Senadora Minerva Hernández Ramos, al presentar diversas iniciativas que reforman la Ley del Impuesto sobre la Renta

 

 

 

Presidente.

El día de hoy presento ante esta soberanía, a nombre propio y de las y los senadores de Acción Nacional, tres propuestas de reforma a la Ley del Impuesto Sobre la Renta, porque estamos convencidos que debemos establecer las  bases para la reactivación económica del país, porque asumimos nuestra responsabilidad de construir mejores condiciones para el desarrollo económico, a fin de que repercutan en una expansión del mercado interno, así como en la creación de mayores y mejores empleos.

Compañeras y compañeros senadores, como ustedes saben las micro, pequeñas y medianas empresas son la columna vertebral de la economía mexicana, generan 72 por ciento del empleo y más de la mitad del Producto Interno Bruto; de acuerdo con el Inegi, más del 85 por ciento de estas unidades económicas desea el crecimiento de su negocio, sin embargo, manifiestan que las principales razones que se lo impiden son el exceso de trámites, los altos impuestos y los créditos caros.

Por eso, en Acción Nacional estamos seguros que debemos fomentar la inversión en bienes de capital, en activos fijos que les permitan beneficiarse del mejoramiento tecnológico, de producir mejores bienes y de prestar servicios de manera óptima, lo cual redundará en un incremento de su productividad y de su competitividad.

En este contexto es que proponemos retomar el esquema de deducción inmediata de inversiones, que estuvo vigente de 2012 a 2013, aplicable únicamente para bienes de activo fijo que se utilicen por primera vez en nuestro país, y cuya depreciación acelerada sea respecto de las inversiones que se ocupen de forma permanente en México.

Compañeros, en este Senado y en otras muchas otras instituciones gubernamentales se ha realizado un esfuerzo mayúsculo para contraer el gasto público, es justo entonces que los 21 millones de contribuyentes que soportamos las cargas públicas veamos como un beneficio inmediato medidas como las que hoy propone Acción Nacional, para atemperar o reducir el monto de los impuestos que tienen por pagar, porque ya es momento de que los contribuyentes de siempre tengan un respiro y regresen a esquemas de tributación mucho menos agresivos y más eficaces.

En segundo lugar, compañeras y compañeros, no podemos dejar de referirnos a un factor fundamental: en las micro, pequeñas y medianas empresas están los emprendedores mexicanos.

El Índice Global de Emprendimiento 2018 muestra que México va a la baja en esta materia, descendió cuatro puestos respecto de la evaluación de 2016 y actualmente ocupa el lugar 75 de 137, muy por debajo de las posiciones de Estados Unidos, Canadá, Chile, Colombia, Perú o Argentina.

Ante esta situación, es imperativo sentar las bases apropiadas para incentivar la creación de negocios en México mediante las micro, pequeñas y medianas empresas.

Nos negamos a la concepción paternalista en la que el Estado quiera tratar a su población como simples beneficiarios de programas de asistencia social; nos negamos a que a los mexicanos no se nos quiera enseñar a pescar y que nos quieran regalar el pescado como alimento para un solo día. En la medida en que sentemos las bases sólidas para fomentar el desarrollo de los emprendedores, se verán fortalecidos el Estado de derecho, la lucha contra la corrupción, el incremento en infraestructura, el acceso a la información y al financiamiento, la eliminación de monopolios, entre otros.

Con estos elementos, lograremos además un mucho mayor avance en la concreción de los derechos humanos.

El programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ha puntualizado que asegurar condiciones favorables para los emprendedores, conlleva la promoción y protección de otros derechos sociales y políticos, además de que se verifica un impacto significativo y esencial en el sustento y el desarrollo de la población más vulnerable.

Por eso, desde esta tribuna Acción Nacional propone reconocer la plena deducibilidad para gastos que realiza el empleador por concepto de previsión social de sus trabajadores, en tanto que se trata de un concepto intrínsecamente vinculado a la retribución de la fuerza de trabajo que incide directamente en el mejoramiento de la calidad de vida de todos los trabajadores mexicanos.

De igual forma, proponemos que se elimine un tratamiento injusto para los contribuyentes que son personas físicas, quienes están limitados para deducir aquellos gastos relacionados con su derecho al mínimo vital, como son los pagos por honorarios médicos, las primas por seguros médicos o los intereses reales por créditos hipotecarios.

Es momento de que los contribuyentes, los pagadores de impuestos, los que sostienen el gasto público de este país, sepan que no están solos, que obtengan como reconocimiento al excesivo pago de impuestos al que han estado sometidos los beneficios fiscales que son propios e indiscutibles en sistemas impositivos mucho más avanzados.

Desde Acción Nacional les decimos: es hora de democratizar las finanzas públicas de este país; es el momento de los ciudadanos.

Es cuanto, senador Presidente.

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *