muchas gracias a todas y a todos ustedes.

 

ooOoo

ntervención en tribuna de la senadora Josefina Vázquez Mota, al presentar punto de acuerdo por el que se recomienda a la Secretaría de Educación Pública de la Administración Pública Federal incorporar un apartado sobre cultura de la paz en los libros de texto gratuitos del sistema educativo nacional

 

Buenas tardes, Presidente, con su venia.

Muy queridas senadoras, senadores.

El día de mañana cada una y cada uno de ustedes va a recibir un libro producto de la consulta del INE, la consulta ciudadana a niñas niños y adolescentes del año 2015.

Quiero compartirles que en este libro que recibirán el día de mañana, hay dibujos de niños de cinco y seis años de edad, en estos dibujos en donde se les pregunta cómo es el lugar donde vives, encontramos algunos que dicen “mi papá es un narco”; encontramos otros que dicen “mi pueblo descuartizado”. Estoy hablando de niños de cinco y seis años de edad.

Cuando algunos de nosotros nacimos, no los más jóvenes, pero cuando muchos de nosotros nacimos el valor de la paz era un valor que creíamos natural en nuestra vida, construir en paz, resolver los conflictos con las herramientas de la paz es algo que dimos casi por hecho.

Hoy sabemos que esto no es así y quiero pedirles a todas y a todos ustedes que hagamos esta iniciativa del Senado de la República, que hagamos este punto de acuerdo de cada una y cada uno de nosotros, más allá de nuestras siglas partidistas, porque todos los días tenemos que resolver conflictos y los resolvemos, o con las herramientas de la paz o los resolvemos con las herramientas de la violencia.

Y tenemos que ser constructores de paz no cuando somos adultos y de pronto es muy tarde. Lo que les vengo a proponer y a pedir es que nos acompañemos para enseñar a nuestros niños desde sus primeros años de vida a resolver los conflictos cotidianos con las herramientas de la paz y no con las herramientas de la violencia.

La paz, por cierto, como dice el filósofo Fisas, es algo más que la ausencia de la guerra, de la misma forma que en una guerra no puede haber nunca paz, porque si creemos que la paz es la ausencia de la guerra resulta algo tan difícil y tan complejo que sentimos que es muy poco lo que podemos hacer.

Este punto de acuerdo recomienda respetuosamente a la Secretaría de Educación Pública federal incorporar un apartado sobre la cultura de la paz en los libros de texto gratuito del Sistema Educativo Nacional.

La educación para la paz es una urgencia y quiero decirles de manera muy respetuosa que a ratos tengo la certeza de que no solamente las niñas y los niños deben aprender las herramientas de la paz, sino muchos de nosotros necesitamos reaprender las herramientas de la paz, porque estamos del lado de la construcción de la paz o estamos del lado de la destrucción de la misma.

 

Le agradezco de manera especial a quién aún antes de la lectura de este punto de acuerdo ha demostrado la disposición de acompañarnos y hacerlo de manera conjunta, a quien preside la Comisión de Educación en este Senado de la República, a la coordinadora y coordinadores parlamentarios.

Esta propuesta es que desde la primera infancia los niños aprendan que los conflictos son cotidianos, pero que se pueden resolver y se debe resolver desde la paz, que no seamos el primer lugar internacional de casos de bullying en educación básica, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Conforme a las estadísticas oficiales de la Secretaría de Salud al año fallecen cerca de cinco mil  personas por suicidios, de los cuales y quiero reiterarlo, de los cuales dos mil son jóvenes entre los 15 y 24 años de edad, por acoso físico, psicológico y ahora también cibernético.

La cultura de la paz es mucho más que la ausencia de la guerra, consiste en la generación de condiciones de armonía y de convivencia.

Déjenme compartirles de los siete puntos relevantes solamente tres de ellos:

Primero, asegurar que los conflictos inherentes a las relaciones humanas se resuelvan sin violencia.

Segundo. Asumir que la paz y los derechos humanos son indivisibles.

Tercero. Emprender la participación de las personas en todos los niveles, priorizando la de las niñas, los niños y los adolescentes.

Quiero compartirles, como muchas y muchos ustedes saben, que en Colombia la cátedra de la paz es obligada desde los primeros años de vida.

Este punto de acuerdo sugiere y exhorta a que se incorpora de inmediato al menos un capítulo de construcción de cultura de la paz.

Muy estimadas senadoras y senadores, si somos constructores de paz tendremos un país de certeza, de mayor equidad, donde vivir, donde amar, donde caminar sea el derecho de todos y no solamente de algunos de hacerlo con paz y también con felicidad.

El proyecto de cultura de paz aspira a armar poblaciones no con violencia, sino con capacidad de diálogo y de entendimiento.

Es cuanto, muchas gracias a todas y a todos ustedes.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *