Discurso de la senadora Josefina Vázquez Mota, durante el anuncio de la próxima entrega de resultados de la Consulta Infantil y Juvenil 2018

Discurso de la presidenta de la Comisión de los Derechos de la Niñez y Adolescencia del Senado de la República, Josefina Vázquez Mota, durante el anuncio de la próxima entrega de resultados de la Consulta Infantil y Juvenil 2018, en conjunto con el presidente del INE, Lorenzo Córdova.

 

Quiero dar la bienvenida a nuestra querida amiga, la senadora Xóchitl Gálvez, que ya también nos acompaña.

Gracias, Xóchitl, por estar aquí con nosotros.

Y, bueno, si me permiten, quiero compartir también una reflexión muy breve porque efectivamente es un día intenso para todos pero muy relevante por lo que hoy se está anunciando esta mañana.

Ésta ya es la octava consulta, una consulta que tiene un apego irrestricto a la legalidad, una consulta que cumple con todo aquello que mandata la ley y que da certeza no solamente jurídica sino una certeza de que su cobertura, de su capacidad de escuchar es suficientemente incluyente y puede traernos a cada una y cada uno de nosotros el sentir, la percepción, la realidad de niñas, niños y adolescentes.

Queremos, primero, agradecer desde el Senado de la República que esta convocatoria se haga, y este anuncio, en esta importante sede legislativa y pedirle a toda la ciudadanía que nos acompaña.

Hacemos una invitación a  todas y a todos sin excepción. Todas y todos tenemos una tarea importante que hacer.

Quiero agradecer porque nos acompaña, está con nosotros ya, el doctor Héctor Marcos Díaz, titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales.

Doctor, es un gran honor que nos acompañe esta mañana. Le agradezco mucho su presencia y todo el trabajo a beneficio de esta agenda que compartimos, sin duda alguna. Sea usted muy bienvenido.

Y en esta octava consulta, Doctor, también nos entusiasma mucho el tema que se va a abordar, que tiene que ver con la igualdad de género en el país.

Como bien decía el Doctor Córdova: somos ya una Legislatura casi paritaria pero han pasado muchos años para llegar hasta aquí. No ha sido una tarea sencilla.

El día de ayer discutíamos en tribuna, debatíamos en tribuna y decíamos: “Vaya, cuántas iniciativas se han presentado a favor de la paridad y sin embargo cuando se tienen que tomar las decisiones en las posiciones de poder, pues muchos de estos discursos y muchas de estas buenas intenciones no se ven reflejadas necesariamente en la toma de las decisiones”.

Y no lo hacemos porque somos mujeres, lo hacemos porque siendo mujeres hay capacidad, hay talento, hay lucha y debo decir que en general y en un país como el nuestro no obstante el marco de la ley, para una mujer es diez veces más difícil, cuarenta veces, cincuenta veces es mucho más adverso estar en estas posiciones de toma de decisión, de poder. Por lo tanto yo celebro que ésta sea parte de esta consulta que se va a hacer.

Y decir también que nos entusiasma mucho, Doctor ―y quiero agradecer algo que tal vez el INE y quienes contribuyeron a la consulta anterior―, de pronto cuando se hace este tipo de ejercicios no siempre se es capaz de advertir las consecuencias que puede tener, y me refiero a consecuencias positivas.

Voy a mencionar solamente dos de ellas. La primera sucedió aquí en este Senado de la República hace pocos días con el texto que nos hicieron llegar, justamente que queremos compartir, seguramente ya lo tienen en nuestra fuente, si no, lo vamos a compartir.

Yo pude pasar a la tribuna a presentar un punto de acuerdo que fue apoyado por todos los grupos parlamentarios y quiero aquí hacer un reconocimiento a todos los grupos parlamentarios.

La propuesta que hicimos, que hice, Doctor Córdova, es que se incorpore en los libros de texto un capítulo al menos sobre la construcción de la cultura de la paz, porque cuando algunos de nosotros nacimos, no los más jóvenes, pero algunos de nosotros, la paz era un valor y un derecho que dábamos prácticamente por resuelto, por hecho.

Hoy incluso estamos pidiendo que se reconozca el derecho a la paz para las niñas, los niños y los adolescentes.

Le pedimos ayuda a Guillermo y a todos quienes nos quieran y sabemos que nos van a acompañar, a Gloria desde la sociedad civil; a la Doctora, al Doctor, a quienes estamos aquí.

Decía yo en tribuna, Doctor Córdova, que hemos olvidado cómo resolver nuestros conflictos con las herramientas de la paz, que hemos desaprendido que los conflictos se pueden resolver o con las herramientas de la paz o por las de la violencia.

Y si no enseñamos a nuestros niños que en el fondo es construcción de ciudadanía y si no reaprendemos nosotros los adultos las herramientas de la paz, aún sin tener esa intencionalidad estamos siendo destructores de la paz y constructores de una cultura de violencia.

Pero lo que más conmovió en el pleno fue cuando mostré o describí algunos de estos dibujos que hoy vamos y que ya se están exhibiendo.

Uno de ellos pintando en gris, en un corazón. Dentro de ese corazón, la imagen de un padre con un arma en la mano y el dibujo de un niño de cinco, seis años dice: “Soy hijo de un narco”. Fuera de ese corazón hay dos cuerpos tirados, asesinados con palabras y groserías que seguramente ese niño ha escuchado de ese papá que colocó dentro de un corazón.

Otro de los dibujos, igualmente de un niño, niña de no más de seis años. Dibuja y dice: “Mi pueblo descuartizado”. Lo hace con colores, Doctor Córdova, pero lo hace con pedazos de cuerpos. Con cuerpos que no tienen sus cabezas, con cuerpos desmembrados, con charcos en los que incluso pone sangre.

Otro de ellos dibuja a su familia, sólo que si uno observa con detalle este dibujo, arriba de la familia está una muerte pintada.

A lado de estos dibujos están también otros llenos de color que invitan a la paz. La paz es tal vez la palabra más reiterada en los dibujos que no pintan la muerte ni en los cuerpos descuartizados.

Cuando describimos estos dibujos en el pleno de la Cámara de Senadores, todos los grupos parlamentarios se sumaron inmediatamente y este punto se votó por urgente y obvia resolución y quiero reconocer a la Secretaría de Educación que inmediatamente asumió este mandato y que la próxima publicación de libros de texto va a incorporar al menos un capítulo de la construcción de la cultura de la paz.

Éstas son algunas de las consecuencias de estas consultas. Por eso no hay que cejar en este esfuerzo.

Consultas serias, responsables que sí tienen consecuencias.

Y termino con un sueño que quiero compartir en esta mesa. Tuve el privilegio de ser jefa de Delegación en un proceso electoral en Costa Rica cuando llegó a su fin el periodo de gobierno de la expresidenta Laura Chinchilla. La OEA me invitó como jefe de Delegación y para mí fue una de las experiencias más increíbles de mi vida cuando el día de la votación quienes nos estaban dirigiendo, bueno, no a nosotros, pero quienes nos llevaron a visitar los centros de votación, quienes estaban conduciendo a quienes votaban en las urnas al lugar de votación eran las niñas, los niños y los adolescentes.

Pero no solamente eso, y lo saben muy bien porque aquí estoy hablando con especialistas en la materia, los niños y las niñas en Costa Rica votan la misma boleta de los adultos.

Y quiero decir que el resultado de la votación de niñas, niños y adolescentes de Costa Rica fue casi la misma que la que votaron los adultos. Fue tan certera que aquélla que al final se resolvió de manera democrática en las urnas, que votó la población mayor de 18 años de edad.

Con esto queremos decir que ser ciudadano es ser desde que se nace, que tenemos que aprender y dar el paso de ser habitantes a ser ciudadanos y ahí todos tenemos una tarea importante y ustedes están haciendo la propia.

Por lo tanto quiero agradecer este extraordinario esfuerzo, invitar, pedirle a todos nuestros compañeros de los medios de comunicación, compañeras y compañeros, que nos ayuden a difundir.

Sabemos que hay muchas noticias hoy en el Senado pero créanme que difundir lo que aquí está pasando esta mañana es de gran relevancia, porque éstas sí son las decisiones que tienen consecuencias de corto, mediano y largo plazo cambian la vida y el rostro de una nación completa y por supuesto también de quienes más amamos, que son nuestras propias familias.

Así que enhorabuena y los invito a quienes puedan acompañarnos rápidamente a ver y a inaugurar esta exposición.

Estos días estará en la parte interior, pero ya en los próximos días ya se va a toda la parte exterior del Senado de la República.

Enhorabuena y nuevamente muchas gracias y felicidades.

 

ooOoo

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *