Senadora Indira de Jesús Rosales San Román solicita principios de equidad e igualdad de género en la integración de la Suprema Corte de Justicia de la Nación

 

Intervención en tribuna de la senadora Indira de Jesús Rosales San Román, al presentar punto de acuerdo que exhorta al titular del Poder Ejecutivo Federal a tomar en consideración los principios de equidad e igualdad de género en la integración de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al momento de someter a consideración del Senado de la República la terna de perfiles para la designación de la vacante en dicho órgano colegiado, a partir del 1 de diciembre de 2018.

 

Muy buenas tardes.

Con el permiso de la Presidencia.

Gracias.

Compañeras y compañeros, el 30 de noviembre del año 2018 concluye el periodo para el que fue designado el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cosío Díaz.

Como ustedes saben, es facultad exclusiva de este Senado de la República designar a los ministros de la Suprema Corte de entre la terna que envíe el Presidente de la República, quien a su vez tiene la obligación constitucional de presentar a consideración del Senado a las o los candidatos para la designación de ministros de esta Corte.

El mandato constitucional otorga un plazo de 30 días para la designación que requiere del voto de las dos terceras partes de los miembros del Senado presentes. En tal virtud, la terna con los perfiles deberá ser enviada por el Ejecutivo antes del último día del mes de octubre.

En el Grupo Parlamentario de Acción Nacional estamos convencidos de que adicionalmente a los requisitos establecidos en la Constitución para ser electo ministro de la Suprema Corte, como lo es gozar de buena reputación y distinguirse por su honorabilidad, la terna con las propuestas que envíe el Ejecutivo deberá también tomar en consideración el principio de equidad e igualdad de género.

Actualmente el Congreso de la Unión está integrado de manera prácticamente paritaria. En la Cámara de Diputados el 48.2 por ciento de sus integrantes son mujeres y en este Senado de la República el 49.3 por ciento de los escaños son también ocupados por mujeres.

Contrario a estas cifras, la representación de las mujeres en la Suprema Corte de Justicia de la Nación es apenas del 18 por ciento; es decir, actualmente únicamente hay dos mujeres ministras de la Suprema Corte de Justicia y nueve hombres.

En este sentido, más de 150 organizaciones de la sociedad civil que han trabajado por la defensa de los derechos humanos destacan que ésta es una oportunidad para este Senado de elegir un perfil que reduzca la brecha de género, pues actualmente esta representación de los hombres es del 82 por ciento.

La equidad de género como valor democrático es un principio básico en la conformación de los órganos autónomos constitucionales.

El principio de paridad también está presente en la Constitución general en relación con las reglas para garantizar la paridad entre géneros en candidaturas a legisladores federales y locales.

La paridad con la que cuenta actualmente el Congreso de la Unión es un paso más hacia la igualdad sustantiva; sin embargo, todavía es necesario eliminar barreras e impulsar la equivalencia de oportunidades entre una mujer y un hombre.

Es importante señalar que para garantizar la igualdad de género en el ejercicio del poder público, la paridad no puede limitarse simplemente a las candidaturas en los cargos de elección popular del Poder Legislativo, como sucede actualmente a nivel federal y local en nuestro país.

En este sentido, el pasado 6 de septiembre del presente año, el Grupo Parlamentario de Acción Nacional presentó una iniciativa para llevar la paridad a la integración del Poder Ejecutivo en el Gabinete, también en las cámaras del Poder Legislativo, en el Poder Judicial en relación con las y los ministros, las y los jueces de Distrito, magistradas y magistrados de Circuito y electorales, así como a las integrantes del Consejo de la Judicatura Federal, al Tribunal de Justicia Administrativa y al Tribunal Superior Agrario, así como en los organismos públicos autónomos.

La propuesta del Partido Acción Nacional para lograr la paridad de género en los tres Poderes y en los tres órdenes de gobierno no es nueva; la hemos impulsado en diversas legislaturas de este Congreso y en la Asamblea Constituyente que se encargó de analizar, discutir y aprobar la primera Constitución de la Ciudad de México y en donde debido a la sensibilidad de diputadas y diputados constituyentes de todos los partidos políticos se logró que la mitad de los cargos de decisión de los tres Poderes fueran para mujeres.

El México de hoy es un país que aspira a consolidar una democracia con base en los valores de igualdad y equidad. Garantizar la participación igualitaria de las mujeres en la toma de decisiones es menester de cualquier demócrata.

Por estos motivos, sometemos a la consideración de esta Honorable Asamblea la siguiente proposición con punto de acuerdo:

El Senado de la República exhorta al titular del Poder Ejecutivo Federal a tomar en consideración los principios de equidad e igualdad de género en la integración de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al momento de someter en consideración de este Senado la terna de perfiles para la designación de la vacante en dicho órgano colegiado a partir del primero de diciembre de este año.

Por la premura del tiempo, me parece que es muy importante que consideremos la posibilidad de poderlo hacer de urgente y obvia.

Es cuanto.

 

ooOoo

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *