Senadora Josefina Vázquez solicita la prohibición total y definitiva del matrimonio infantil

 

Intervención de la senadora Josefina Vázquez Mota, al presentar una iniciativa que reforma y deroga diversas disposiciones del Código Civil Federal.

 

 

 

Muy buenas tardes, con su venia, Presidenta.

Muy estimadas compañeras, compañeros senadores.

El día de hoy vengo a presentar una propuesta que incide directamente en el desarrollo integral de las niñas y también de las adolescentes, vengo a proponer la prohibición total y definitiva del matrimonio infantil.

El matrimonio temprano, precoz o forzoso, como todas y todos los que estamos aquí lo sabemos, no es exclusivo de México ni mucho menos; vengo aquí ciertamente en mi calidad de senadora, pero vengo también aquí en mi calidad de madre de familia de tres hijas, que comparto con muchas y muchos de ustedes esta gran responsabilidad y por eso quiero no solamente convocar y unirnos en torno a esta prohibición, sino hacer propia esta tarea que me parece es urgente en nuestro país.

Déjenme compartirles que en el mundo 15 millones de niñas son casadas cada año, esto significa 28 niñas cada minuto, una niña cada 2 segundos. En México se estima que casi 7 millones de nuestras compatriotas contrajeron matrimonio antes de cumplir los 18 años de edad; para nuestro pesar, insisto, para nuestro pesar, México sigue siendo parte de los 10 países con mayor número de matrimonios infantiles, con casi un millón 300 mil casos cada año.

Con estas cifras, México es el octavo país del mundo con mayor número de matrimonios infantiles, sólo por debajo de la India, Bangladesh, Nigeria, Brasil, Etiopía, Pakistán e Indonesia, y sólo apenas después del Congo y también de Tanzania.

Así las cosas, en nuestro país, una de cada cinco mujeres contraen una unión conyugal antes de cumplir los 18 años y los efectos son realmente muy lastimosos; casi el 50 por ciento de las mujeres que se casaron antes de los 18 años sufre violencia física, casi el 70 por ciento sufre de violencia sexual y el 16 por ciento padece violencia económica.

Es falso, y quiero insistir en ello, porque aquí se ha dado una premisa que ha hecho muchísimo daño, es falso que una mujer menor a 18 años que no ha contraído matrimonio quede excluida de los servicios de salud, incluyendo la atención en el embarazo.

Quiero citar textual el artículo cuarto, párrafo tercero de nuestra Constitución Política que señala: “que toda persona tiene derecho a la protección de la salud”.

Asimismo, la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en su artículo 17 estipula como derecho de prioridad se brinde protección y socorro en cualquier circunstancia y con la oportunidad necesaria, así como de ser atendidas de manera prioritaria en todos los servicios, garantizando que las niñas, los niños y los adolescentes siempre cuenten con acceso a los servicios de salud, insisto, bajo cualquier circunstancia y en cualquier situación, porque se han dado argumentos, y algunas y algunos de ustedes me lo han compartido, que llegan a solicitar que se apruebe este matrimonio a menores de 18 años porque si no, no tendrán derecho a los servicios de salud particularmente en estado de embarazo. Es importante señalar que esta premisa es totalmente falsa y que no tiene que contraer matrimonio para tener la protección de la salud.

Todos los organismos internacionales y nacionales especializados en derechos humanos convergen en el criterio de que el matrimonio temprano es una violación a los más básicos derechos de la infancia.

Con base en ello, hoy vengo a pedir su acompañamiento porque es urgente que nuestro Código Civil Federal pueda armonizarse y pueda establecer la edad para las mujeres de 18 años y no como actualmente sucede, que la mantiene en 14 años de edad.

Debo decir también, con aliento, que la gran mayoría de los estados han armonizado su legislación local para cumplir con la edad mínima de 18 años.

La propuesta que hoy traemos a este Pleno pretende reformar el Código Civil Federal. Ya hay compañeras senadoras que han hecho esta propuesta y compañeros senadores, sin embargo, no ha encontrado una respuesta favorable.

Es urgente que este delicado asunto sea atendido por el Estado mexicano. De manera muy respetuosa pero urgente, convoco a todas y todos los senadores para adherirse a esta propuesta y que nos acompañemos, que la hagamos propia de esta Legislatura y de este Senado de la República, es por el bien de lo mejor que México tiene: nuestras niñas, nuestras adolescentes.

Es cuanto, señora Presidenta.

Muchas gracias a todos ustedes.

 

 

ooOoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *