Presenta senador Gama Basarte inciativa para modificar los artículos 74, 76 y 89 de la Constitución

Intervención del senador Marco Antonio Gama Basarte, al presentar una iniciativa que reforma los artículos 74, 76 y 89 de la Constitución.

 

Gracias, senadora presidenta.

Compañeras y compañeros senadores.

Acción Nacional, desde todas sus trincheras, impulsará incansablemente un gobierno más horizontal, que rinda cuentas para construir una democracia más ciudadana.

Por ello, a nombre de los senadores y senadoras del PAN, vengo a presentar la iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 74, 76 y 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Es indiscutible que México necesita un cambio de fondo en su régimen político, quienes hacemos política tenemos que dejar de lado el egocentrismo e ir más allá de intereses y partidos, para no perder la ruta en un ajuste más equilibrado del actual modelo presidencialista, y seguir construyendo uno en el que la ciudadanía se convierta en factor de decisión y de cambio.

Con la presente iniciativa pretendemos empoderar a los ciudadanos con gobiernos de coalición que hoy en día son una constante, tanto en las democracias parlamentarias, como en las democracias presidenciales de todo el mundo.

Su multiplicación obedece a que las diversas formas para entender la realidad de una sociedad debe estar reflejada en el sistema político que se da a sí misma.

Un gobierno de coalición implica un instrumento para reforzar los mecanismos de control político, que ejerce el Poder Legislativo sobre el Poder Ejecutivo, toda vez que el gabinete está sujeto a su ratificación.

No debemos perder de vista que el Presidente es una persona más, susceptible de equivocarse y llegar a nombrar a personas que digan cosas como: “Yo no soy un diplomático, se los digo de corazón y con humildad: vengo a aprender de ustedes”; o, peor aún, que se expresen públicamente de formas inadecuadas y para muestra un botón de lo que no debe suceder en nuestro país.

(REPRODUCE VIDEO) Paco Ignacio Taibo II: “Si todavía no pasa el lunes, van a haber un edicto del presidente nombrándome encargado de despacho, mientras sale la ley. O sea, sea como sea, se las metimos doblada, camarada”.

Los ejemplos son suficientemente claros para expresar la necesidad de que exista una ratificación que permita una real valoración de la calidad de personas que son propuestas para los diferentes cargos; esperamos, por supuesto, esa reflexión de todos los grupos parlamentarios.

Al mismo tiempo, le brinda al titular del Ejecutivo la oportunidad para obtener el apoyo del Legislativo, para realizar su programa de gobierno.

La reforma político-electoral de 2014 abre tres posibilidades para el Presidente de la República:

Una: encabezar un gobierno con mayoría absoluta, si su partido obtiene los escaños necesarios en el Congreso.

Dos: la posibilidad de que encabece un gobierno en condición de minoría.

Tres: formar un gobierno de coalición, a partir de una mayoría construida por dos o más partidos.

Si opta por la última, no sólo contaría con el apoyo del Congreso para aprobar leyes o modificar la Constitución, sino que además deberá compartir con las diferentes fuerzas políticas, las decisiones en torno al gabinete, con el fin de garantizar pluralidad en las decisiones de gobierno.

Tal como está redactado el artículo 89 de la Constitución, el Presidente puede optar en cualquier momento por convocar a un gobierno de coalición, del mismo modo que disolverlo.

Por ello, sostenemos que la previsión constitucional otorga un cheque en blanco al presidente y no conlleva la responsabilidad jurídica ni política para los actores involucrados en la posible coalición.

Con la eventual aprobación de esta presente iniciativa, se definiría claramente la responsabilidad de cada una de las partes involucradas en un gobierno de coalición y se lograría dar un paso adelante en términos de transparencia e inclusión de la mayoría de los ciudadanos que no están representados en esa opción política.

Lo que planteamos es que si no se cuenta al menos con el 51 por ciento de los votos, el presidente tendrá que conformar un gobierno de coalición de manera trasparente y de cara a la ciudadanía; un gobierno en el cual el poder sea controlado desde el propio gabinete, que deberá estar integrado por representantes de los partidos políticos que participen en la coalición.

Los integrantes de este gabinete estarían sujetos a la aprobación y evaluación de esta Cámara de Senadores, y tomarían sus decisiones de manera colegiada junto con el Presidente de la República.

Así, el Presidente de la República dejará de ser el todopoderoso y se convertirá en un elemento más, entre otros iguales, para gobernar de la mano del Congreso, pero, sobre todo, de la mano de la sociedad.

Es cuanto, senadora presidenta.

 

–ooOoo–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *