Senador Gustavo Madero Muñoz en la reunión con el secretario de Economía

 

Intervención del senador Gustavo Madero Muñoz en la reunión de trabajo de las comisiones unidas de Relaciones Exteriores, de Relaciones Exteriores América del Norte y de Economía, con el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal.

Muchas gracias, Presidenta.

Quiero, para concluir esta reunión, enfocarme en el lado oscuro de la luna.

Cuando uno ve el informe, pues pareciera que todo es miel y dulzura, pero es nuestra obligación, como Senado, escuchar sobre todo los efectos, los impactos que tiene estas decisiones de política económica y comercial en la vida de las personas, en la economía, la productividad y competitividad de las empresas.

Me gustó el inicio en el que enmarcó, secretario, el tema citando a Stiglitz sobre estos sectores importantes, nuevos opositores de la globalización, que no se sienten conformes con los resultados, yo también agregaría la aportación de un seminario que organizó el CIDE el 4 de octubre, y me encantó el título que le puso: La democracia en la encrucijada entre muro y muro, entre el Muro de Berlín y el Muro de Donald Trump.

Algo grave está pasando en el mundo, y en este marco se dio esta negociación del Tratado de Libre Comercio, pero también se están dando otras decisiones de política económica que yo no quisiera desvincular.

En la Comisión de Economía queremos aprovechar estos 17 días que le restan, secretario, para poder conocer la visión, los fundamentos, incluso las recomendaciones de temas, sobre todo para los sectores afectados, porque como en toda negociación algunos ganan y otros pierden, ¿qué pasa, qué hacer con los perdedores?, ahí está pues la industria textil, la del calzado, la del vestido, los acereros, aluminio, pero también el tema de la cultura, el transporte, el sector cultural, cinematográfico.

Todos estos sectores, ¿qué podemos hacer, qué recomendaciones, como Estado para poder atemperar los maltratos que van a tener a partir de estos tratados?,  no  nada más el de Libre Comercios, incluso el Transpacífico.

¿Qué va a pasar con el (inaudible), ya no le he oído nombrar?, antes era parte inherente al Tratado de Libre Comercio con Canadá y estados Unidos, y ahora no lo escucho; estamos obligados a revisar toda esta información en el marco de un Parlamento abierto, por lo tanto estaremos abiertos, como lo hemos estado, ahorita escucharemos a los acereros, a la industria del hierro, el acero, el aluminio, para realizar las consultas sociales y tener acercamientos con los sectores involucrados, escucharlos y poder entender su problemática particular.

Si algo me preocupa a mí es la resultante; hoy México es un país dependiente del mercado exterior en su economía, de Estados Unidos en sus exportaciones, de la industria automotriz, que concentran el 70 por ciento de las exportaciones manufactureras y de un puñado de empresas mayoritariamente extranjeras.

¿Cómo evolucionar para ser un país con menores desequilibrios, no sólo desigualdades sociales, sino también en su portafolio, en mercados de industrias, para no estar tan sujetos, tan expuestos, tan vulnerables en estas negociaciones?

En este marco, usted lo dije, que no se podía afirmar que el Tratado de Libre Comercio era mejor que esto, pero en su respuesta y en su intervención se contestó diciendo que sí, porque dijo que ésta era una “papa caliente” para los demócratas y republicanos en cada elección, quiere decir que México estaba en la posición ganadora porque si alguien le estaba reclamando a ellos y querían modificarlo, eran los americanos, ergo, tuvimos que ceder para poder tener, en este nuevo contexto, algo que pudiera transitar a esos reclamos que nos estaba haciendo el gobierno de Donald Trump.

Yo le quisiera agradecer la presentación, la presencia, el trabajo, a usted y al equipo que lo acompaña, a Kenneth Smith Ramos, jefe de la negociación técnica; a Salvador Behar Lavalle, jefe negociador adjunto; a Édgar Alejandro Guerrero Flores, director general de Vinculación Política; a Óscar Ignorosa Mijangos; a Olinka Vieyra Angulo; y a Jonathan Torrecillas Guerra, que lo acompañan y nos apoyaron el día de hoy con su exposición y que nos enriquece.

Y sí quisiéramos pedirle, en estos días que restan, estos 17 días poderlos aprovechar en este ánimo, en este contexto de poder entender de la mejor manera las recomendaciones, sugerencias, sobre todo frente a la responsabilidad que tendremos de su ratificación, pero también para impulsar los cambios que mejoren la economía de las empresas y las familias en nuestro país.

En este sentido pues quiero agradecer la reunión de las comisiones unidas y el trabajo que hoy hemos tenido para mejorar el entendimiento de este complejísimo tema de los acuerdos comerciales.

Muchas gracias, secretario.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *