Senadora Indira Rosales San Román, al participar en la discusión del dictamen sobre la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República

 

Intervención en tribuna de la senadora Indira de Jesús Rosales San Román, al participar en la discusión del dictamen de las comisiones Unidas de Justicia y de Estudios Legislativos, el que contiene proyecto de decreto por el que se crea la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República

 

Muy buenas tardes.

Con el permiso de la Mesa.

El Partido Acción Nacional ya dijo cuál es su postura: estamos en contra. Estamos en contra porque esto no resuelve el problema de raíz. Estamos en contra porque es mentira que en un año vamos a volver a hablar de esto y vamos a legislar.

Si se tiene la mayoría ¿por qué no atendemos el problema de raíz?

Voy a repetir lo que hablamos en las comisiones: efectivamente las mexicanas y mexicanos de este país exigen justicia y la exigen de manera urgente; sin embargo, eso no justifica de ninguna manera que tengamos una Ley Orgánica mal hecha, que tengamos una Ley Orgánica a modo, que tengamos una Ley Orgánica que únicamente atiende los intereses de unos cuantos y que con eso se pretende únicamente pasar, pasar y seguir así como si en este país no pasará nada.

¿Cuáles son los ejes que tenemos en Acción Nacional, que nos molestan sobremanera? No hay autonomía, no tenemos un fiscal independiente; tenemos fiscalías especializadas que se encuentran totalmente subordinadas a este fiscal general.

Yo pregunto si el fiscal Anticorrupción, cuando tenga que atender algún punto específico referente al Ejecutivo, finalmente su jefe, el Presidente de la República, ¿va a poder investigar a fondo?, ¿le va a dar el fiscal General, efectivamente, los recursos necesarios tanto económicos como operativos para resolverlo? Por supuesto que no, simplemente se están poniendo personas a modo.

Tenemos una figura que en Acción Nacional de verdad nos parece muy triste: un coordinador general. Tenemos un “fiscalito”, un “fiscalito” que resulta que tiene todavía más facultades que el propio fiscal General.

Tenemos un coordinador general de la Fiscalía de la República que va poder ejecutar, ejecutar extradiciones, que va a poder determinar la política de género al interior de la Fiscalía General de la República.  Esto no es posible, éstas son funciones que deberían ser únicamente del fiscal General de la República.

Tenemos una participación ciudadana que es a medias. Tenemos una participación ciudadana a través de un supuesto Consejo Ciudadano que desafortunadamente le tiene que pedir permiso para todo o al coordinador General o al fiscal General.

No hay independencia y definitivamente en este propio Consejo Ciudadano, las recomendaciones que emite de ninguna forma son vinculatorias, y no tiene tampoco, el propio fiscal General, ninguna obligación de responder a ellas; no tiene ningún sentido.

El propio artículo 63 que habla del presupuesto de la Fiscalía General de la República tampoco se queda medias, simplemente habla de que debe tener un presupuesto. Pues claro que debe tener un presupuesto como cualquier otra dependencia; sin embargo, desconocemos, no se pone ahí que debiera ser mayor, no se pone ahí que debiera ser a lo mejor mayor, menor al del presupuesto anterior del ejercicio fiscal; no lo sabemos, se queda escueto.

Ustedes puedan decidir y hacer lo que quieran con la Fiscalía porque esta ley lo permite.

Los servicios. El tema del Servicio Profesional de Carrera es muy importante. Si se supone que estamos reformando esta Fiscalía porque la PGR está llena de corrupción, está llena de malos servidores, están poniendo que únicamente sean algunas de estas personas que están trasladándose de la Procuraduría General de la República a la Fiscalía, solamente algunos pasan al Servicio Especial de Carrera, no todos.  Esto no lo podemos permitir.

Ahí hay gente que en teoría años se han vinculado con temas de corrupción, ¿por qué no todos?, ¿por qué no si vamos a hacer las cosas, las hacemos bien y no las hacemos nada más a medias y no las parchamos?

Finalmente, está de más que les diga que la ley es una tristeza. Es una tristeza. Saben que es una tristeza gramatical, es una tristeza ortográfica.

Digo, cualquier persona que haya asistido a una clase de Español puede ver que está totalmente mal hecha porque la quisieron hacer de un día para otro y si se supone que ésta es la “gran transformación de este país”, esa ley es la gran tristeza y la gran vergüenza de este país.

El Partido Acción Nacional no puede acompañar algo que desde sus orígenes está mal hecho.

Nosotros no queremos ir un paso adelante, no queremos pasitos; no, nosotros queremos dar la gran reforma a la Constitución para que haya verdaderamente un fiscal autónomo y no un “fiscal carnal”.

Es cuanto.

 

ooOoo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *