Senador Julen Rementería Del Puerto pide citar a comparecer al Director General de Petróleos Mexicanos

 

Intervención en tribuna del senador Julen Rementería Del Puerto al presentar iniciativa con punto de acuerdo por el que se cita a comparecer al Director General de Petróleos Mexicanos ante Comisiones del Senado para abordar el tema de la baja en la calificación de deuda de la empresa paraestatal.

 

 

Con su permiso, senadora Presidenta.

Quiero iniciar por decir que aquí, en esta tribuna hemos venido tocando algunos temas en sesiones anteriores y finalmente vinieron dando la razón a quienes advertíamos algunos riesgos que pudieran significar vaivenes en las condiciones de la economía de nuestro país. Y miren, es el caso hoy otra vez que tenemos precisamente con la empresa más importante de este país, la que tiene más deuda, en fin, la que tiene una serie condiciones que no se puede dejar de lado.

El pasado 19 de octubre la agencia calificadora internacional Fitch Ratings bajó la calificación, la perspectiva, de una condición de estable a negativa para Pemex y esto por supuesto que supone condiciones contrarias a los que podría convenirle a esta empresa, a cualquiera, en este caso nos toca hablar de esta, de Pemex.

Y principalmente se vienen dando estas condiciones, porque hay cosas que preocupan y sé que aquí van a decir, como se dijo hace un rato en uno de los puntos que discutimos, van a decir que bueno el cambio ganó y debe de darse este cambio y debe de hacerse cosas para poder establecer el cambio. Sí, pero este cambio debe de ser para bien.

Y miren, no se discute quién ganó, tampoco estamos discutiendo la forma en que se hizo, lo que queremos hacer un llamado es para que se haga con responsabilidad algunas de las ofertas y algunas declaraciones y de los compromisos para invertir en un tema tan serio como es el energético.

Fundamentalmente por dos cosas es por las que han bajado las calificadoras precisamente pues la calidad crediticia. Primero, por esta continuada trayectoria de largo plazo de Pemex de crecimiento la deuda y del flujo negativo de sus ingresos, de su efectivo. Y segundo, por la incertidumbre creciente respecto de la futura política pública precisamente en la paraestatal.

La calificadora internacional señaló la calidad crediticia de Pemex que puede seguir deteriorándose si esto no se modifica y al final a quién le pega es a todos, porque le pega a prácticamente a toda la economía.

Lo que pasa con Pemex tiene implicaciones mucho más allá que sólo en el ámbito político. No se puede desestimar la parte económica respecto de lo que sería la parte política, porque al final de cuentas la política necesita de ingresos. Aquí hablamos hace rato el SAT y de la recaudación que se ha llevado a cabo, de la que se tiene que llevar, bueno, pues si no atendemos precisamente las variables que le dan sustento a los ingresos precisamente de este país, vamos a tener consecuencias que en lo político no habrá dinero de cómo llevar a cabo pues todos los programas que se quieren llevar y qué bueno que así sea, sobre todo de asistencia social.

Fíjense, hay al parecer un desentimiento entre lo que de repente se piensa al decir las cosas que pudiera pasar y con lo que realmente pasa, pareciera que no hubiera este entendimiento de que, bueno, lo que hoy se diga por los próximos funcionarios por supuesto que tiene implicaciones y que nos va a generar consecuencias en las finanzas de esta empresa.

Miren, la empresa tiene por allá de los 190 mil, poco más de 190 mil millones de dólares al 30 de junio del 2018, eso a un precio del dólar como el que está hoy rondando los 20 pesos, estamos hablando de que su patrimonio para liquidar, o sea, esto es dos veces, casi dos veces y media más de lo que realmente vale su patrimonio. Entonces, estamos hablando de un problema muy serio de la empresa que hay que atender y que, por supuesto, se ha venido deteriorando con el paso de las noticias, que no son buenas y que, por supuesto, no pareciera que fuera una estrategia adecuada.

Pero si a esto le sumamos cuando se habla de, o no se habla con suficiente fuerza de la inversión que hace falta hacer en la mayor producción y se habla de la inversión que se quiere hacer precisamente para construir más refinerías, que bueno, está bien pero no se dice cómo, no se explica de qué manera se va a conseguir este recurso y hablamos de que estos 190 mil millones de pesos están expresados casi 104 mil en dólares, cualquier condición que corre el mercado, que suba precisamente el riesgo crediticio impacta una cantidad muy importante.

Pensar en una empresa que debe 100 mil millones de dólares y que no atendamos a las variables macroeconómicas, la de las calificadoras, las que van a, de alguna forma establecer el costo de la deuda, pues por supuesto que tiene implicaciones y las tiene muy serias.

No es una buena idea el de repente tener cosas como decir: ya no voy a vender en el mediano y largo plazo petróleo al extranjero, cuando la deuda de la empresa, un 84 por ciento aproximadamente corresponde, está expresada precisamente en una divisa extranjera en dólares y por supuesto que eso va afectar.

Cuando debes más de 100 mil millones de dólares, solo una empresa, no puede simplemente desoír lo que está pasando, por supuesto, aquí se decía que la parte política debe estar por encima la parte económica, sí, pero no puede estar es de una forma en una disrupción total, tiene que haber una cuestión en la que sí mande lo político pero con una lógica que permita sostener justo a la política en sus programas sociales, en todo aquello que tiene que hacer este gobierno para el beneficio de México, y si de repente las señales que mandamos son contradictorias, quienes lo va a pagar es la política, pero luego lo va a pagar de manera inmediata casi el pueblo de México.

Por eso es que nosotros, lo que estamos proponiendo es fundamentalmente –en esta proposición con punto de acuerdo– dos cosas: que podamos convocar a través de una citación ante la Comisión de Hacienda y Crédito Público y la de Energía, en las dos comisiones, precisamente al director general de Petróleos Mexicanos para que nos diga exactamente cuál es la condición, la realidad y cuál es el camino que debiéramos proponer para darle certidumbre en el futuro a la empresa.

Y por otro lado, convocar, invitar a los representantes de estas calificadoras internacionales para que establezcamos aquellos criterios que permitan darle tranquilidad, o sea, no es una buena idea ir por ahí diciendo cosas y pensando en que no tienen consecuencias, claro que las tiene, porque lo está diciendo quien va a ser el próximo presidente este país, y eso tiene una consecuencia muy importante por supuesto en la materia económica, no es un asunto en el que debamos simplemente sustraernos, lo dijo el presidente electo y lo va a corregir, pues por supuesto que debe tener las mejores intenciones yo así lo deseo, de verdad, pero por supuesto que también tiene una implicación muy seria en lo que está sucediendo alrededor de estas declaraciones, y yo creo que hay que tener mucho cuidado porque no le sirve al próximo presidente, no le sirve el grupo mayoritario, no le sirve a nadie en México que a Pemex se lo lleve el traste, lo que necesitamos es tener una empresa fuerte, una empresa que se pueda prestigiar, que pueda generar que la producción se eleve, que eso es lo que están premiando los mercados más que la refinación, y entonces podamos tener finanzas sanas o por lo menos en una perspectiva que vayan hacia allá, que regresemos a las condiciones de estabilidad y las  calificadoras internacionales para que tengamos la posibilidad de tener un mejor futuro para Pemex y ayudar con ese mejor futuro para Pemex también tenerlo para nuestro país.

No es un asunto menor y no es un asunto político, no es un asunto más que de simple lógica económica, si a Pemex le va mal a México se le complican las cosas porque precisamente la expresión del tamaño de su deuda pues por supuesto que cualquier corrimiento, 104 mil millones de dólares, un punto que se mueva estamos hablando, solo con un punto estamos hablando de más de mil millones de dólares, y eso puede suceder, de hecho está sucediendo ya, la sola depreciación del peso ha hecho que esa deuda hoy sea mucho más alta de lo que era hace unos cuantos días, y eso no pasó por Pemex, eso pasó por el aeropuerto, pues que no nos pase otra vez, que tengamos la oportunidad de tenerlo antes y que no tengamos que pagar consecuencias por algo que no debería de ocurrir, si al final de cuentas le damos claridad, le damos certeza y le damos rumbo a qué hacer con esta empresa tan importante para nuestro país, para todos los mexicanos.

Muchas gracias, Presidenta.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *