Senador Damián Zepeda Vidales presenta dos iniciativas para reformar Ley Orgánica del Congreso General y de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria

Intervención del Coordinador de los senadores del PAN, Damián Zepeda Vidales, al presentar dos iniciativas: en la primera plantea reformas a la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos; y, en la segunda, impulsa modificaciones a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

 

Gracias, estimado Presidente, si me permite en esta sola intervención haré mención de dos iniciativas que el día de hoy presento para no tomar la participación en ambas ocasiones.

El tema que hoy vengo aquí a presentarle a esta Honorable Asamblea es un tema, a mi juicio, de la máxima relevancia para la vida nacional: el Presupuesto de Egresos en un país, no nada más en México, es quizá la herramienta de mayor impacto para las políticas públicas en un país.

No puedes implementar un programa con éxito a nivel nacional si no se le acompaña de la debida asignación presupuestal; la facultad para aprobar el presupuesto en nuestro país es una facultad exclusiva a nivel constitucional de la Cámara de los Diputados; mucho se ha criticado, en últimas fechas, si debería o no tener la Cámara de Diputados dicha facultad, a nuestro juicio por supuesto que sí porque faltaba más que un mismo poder hiciera su propio proyecto de presupuesto, le hiciera los proyectos a los otros poderes y lo autorizara él mismo, me refiero al Poder Ejecutivo, no.

Es correcto que sea un ente distinto, en este caso el Poder Legislativo, el que como contrapeso sea quien valore y apruebe el gasto que va a tener nuestro país; el problema no está ahí, no está en la facultad, la facultad en prácticamente todos los sistemas en el mundo que tienen división de poderes la tiene el Poder Legislativo, el problema es cómo se hace, el problema es que la Cámara de los Diputados, de la cual he sido parte, fui Presidente de la Comisión de Hacienda, fui secretario de la Comisión de Presupuesto, lo hace con mucha ligereza.

Déjenme darles datos nada más: en los últimos años, vamos a tomar el último año, 2018, las modificaciones que se hicieron fueron por el rubro de 42 mil millones de pesos, ustedes pueden decir que es una cifra muy importante, pues no, no lo es, porque el presupuesto es de más de 5 billones de pesos, todas las modificaciones que hicieron en la Cámara de Diputados fueron del .008 por ciento, en términos de gasto.

Y en términos de modificaciones a como venía, finales, lo más que ha llegado en los últimos años es al 3 por ciento de todo el presupuesto.

Mientras se ocupa la Cámara de Diputados de un pedacito, que ha sido altamente criticado por la discrecionalidad, por la posible corrupción que ha generado y demás, pasa sin debate, sin análisis, sin ningún comentario, cerca de 5 billones de pesos, cada año es la misma historia, tiene que cambiar.

¿Cuál es el motivo de que pase esto?: dos principales, y lo han dicho muchos consultores, muchos especialistas, muchas agencias, muchas universidades, hay un problema de fondo, el Poder Legislativo, particularmente la Cámara de Diputados, no tiene las capacidades institucionales necesarias para hacer un análisis serio presupuestal, ésa es la verdad, no hay un área técnica especializada y la que hay no funciona como tal.

Entonces es un debate dispar, mientras el Gobierno federal tiene una Secretaría muy robusta, que es la Secretaría de Hacienda, con muchos funcionarios técnicos que conocen del proyecto de presupuesto, cuando llega a la Cámara de Diputados lo reciben eminentemente políticos y hacen un análisis superficial del presupuesto, todo se desvía a un pedazo de ese presupuesto, que es donde puedes asignar obras y pasa sin tocarse educación, salud, seguridad pública, justicia y todos los ramos, eso pasa cada año. Nosotros creemos que eso tiene que cambiar.

Por eso hoy proponemos que se cree, que nazca, una Agencia Presupuestal en la Cámara de los Diputados que sea un organismo técnico con autonomía de gestión, pero que sí dependa de la Cámara de Diputados, con participación ciudadana, que tenga un consejo, que se nombre por dos terceras partes a su titular, para que hagan trabajo técnico de análisis del presupuesto de egresos y que sean los auxiliares de la Cámara de los Diputados.

Presidente, le pido usar los 10 minutos, máxime que son dos iniciativas las que estoy proponiendo.

¿Qué se lograría con esto?: dos cosas principalmente, la primera fortalecer esas capacidades institucionales de la Cámara de los Diputados y cuando llegue el presupuesto se analice todo, que se analice el bosque, todos los ramos, no sólo donde se etiquetan obras, que se vea si es adecuado o no cómo se está orientando el gasto en educación, que se vea si es adecuado no si en seguridad pública se está privilegiado la prevención o algún otro tema, que se analice cuáles son las prioridades de gasto en materia de salud, que se vea y se dictamine por qué si llevar a cabo una obra u otra, si el problema principal de una región es de agua o es de carreteras, o es de infraestructura comercial y que verdaderamente exista un trabajo técnico para la aprobación final que haga la Cámara de Diputados.

Ése es un primer trabajo, el análisis técnico presupuestal, el fortalecimiento de las capacidades institucionales  y que se haga incluso análisis de prospectiva y de planeación.

El segundo eje de esta Agencia es acabar con la discrecionalidad en la asignación de obras por parte de la Cámara de Diputados.

Mucho se ha dicho del Ramo 23, famoso, que si genera corrupción, que si los “moches”, que si otras cosas. El Ramo 23 sin duda es discrecional, pero hay que entender dónde está el verdadero problema, no se acaba el problema con una visión simplista de: “desaparezcan el Ramo 23”, pues le pueden llamar “Ramo Pedro Pérez”, el problema es el hecho de que se etiqueten las obras con discrecionalidad, no importa si es el 23, el 42, el 68, no se acaba el problema desapareciendo el nombre, se acaba desapareciendo la práctica incorrecta que existe en el Ramo 23.

Segundo, hay que conocer el Ramo 23;  el Ramo 23 no todo es malo, del Ramo 23 está colgado o estaba colgado el fondo de fronteras, el fondo de migrantes, el fondo de capitalidad, distintos fondos que sirven y que no son discrecionales, hay un pedazo chico que es discrecional y es donde los diputados han venido colgando obras, hay que acabar con ello.

¿Qué proponemos, entonces? Que esta Agencia sea el organismo técnico por medio del cual se tengan que revisar cada proyecto de obra que pueda ser sujeto de apoyo presupuestal, es decir que no haya poder humano que permita que en la Cámara de Diputados etiqueten obras, que aparezca el nombre de una obra con un monto específico, si no cuenta con un dictamen de viabilidad, de factibilidad y de prioridad, hecho por un ente técnico que es la Agencia Presupuestal, que diga si esa obra primero, se puede hacer;  segundo, cuánto cuesta; tercero, si es la prioridad en ese municipio, en ese estado o en ese país, un dictamen.

Y entonces sí, de un listado de obras que tienen dictamen de factibilidad, de viabilidad, que se hizo un análisis de prioridad, entonces sí que se le puedan poner recursos públicos del Presupuesto de Egresos.

Hay ejemplos lamentables, si ustedes abren el Presupuesto de Egresos y se van al anexo, se van a encontrar con obras de esta naturaleza, cancha deportiva en la colonia tal, del municipio tal, de básquetbol; mi pregunta sería: ¿y por qué de básquetbol y no de futbol?, o sea, ¿quién hizo el análisis de que en ese municipio eso es lo que se necesitaba? Nadie. Pasó el diputado caminando por ahí en campaña y le pidieron una cancha de básquetbol, y entonces para cumplir con la promesa que hizo, pues va y etiqueta una cancha de básquetbol.

Calle 16 esquina con tal, el municipio tal, muy bien, ¿por qué la 16 y no la 17, o la 18 o la 20?, ¿quién analizó por dónde pasan más vehículos, si el transporte público pasa por una calle o no?, que sería la prioridad para asignarle obra pública. ¿Quién analizó si ya tiene todo el servicio de agua potable esa calle y haberla habilitado para después no tener que andar levantando la calle? Nadie.

Se asignan las obras directamente por lo que se le ocurrió a los legisladores, eso tiene que acabar. Sí debe tener la facultad el Congreso, claro que sí, pero hacerla con un criterio técnico, con un análisis de viabilidad, de factibilidad y de prioridad; de esa naturaleza evitaríamos estar tirando dinero los mexicanos y que se destine a las prioridades reales que tengan municipios, estados y Federación, y si no cuenta con un dictamen de viabilidad esa obra, no se pueda asignar de manera específica presupuesto y que entonces se vaya a una asignación por fórmula; perfecto, ¿le quieres dar dinero a los municipios, a los estados? Pon una fórmula que atienda a la población, que atienda grado de marginalidad, incluso que genere incentivos positivos de eficiencia en el gobierno, buen manejo de deuda y otros indicadores más.

Con esta propuesta de agencia presupuestal que es un modelo que existe en otros países, fortaleceríamos la capacidad institucional del Congreso de la Unión, en este caso de la Cámara de Diputados, pero sobre todo evitaríamos y acabaríamos con el manejo discrecional del Presupuesto de Egresos en este país, y con un problema que derivó del manejo discrecional, que es el problema de fondo, que es la corrupción, pero la corrupción es posible por la discrecionalidad en la asignación, si hubiera reglas claras no pudiera darse.

Esa es la propuesta que hoy les hacemos aquí a los senadores.

Concluyo, ese es el tema, es un tema, sé que es y técnico, pero verdaderamente se los digo, creo que es muy relevante.

5 billones, no pierdan esta cifra, 5 billones al año es lo que tiene el Presupuesto de Egresos de la Federación y se le mueve máximo 3 por ciento, es lo que entra al análisis normalmente en la Cámara de Diputados, no hay una análisis serio de fondo del presupuesto. Y dentro de lo que se le mueve hay una enorme discrecionalidad en qué obras se aprueban que tenemos que acabar. ¿La queremos acabar?, pongamos reglas, este órgano que sirva, por un lado, para fortalecer la capacidad institucional de la Cámara de Diputados, hacer análisis presupuestal, retrospectiva, todo, y, por otro, que se encargue de dictaminar y de decir si una obra tiene sentido o no, cuánto cuesta, si es viable, si es factible y si es prioritaria de ese municipio, y que no sea a capricho de cada legislador.

Muchas gracias.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *